La Pampa: la imponente mansión que quedó abandonada porque sus dueños no tenían herederos | Infoeme
Miércoles 22 de Mayo 2024 - 17:19hs
°
Miércoles 22 de Mayo 2024 - 17:19hs
Olavarría
°

La Pampa: la imponente mansión que quedó abandonada porque sus dueños no tenían herederos

Se encuentra ubicada en la zona rural de La Pampa y pertenecía a Pedro María Invernizzi e Isolina Teodora Landoni.

Conocida como La Ysolina, en  La Pampa, se encuentra construida una majestuosa mansión campestre que yace en un estado de abandono desolador por falta de herederos. Su propietario, de ascendencia italiana, transformó el lugar en un vergel. Se dedicó a plantar una gran variedad de árboles que incluían tamariscos, pinos, olmos y eucaliptos.

 

La historia de la mansión, ubicada a pocos kilómetros de Macachín y en las proximidades de Rolón, se remonta a la llegada de Pedro María Invernizzi e Isolina Teodora Landoni, su esposa, también de ascendencia italiana. 

 

Según Sebastián Delsol e información del Museo Macachín, tras su matrimonio en 1894, la pareja se estableció inicialmente como arrendatarios de un campo entre Doblas y Ataliva Roca. Se dedicaron a la cría de ovejas hasta que adquirieron una legua de tierra cerca de Rolón, donde erigieron el chalet que se convertiría en su hogar.

 

 

El chalet, que se construyó en 1911 a pocas horas de la provincia Buenos Aires, está ubicado en la zona más elevada del terreno, rodeado de árboles plantados por el propio Don Pedro, quien además se destacó en la cría de toros premiados en exposiciones. 

 

La mansión era un símbolo de la opulencia y la finura de la familia Invernizzi. Isolina se caracterizaba por ser una mujer de fuerte carácter, y supervisaba con meticulosidad el funcionamiento del campo y los tambos, mientras que Don Pedro era conocido por su ayuda a los colonos judíos de Rivera, siendo ambos figuras respetadas y queridas en la región.

 

Su vida social activa se manifestaba en las numerosas reuniones y banquetes que organizaban en su hogar, donde la música y el baile animaban las tertulias. 

 

La leyenda cuenta que siempre había alguien vigilando desde el mirador, atento a cualquier peligro que pudiera acechar en el horizonte. Sin embargo, a pesar de su esplendor pasado, la mansión ahora yace en abandono.

 

Fuente: El Cronista 

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.