La semana política: un verano en la ciudad, con emergencias y tasas

Mientras el debate gira en torno a si Coca Cola sí o no en Precios Cuidados, pasan cosas y muchas. Agudas, en varios casos. La crítica situación de un sector en Olavarría y el caso Olguín. El femicidio de Valentina y la necesidad de invertir más fondos en la lucha contra la Violencia de Género. Las tasas, la insistencia y las negociaciones. Tras el aumento por decreto, ¿negociarán una baja en el porcentaje de suba? Los cargos nacionales y provinciales, con pequeñas novedades pero en silencio.

Alexis Grierson

@alexisdechillar

 

Los primeros días del 2020 no fueron fáciles para Olavarría. Todo lo contrario. Mientras el país debate –de manera inocente y hasta cínica en algunos casos- si la Coca Cola debe estar o no en Precios Cuidados, hubo un femicidio, un suicidio enmarcado en un contexto de violencia de género y pobreza extrema, movilizaciones, pedidos de mayores fondos pero también de aumentar, por fin, las tasas.

 

Vayamos de a pasos: la interna de Radicales Convergentes entre ex concejales y asambleístas (en un bloque que dejó de existir pero generó tanto ruido que se cargó consigo una suba de Tasas por medio de Mayores Contribuyentes) parece que quedará en anécdota.

 

 

El intendente hizo lo que quizás debería haber hecho desde un principio: usó una herramienta que tenía en su facultad, la suba por decreto, y se acercó un poco al porcentaje solicitado en el HCD. ¿Habrá querido subir las tasas desde el HCD y regular con un decreto posterior? Por ahora sí busca que la votación sea en el corto plazo, probablemente en enero.

 

 

También se ven otros gestos, como nuevos métodos de conseguir los votos que faltan: un diálogo más franco, con posibilidad de trabajo y sugerencias en conjunto. Habrá que ver, claro, quienes están dispuestos a dialogar y ofrecer una suba más moderada, y quienes se plantarán en el no y en un límite que le sirva (o no) al Ejecutivo en pos de administrar los recursos.

 

Los discursos parecen similares a lo que sucedió a fines de diciembre. La oposición cree que hay “mala administración” y que puede ser riesgoso brindar más recursos “para administrarlos mal”. Hay un pequeño cambio: si bien entienden que una propuesta moderada debe votarse dada la inflación, hacer lo mismo que se hizo el mes pasado podría generar el mismo resultado.

 

 

El Presidente del HCD, Bruno Cenizo, lo dejó bien claro hace algunos días, en diálogo con Infoeme: “no queremos un bochorno institucional como la no votación de un proyecto por falta de quórum” y se acopló a un discurso similar al del Intendente Galli, que admitió que pasó lo mismo en la Provincia: el jefe comunal le dijo a Infoeme que “paradójicamente hay similitudes. Cuando nos reunimos con el Gobernador, en la previa los intendentes de Juntos por el Cambio y somos varios, hablamos que incluso pasó lo de la misma mecánica de no dar quorum y no aprobar las tasas”. ¿Palo para lo sucedido con el Frente de Todos en Olavarría?

 

Las cuentas municipales están complicadas, lo dijo el propio Galli. No están en rojo, pero sí hubo que hacer un pequeño ajuste al menos desde los funcionarios, que no percibieron aguinaldo, entre otras medidas que se tomaron.

 

 

El Frente de Todos también busca replicar algunos “esfuerzos” y pidieron congelar el sueldo de los concejales por 180 días. Si uno fuera malo traería a colación al concejal de Venado Tuerto que pidió hacer lo mismo y perdió la votación 9 a 1. Sin embargo, y en tiempos de generar fondos, la idea contribuiría a sumar no sólo para tener una comuna más fuerte, sino ayudar a los que más lo necesitan en tiempos de zozobra económica y social.

 

Poquitas novedades

 

 

Mientras solo tenemos confirmada la salida de Federico Aguilera del Concejo para ocupar un cargo que aún no se sabe a nivel provincial, algunos cargos están casi confirmados, otros continúan en danza de nombres y, otros, buscan que haya una distribución “equitativa” dentro del Frente de Todos.

 

La idea es lograr un “equilibrio” en todos los sectores del Frente de Todos en Olavarría. Aunque mientras tanto, algunas designaciones serían un hecho. Más allá de lo reacio de las fuentes en torno a señalar confirmaciones, la danza de rumores trae consigo a varios dirigentes, incluso, se vieron salutaciones en redes sociales al doctor Ramiro Vázquez, quien asumiría en IOMA reemplazando a José Valenza.

 

Tras la llegada de Adriana Capuano a la Dirección de Personas Adultas y Mayores a nivel nacional, la Provincia tendrá otra llegada: la de Saúl Bajamón en el área de Hábitat bonaerense. Un área sensible para todo el territorio provincial, del que no escapa Olavarría. Dos interesantes lugares a tener en cuenta.

 

 

Los rumores se cuentan de a varios pares en todas las dependencias provinciales y nacionales. Incluso volvió a mencionarse un posible arribo de Mercedes Landívar a PAMI, aunque esto no fue confirmado por fuentes del Frente de Todos. “No hay nada confirmado, no sean ansiosos” dijo, casi casi textual, la fuente consultada por Infoeme.

 

Emergencia y zozobra

 

 

Cuando hablamos de emergencia, está claro que fue una semana muy difícil para Olavarría. Quizás, de las más difíciles en años. El femicidio de Valentina Gallina y la muerte de Mabel Olguín en un contexto de aguda violencia de género desnudaron que en la temática siempre se tiene que trabajar más, con todo lo que eso implica: mayor acompañamiento del Estado e inversión en prevención y contención.

 

El caso de Valentina fue crudo por el hecho en sí, por el giro en la causa y porque el grito desesperado y desgarrador de mayor intervención al Estado tuvo su respuesta: un Intendente que atendió las demandas, ofreció soluciones y que, en el paquete de medidas significa, de forma indirecta, que habrá mayor inversión en la lucha contra la violencia de género.

 

 

No sólo contención para las decenas de casos que aparecieron posterior a la muerte de Valentina (incluso, de ex parejas de Pais, el principal acusado por la muerte de la joven) sino también para las familias y para mujeres que se encuentran abocadas a militar, acompañar y trabajar para erradicar la violencia machista.

 

La movilización de miles de olavarrienses fue un fuerte mensaje, claro y contundente: basta. Desde las agrupaciones populares, feministas y movimientos sociales, se organizó, desde el dolor, una marcha multitudinaria como pocas veces se vio en Olavarría en el último tiempo. En ese mensaje, Galli (más allá de su trabajo en la materia que comenzó en 2015 y que lo señalaron mediante un comunicado casi en paralelo a la movilización) respondió con la intervención profunda de equipos interdisciplinarios, reuniones más periódicas y un seguimiento más de cerca para que, como lo dijo él mismo, “no haya más casos como el de Valentina”.

 

 

Y además, también se impuso un pedido de inclusión de agrupaciones sociales dentro de la Mesa Local contra la Violencia Familiar y de Género. Porque, al final del camino, muchas de estas agrupaciones viven el día a día de los barrios, saben lo que sucede, conocen cada detalle de los hogares olavarrienses. Y ahí se debe apuntar, entienden.

 

Pero esta zozobra desnudó, además, situaciones de pobreza estructural más que delicadas, problemáticas con drogas, que hicieron que durante esta semana hablemos no sólo de Valentina, sino también de una muerte que trae consigo una historia y antecedentes durísimos en materia de violencia de género, como el caso de Mabel Olguín.

 

 

Lo que técnicamente la Justicia sostiene como suicidio, mostró que detrás habría indicios de una historia que cuesta creer que suceda en Olavarría, por lo cercano, lo crudo y lo doloroso. Pobreza extrema, consumo de drogas, violencia y maltratos por doquier. Incluso, durante la imponente movilización del lunes pasado, se logró escuchar la importancia de incorporar la figura de “suicidio feminicida”. Es decir, tener en cuenta el estado de vulnerabilidad de las victimas que las condujo al suicidio.

 

En este sentido, el Observatorio de Femicidios del Defensor del Pueblo de la Nación considera que es de gran relevancia que el suicidio -cuando se haya probado que hubo previamente abusos y violencia contra la mujer- sea tratado como suicidio feminicida.

 

 

Ese grito desgarrador del lunes pasado generó, también, que el Intendente Galli se comprometa a solicitar, como jefe comunal ante la Justicia, que la causa tenga “perspectiva de género”. ¿Qué quiere decir esto? Que se considere, desde el vamos, que la muerte de Mabel Olguín fue producto de la violencia de género que sufría, más allá de que en términos estrictos se trate de un suicidio.

 

 

Ojalá que al final del camino no sean los lamentablemente conocidos como “casos del verano”. Ni el rol –otra vez vergonzoso- de los medios nacionales, ni la época del año (catalogada como tranquila) tapen que en Olavarría hubo dos muertes que deberán obtener respuesta por parte de la Justicia.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.

Mustang Mustang Cloud - CMS para portales de noticias
CONECTAR
CREAR CUENTA