Lunes 26 de Julio 2021 - 20:13hs
Lunes 26 de Julio 2021 - 20:13hs
Olavarría

Somalia: violó y mató a su hijastra, lo condenaron en minutos y lo fusilaron

 La menor de edad tenía 3 años y era la hijastra de Hussein Adan Ali, el hombre de 28 años que  juzgado y condenado el mismo día del hecho.

Un hombre fue fusilado en Somalia por haber violado a su hijastra de 3 años, quien murió por las heridas sufridas durante la agresión sexual. Aunque no está claro cuándo sucedió el hecho específicamente, los jueces dijeron que ese mismo día el acusado fue atrapado y juzgado. La menor, por su parte, falleció el miércoles de la semana pasada

El macabro hecho ocurrió en el estado de Jubaland, en el sur de Somalia.

El acusado, de 28 años, fue identificado como Hussein Adan Ali, quien fue declarado culpable en un tribunal en una jornada que fue y transmitida por el canal de televisión local.

Los encargados de impartir justicia fueron los ancianos de un clan tradicional y los funcionarios de la corte, antes de su sentencia, examinaron las pruebas.

Estos últimos indicaron que Ali estaba masticando hojas de qat (una planta con una acción estimulante) cuando violó a la niña, y agregaron que dicha planta también puede producir sensaciones de júbilo, suprimir el apetito y provocar períodos de insomnio, además de producir una sensación de calma si se mastica durante unas pocas horas.

Vestidos con ropa tradicional, los ancianos emitieron su fallo: pena de muerte, una sentencia estaba permitida por la ley islámica. La transmisión no mostró si los abogados si estaban presentes durante la audiencia o si al imputado le fue dada la posibilidad de apelar.

Esta no es la primera vez que un caso de violación en Somalia cobra trascendencia internacional. El año pasado dos hombres condenados por violar y asesina a una niña de 12 años, un crimen que en su momento provocó airadas protestas, también fueron fusilados.

El 25 de febrero de 2019, el cuerpo sin vida de Aisha Ilyas, de 12 años, violada en grupo y torturada hasta la muerte, fue hallado en las inmediaciones de su casa en la ciudad de Galkayo, en Puntlandia.

Un año después, dos de los tres acusados del crimen, Abdifatah Abdirahman Warsame y Abdishakur Mohamed Dige, fueron ejecutados en una plaza pública de la ciudad costera de Bosaso en presencia de la familia de la víctima.

Esa fue la primera vez en su historia que Somalia recurrió a pruebas de ADN antes de la condena. Este suceso prendió entre una población hastiada y generó protestas en Puntlandia donde, al igual que en el resto de Somalia, los casos de violación son algo “normal”, según denunció entonces la organización Human Rights Watch, al enfatizar que los perpetradores no son juzgados habitualmente.

La violación y el asesinato son delitos castigados con la pena capital en Somalia.

 

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.