Lunes 30 de Noviembre 2020 - 23:33hs
17.4°
Lunes 30 de Noviembre 2020 - 23:33hs
Olavarría
17.4°

Violencia de género: “La pandemia complejizó muchas situaciones”

En el marco del Plan Nacional de Acción contra las Violencias por Motivos de Género 2020-2022, desde el Ministerio de la Mujeres, Géneros y Diversidad lanzaron el Programa Acompañar para dar apoyo económico a las víctimas por violencia de género. Su coordinadora Claudia Perugino le contó a Infoeme los detalles del mismo.

“Nosotras decimos que se cierra una larga lucha del movimiento de mujeres y las diversidades y se abre un nuevo capítulo de un derecho hacia las víctimas de violencia por motivos de género tanto en las mujeres como en el colectivo LGTBI+”, afirma Claudia Perugino, coordinadora del Programa Acompañar en diálogo con Infoeme. Desde la firma del Decreto 7/19 modificatorio de la Ley de Ministerios 22.520 que crea el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad se produce un cambio de paradigma en cuanto a la concepción de la problemática de género y el presupuesto destinado para hacer frente con la desigualdad.

El “Programa de Apoyo y Acompañamientos de Personas en Situación de Riesgo por Violencia por Motivos de Género” (Acompañar) se ancla en el ámbito del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad que trabajará de manera conjunta con Anses. El mismo consta de un bono correspondiente a un salario mínimo, vital y móvil, que en este momento asciende a $17.000. Acompañar se enmarca en el Plan Nacional de Acción contra las Violencias por Motivos de Género 2020-2022 presentado por el presidente Alberto Fernández junto a la ministra Elizabeth Gómez Alcorta.

El Acompañar es un programa de abordaje integral a las situaciones de violencia, que por un lado tiene que ver la percepción por parte de la destinataria del programa de un beneficio. En paralelo se prevé un acompañamiento integral a la situación que realmente le permita a la persona posicionarse en un lugar activo y vivir una vida libre de violencia

Pero el programa no es simplemente la adquisición de un derecho a través de un beneficio económico. Por el contrario, viene a ofrecer una solución más profunda a las víctimas por violencia de género para poder cortar con ese vínculo. “El Acompañar es un programa de abordaje integral a las situaciones de violencia, que por un lado tiene que ver la percepción por parte de la destinataria del programa de un beneficio. En paralelo se prevé un acompañamiento integral a la situación que realmente le permita a la persona posicionarse en un lugar activo y vivir una vida libre de violencia”, explica Perugino.

El Programa Acompañar, en detalles

Entrando en los detalles del programa, será otorgado a todas las mujeres o miembros del colectivo LGTBI+ que ingresen al Sistema Integral de Casos de Violencia de Género, creado para tal fin. Está destinado a aquellas personas que estén en situación de riesgo por violencia por motivos de género y tengan un vínculo de dependencia con su agresor. “Hemos escuchado hasta el cansancio `yo sé que me tengo que ir, yo sé que lo tengo que dejar pero no tengo el refugio económico para sostener una familia, para armar una nueva vida´”, cuenta la coordinadora del programa.

Las mujeres y las diversidades somos las que muchas veces ocupamos los trabajos más precarizados. Encima en un contexto de pandemia, fueron los primeros que se cayeron. Esta situación ha complejizado mucho estas cuestiones

En este sentido, el acceso al sistema se produce a partir del relato de la víctima que adquiere el carácter de declaración jurada. Una vez ingresada, los datos se cruzan con los de Anses y si es compatible se le otorga el bono durante 6 meses consecutivos y por única vez. “Las mujeres y las diversidades somos las que muchas veces ocupamos los trabajos más precarizados. Encima en un contexto de pandemia, fueron los primeros que se cayeron. Esta situación ha complejizado mucho estas cuestiones”, señala Perugino sobre la imposibilidad que tienen muchas mujeres de salir de relaciones violentas a causa de su situación económica. Este programa intenta dar una respuesta efectiva y concreta a esa situación de desigualdad.

En ese sentido, la existencia de un ministerio con presupuesto propio otorga la posibilidad de hacer frente a este tipo de medidas destinadas a luchar contra la violencia por motivos de género. “Es también importante destacar el esfuerzo económico del gobierno en el lanzamiento del programa que viene a integrar un plan nacional contra la violencia, donde se prevén otros programas que van al fortalecimiento de las áreas locales, de los refugios para personas en situación de violencia, viene a dar una respuesta integral a esta problemática que al estado en general lo preocupa y lo ocupa y trabaja en dar respuestas concretas”, agrega Perugino.

Desde el punto de vista económico, se destinarán $4.496,8 millones en el Programa Acompañar. Esto representa la mayor parte del presupuesto destinado al Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad. “Nosotras tenemos un presupuesto asignado para este año y luego quedaremos a la expectativa para el año que viene para seguir trabajando en este sentido, articulando con las provincias y los municipios que son el primer mostrador de la demanda de acompañamiento”, cuenta a Infoeme la funcionaria ministerial.

Una lucha con historia

Esta medida llega en un momento de esplendor de la lucha feminista. En estos últimos años la puesta en evidencia de las problemáticas de género y la concientización han tomado relevancia en la sociedad en general. Desde el surgimiento del movimiento Ni Una Menos como respuesta a los femicidios – en aquellos años mal llamados “crímenes pasionales” – hasta ahora se han producido avances para combatir la desigualdad. No es una lucha nueva, pero en este último tiempo ha tomado una visibilidad inédita. Ya en 1979 Argentina había sido uno de los países firmante en la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación de la mujer, que luego obtuvo rango constitucional.

Nosotras decimos que de los tres poderes es el poder judicial es en el que la democracia y el feminismo no entraron. Es fuertemente patriarcal, machista y misógino.

Pero durante décadas, los derechos de las mujeres y las diversidades fueron ignorados. A tal punto que no había estadísticas oficiales sobre los asesinatos por motivos de género. En un reclamo que surgió desde las bases sociales, fueron ellas mismas las primera en contabilizar los datos sobre violencia. Y tenerlos es el puntapié inicial para evaluar la situación y elaborar políticas públicas que den una respuesta a las necesidades. En 2019 hubo 252 víctimas directas de femicidios y asciende a 268 en su totalidad. El 43% tenía entre 25 y 44 años y 90% poseía un vínculo previo con el victimario. De total, en el 66% de los casos quien las mató era su pareja o ex pareja. Es a partir de esta información que se diseña un programa destinado a cortar con esos vínculos violentos.

En términos legales, Argentina contaba con la Ley 26.485 de Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales, sancionada en 2009. Y ya más cerca en el tiempo, la Ley de Identidad de Género dio un nuevo paso en la igualdad. Más allá de las leyes en sí también es necesaria la participación del estado en su cumplimiento y generando políticas para erradicar la violencia machista. “Nosotras decimos que de los tres poderes es el poder judicial es en el que la democracia y el feminismo no entraron. Es fuertemente patriarcal, machista y misógino. Y no da respuesta a este tipo de casos, a las mujeres no nos creen, siempre dudan y siempre parece que los delitos por violencia de género fueran atenuados por el vínculo en vez de ser agravados”, agrega Claudia Perugino en este sentido sobre los avances logrados y los espacios que aún son necesarios de ocupar.  

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.