¿Deporte sí o deporte no? Los e-Sports llegaron para quedarse

El crecimiento exponencial de los videojuegos, la notoria relevancia a nivel nacional de un chico argentino de 13 años ganando 900000 dólares en el Mundial y una realidad que puso en jaque las concepciones mismas de lo que se considera deporte en el mundo entero.

 

Los e-Sports llegaron para quedarse, instalarse y convivir entre la sociedad como una de las industrias millonarias de este siglo, que además, modifican la concepción misma del significado deporte.


Antiguamente, se entendió como deporte a las “formas de actividades físicas que mediante una participación organizada o no, tienen como objetivo la expresión o la mejora de la condición física y psíquica, el desarrollo de las relaciones sociales o la obtención de resultados en competición de todos los niveles” y que además se encuentran reguladas por estructuras administrativas que establecen un reglamento; hoy esa definición, podemos afirmar, quedó obsoleta ya que la realidad implica que los jugadores de videojuegos son considerados deportistas.

 


¿Por qué son deportistas? En primera medida porque el Comité Olímpico Internacional así lo anunció y porque hay que entender que, si bien millones de personas utilizan los diversos juegos como un momento de ocio, otros utilizan los juegos en las diversas plataformas como forma de vida. Contratos profesionales en equipos, sponsors y mucho entretenimiento son cada vez más habituales para los amantes de la realidad virtual ofrecida por las diversas empresas.


La utilización de muchas partes del cerebro, el uso de las manos en sintonía con los ojos y oídos y el nivel de exigencia intelectual transforman a los deportes electrónicos en una actividad por demás exigentes con altos niveles de estrés.

 


A nivel mundial el crecimiento ha sido notorio, estadios llenos en definiciones de Torneos, competencias cada vez más importantes y Argentina no está exento. A pesar de un crecimiento menos significativo que en otros países, logró crear la Liga de Videojuegos Profesionales y pensando en “acompañarlos” en los mismos Juegos Bonaerenses existen como una de las disciplinas que otorga medallas.

 


Los e-Sports, cuentan con millones de espectadores, se desarrollan en línea y presenciales en tres plataformas diferentes que alcanzan a más de 300 millones de personas (mirando y participando) y mientras siguen creciendo, se generan dudas en los aspectos jurídicos y también diversas formas de entrenamientos que van más allá de practicar en los mismos videojuegos.


Pero así como Thiago “K1ng” Lapp representó al país en el Mundial de Fortnite y se hizo acreedor de 900000 dólares al finalizar en el quinto lugar, Olavarría cuenta con incontable cantidad de jugadores en el primer nivel de diversos juegos electrónicos. Maximiliano Lazaeta se consagró campeón en carreras de simulador y se transformó en jugador profesional del equipo Sim Racin porque la tecnología llegó para quedarse y los videojuegos se ganaron un lugar difícil de reemplazar porque están viviendo su mejor momento en términos de notoriedad, inversión y seguidores.

 

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.

Mustang Mustang Cloud - CMS para portales de noticias
CONECTAR
CREAR CUENTA