Domingo 07 de Agosto 2022 - 21:52hs
Domingo 07 de Agosto 2022 - 21:52hs
Olavarría

Con la hipótesis del homicidio cada vez más fuerte, este martes indagarán a los cinco policías detenidos

Cuatro de los imputados son considerados los autores materiales del homicidio, mientras que el quinto agente quedó imputado como “el encubridor” del hecho. Según fuentes judiciales, luego de la segunda autopsia la idea de que la joven se haya suicidado perdió fuerza.                                                                        

Los cinco policías detenidos por la muerte de Daiana Abregu, la joven hallada muerta en un calabozo de la vecina localidad de Laprida, serán indagados este martes en Azul.

 

Se trata de Adrián Osvaldo Núñez, de 34 años de edad, Leandro Esteban Fuhr, de 32, Vanesa Soledad Núñez, de 35, Pamela Di Bin, de 25 y Juliana Zelaya, de 35, quienes, desde este domingo, se encuentran alojados en seccionales de la Policía Federal con asiento en Azul y Olavarría, a espera de ser traslados a una unidad penal de la zona.

 

La causa generada tras la muerte de la joven madre, ocurrida el 5 de junio en circunstancias que las autoridades están intentando esclarecer, dio un importante giro después de que la segunda autopsia diera como falsa la versión del suicidio -que era la primera hipótesis- y que la víctima había sido asfixiada de manera intencional.

 

A raíz de esto, cuatro de los imputados son considerados los autores materiales del homicidio. El quinto agente, en cambio, quedó imputado como “el encubridor” de lo que pasó.

 

“Si bien no se puede determinar la participación directa que le cupo a cada uno de los implicados con respecto a la mecánica de producción de la muerte de Daiana (por caso, quién la asfixió, quién la inmovilizó y/o le sujetó los brazos y/o las piernas, etc.), ya que la prueba viene aportada por la voz de los propios agresores, lo cierto es que lo colectado y su cotejo con el acta de procedimiento permiten inferir una conexión directa entre las posibles acciones u omisiones homicidas desplegadas por los funcionarios policiales y el mecanismo producto del cual coactuaran para que se produjera el óbito”, manifestó El Tiempo de Azul, que tuvieron acceso a las autoridades judiciales.

 

“Por ello, entiendo que existen elementos suficientes e indicios vehementes para tener por acreditada la existencia del delito de homicidio doblemente agravado por su comisión con el concurso premeditado de dos o más personas y por tratarse de miembros de las fuerzas de seguridad policial en abuso de su función, y en ese caso motivos bastantes para sospechar que Juliana Zelaya; Adrián Osvaldo Núñez; Vanesa Soledad Núñez y Pamela Di Bin han participado en su comisión en calidad de coautores”, agregaron.

 

Con respecto a la participación de Leandro Esteban Fuhr, la probatoria “no permite sostener su dominio en la ejecución del hecho”, por lo que en este estadio procesal figura en calidad de “encubridor”.

 

 

De esta manera, ahora los cinco efectivos son señalados como los responsables del asesinato de Daiana.

 

Aparte de ellos, la médica azuleña que realizó la primera autopsia al cuerpo de la joven también se encuentra en la mira de la investigación penal, ya que el resultado de diche intervención habría dado suicidio como causa de muerte, hipótesis que revirtió la segunda autopsia, realizada por médicos forenses pertenecientes a la Asesoría Pericial de La Plata.

 

Dicha intervención llegó a la conclusión de que Daiana “no presentaba lesiones en el cuello compatibles con ahorcamiento y que murió por un cuadro general asfíctico”. Esa segunda necropsia dejó en evidencia que en el cuello de la joven “no se observó surco de ahorcadura” ni que tampoco presentaba “lesiones en músculos del cuello” ni “alteraciones en laringe”.

 

En relación a esto, desde la Comisión Provincial por la Memoria, que ha tenido una activa participación en la causa en nombre de los familiares de la víctima, afirmaron que “la escena en que fue hallado su cuerpo fue armada por los funcionarios policiales para ocultar lo ocurrido”.

 

Algo similar, en ese sentido, concluyó la Jueza garante, quien sostuvo este domingo que los resultados de la nueva autopsia y las últimas pericias “dejan sin sustento la teoría del suicidio” y que los policías que ahora están presos “tuvieron contacto directo y permanente con la víctima hasta su deceso”, y por ende, “la posibilidad inmediata y efectiva de acometer contra su integridad física”.

 

Si bien no se señala oficialmente en lo investigado, se sospecha que mientras estuvo privada de la libertad en la Estación de Policía Comunal de Laprida a Daiana le inmovilizaron las manos y colocaron en su cabeza una bolsa de nylon, provocando de esa manera que se asfixiara y muriera.

 

 

 

(Fuente: El tiempo de Azul)

 

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.