Alejandra Pizarnik fue declarada “ciudadana ilustre” post mortem de la provincia de Buenos Aires | Infoeme
Viernes 12 de Abril 2024 - 15:05hs
12°
Viernes 12 de Abril 2024 - 15:05hs
Olavarría
12°

Alejandra Pizarnik fue declarada “ciudadana ilustre” post mortem de la provincia de Buenos Aires

La poeta, hija de inmigrantes ucraniano-judíos, nació en el municipio bonaerense de Avellaneda, el 29 de abril de 1936.

A 51 años de su muerte, la poeta Alejandra Pizarnik fue declarada ciudadana ilustre post mortem de la provincia de Buenos Aires por el gobierno bonaerense, que promulgó la Ley 15.448, sancionada el 12 de abril pasado por la Legislatura.

 

Hija de inmigrantes ucraniano-judíos, Pizarnik nació en el municipio bonaerense de Avellaneda, el 29 de abril de 1936. Estudió la carrera de Filosofía y Letras en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y a los 24 años decidió trasladarse a París, Francia, donde trabajó en la revista Cuadernos y en diversas editoriales.

 

Allí, publicó poemas y críticas en varios periódicos y, además, tradujo a Antonin Artaud y Marguerite Duras. Además, estudió historia de las religiones y literatura francesa en La Sorbona.

 

En aquel período conoció a varios escritores con los que forjó una amistad que duró toda la vida, entre ellos Olga Orozco, Julio Cortázar, Rosa Chacel y Octavio Paz.

 

Tras su regreso a Buenos Aires, habiendo madurado como poeta, Pizarnik publicó tres de sus principales volúmenes: Los trabajos y las noches, Extracción de la piedra de locura y El infierno musical, así como su trabajo en prosa La condesa sangrienta.

 

La escritora sufrió diversas crisis depresivas y problemas de ansiedad, y tuvo un intento de suicidio en 1970, tras lo cual ingresó en el hospital psiquiátrico de Buenos Aires.

 

El 25 de septiembre de 1972, la poeta se suicidó con una sobredosis, tras ingerir una gran cantidad de pastillas.

 

Pizarnik desarrolló una de las obras literarias más asombrosas del siglo XX y, a partir del retorno de la democracia en Argentina, su figura experimentó un auge, lo que derivó en la primera compilación de sus textos: Textos de Sombra y últimos poemas (1982), seguido de su primera biografía, Alejandra (1991), de parte de Cristina Piña.

 

La declaración de la poeta como “ciudadana ilustre” post mortem fue impulsada por la diputada bonaerense Débora Silvina Indarte, del Frente de Todos. (DIB)

 

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.