Homicidio en Azul: “Necesitamos que se haga justicia, hacerlo pagar”

El aberrante crimen de una mujer de 81 años en Azul conmovió no sólo a la vecina ciudad, sino a toda la región. Olavarría no fue la excepción y ese sentimiento no sólo se dio por la cercanía geográfica, sino también porque en nuestra ciudad viven familiares de la mujer. Infoeme habló con una de sus nietas, quien quiso hablar para lograr con ello que la causa “se mueva”. Si bien el hecho ya tiene a dos personas detenidas, quiere que la investigación siga en este mismo curso y “que se haga justicia, que le den perpetua”, enfatizó.

“Justicia para nosotras y justicia para mi vieja, que eterna va a ser en nuestros corazones”. Así fue como pudo terminar la publicación que realizó días atrás en su página de Facebook. Unas pocas horas antes la persona de la cual había sospechado siempre era detenida por el aberrante crimen de su abuela, Celia Edelma Wagner, una mujer de 81 años que fue asesinada a golpes en su domicilio de Azul por dos delincuentes que le robaron numerosas pertenencias y dinero en efectivo.

 

Nieves Wilhelm, estudia y trabaja en nuestra ciudad, la misma en la que se crío pero el vínculo con Azul es permanente, ya que de allí son sus raíces. En los últimos años el destino o vaya a saber qué pareció ensañarse con ellos y en muy poco tiempo se produjeron varias pérdidas. Una de ellas fue la del reconocido periodista y militante por los Derechos Humanos Fernando, o Nano como lo conocía mayoría. Sin embargo, ninguna de ellas se compara con lo sucedido el pasado fin de semana, cuando familiares de Celia la hallaron sin vida en la parte trasera de su domicilio ubicado sobre Burgos al 1400

 

En diálogo con este Diario la joven recordó aquel fatídico día y narró que “nosotros llegamos alrededor de las 14, nos comentan que falta el teléfono celular de ella, a mí me pareció raro porque lo solía tener colgado del cuello, por cualquier cosa que pasara porque ella era de caerse bastante y por eso siempre lo tenía consigo”, explicó. “Hasta ahí no había ningún problema”, añadió segundos más tarde, dando cuenta de cómo en los primeros momentos de la investigación se presumió que la muerte podría haberse dado tras un accidente doméstico.

 

Sin embargo, con el correr de las horas todo cambio drásticamente y Nieves tuvo mucho que ver. Las personas que hallaron a su abuela les dijeron que se les hacía “raro” la existencia de un golpe en el ojo de la víctima. “Voy y le digo a la policía, `si esto es así, si ella tiene un golpe en el ojo yo ya sé quién es la persona que hay que ir a buscar´”. La referencia es directa hacia la figura de uno de los dos detenidos que tiene la causa actualmente, Gabriel Ignacio Magariño Vásquez.

 

“No me cerraba de entrada”

 

“Había sido chofer de ella. Lo había tomado para trabajar porque se lo había recomendado una enfermera del barrio, de confianza de mi abuela”, narró acerca de cómo era el vínculo con el joven de 19 años, quien actualmente se encuentra alojado en la comisaría Primera azuleña imputado por el delito de “homicidio criminis causa”, una figura que contempla penas de hasta reclusión perpetua.

 

 

“Mi abuela por ayudarlo lo toma para chofer, le hace inclusive una tarjeta azul”, continuó la joven, quien añadió que su abuela decía que lo hacía también porque Magariños tenía “a cargo a sus hermanos”. “No me cerraba ya de entrada”, contó Nieves quien afirmó haber compartido numerosos momentos con el acusado, ya que eran más que frecuentes sus viajes hacia Azul a visitar a su abuela. “Él ya le había robado, pero ella no lo quiso denunciar para que tuviera el historial limpio, que no tuviera problemas para conseguir trabajo”, añadió y luego detalló que él “se compromete, con tal que no lo denuncien, a devolver la plata”.

 

Este último dato no es menor, ya que en eso ellos explican por qué no había violencia sobre los accesos al domicilio de la víctima. “Es por eso creemos que le abre la puerta, él le debía plata todavía”, enfatizó. El cerco se cerró rápidamente sobre la figura de Magariños, una sospecha iniciada por familiares pero ratificada a partir de las cámaras de seguridad que lo detectan cargando todo lo robado en un Renault 9 estacionado sobre el frente del domicilio. Una de las versiones da la cuenta que el acusado habría cometido el hecho para saldar una deuda, lo concreto es que la víctima fue salvajemente atacada, sin tener el mínimo reparo por su edad o grado de indefensión.

 

 

“Murió salvajemente en manos de esas personas”, graficó Nieves a medida que describía como su abuela fue asesinada golpes con un fierro. “Se ensañaron muchísimo con ella”, completó. Si bien la causa tiene otro detenido y acusado como coautor -se trata de Facundo Emiliano López, de 21 años y alojado en la seccional policial de Tapalqué-, la indignación e impotencia es hacia la figura de Magariños, aquel al que Celia le tendió una mano y el favor fue devuelto de la peor manera imaginable. “Ella lo ayudó muchísimo, le ha dado ropa, calzado, le ha dado de comer, toda su confianza le dio”, se lamentó.

 

La causa

 

Infoeme dialogó con investigadores, tanto del personal policial al frente de las tareas -sea de comisaría Primera como DDI, ambas de Azul- como la fiscal al frente de la investigación, la doctora Laura Margaretic. Así se pudo saber que ambos se negaron a declarar y que ya se encuentran en calidad de detenidos e imputados por una de las figuras más gravosas que contempla el Código Penal. El “criminis causa” refiere cuando el homicidio se comete, ya sea para “facilitar o consumar otro delito” -en este caso el robo-, o para “asegurar” también la comisión del hecho y procurar, tanto “para sí como para terceros”, la impunidad.

 

 

Días atrás se realizó una nueva tanda de allanamientos que tuvieron como objetivo una joyería situada en el centro azuleño, a la par del domicilio del joyero. A esa persona uno de los delincuentes lo llamó y luego fueron a su comercio a venderle artículos robados. Ahora resta saber si los elementos incautados en esos procedimientos son o no reconocidos por familiares de las víctimas, lo cual será clave para la situación procesal del comerciante. Entre las medidas de prueba también faltan pericias sobre teléfonos celulares y otra serie de elementos.

 

Nieves se deshizo en elogios hacia todos los investigadores, tanto de policía como la propia fiscal, “lo resolvieron en tres días y fueron excepcionalmente humanos”. Igualmente, pidió que todo siga en este mismo curso y enfatizó que “necesitamos que esta causa se mueva, que se haga justicia, necesitamos que le den perpetua. Necesitamos un montón de cosas que sabemos que no nos la van a devolver pero quedarnos tranquilos que desde nuestro lugar hicimos todo”, concluyó.

 

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.

Mustang Mustang Cloud - CMS para portales de noticias
CONECTAR
CREAR CUENTA