Miércoles 17 de Agosto 2022 - 12:54hs
°
Miércoles 17 de Agosto 2022 - 12:54hs
Olavarría
°

Así Skay hizo vibrar a sus fanáticos en Olavarría

El recital empezó alrededor de las 22. Fue la primera presentación del músico después de haber sido “suspendido” en el `97.

Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay
Skay

Por Federico Colmenero

 

Con una enorme convocatoria, muchas banderas, pogo y un espíritu realmente celebratorio, centenares de fanáticos disfrutaron del recital de Skay Beilinson en Olavarría, un evento que para muchos tuvo sabor a histórico. Bajo el lente de Andrés Arouxet Infoeme te muestra un adelanto de la exitoso recital.

 

Es que, para muchos,  Skay era la figurita que faltaba, la gran cuenta pendiente entre Olavarría y la mítica banda que catapultó a la fama a Carlos “El Indio” Solari y a Eduardo “Skay” Beilinson.

 

El famoso guitarrista por fin tocó en la ciudad, por primera vez, después de que veinticinco años antes -en 1997- la gestión de Helios Eseverri le prohibiera presentarse apenas unos días antes de la fecha establecida.

 

En ese momento, Skay y El Indio eran los líderes de “Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota”. Habían planeado y fijado un recital en Olavarría que nunca se dio. En dicho contexto, a las pocas horas de enterarse de la abrupta decisión del entonces intendente, ambos músicos -Skay y El Indio- dieron la única conferencia de prensa que la banda brindó en toda su carrera. Fue en el Hotel Savoy.

 

Hubo un juicio de la banda a la ciudad, hubo mucha controversia entre fanáticos y una importante repercusión, tanto en medios nacionales como locales, y los fanáticos olavarrienses se quedaron sin la satisfacción de poder afirmar que sus ídolos habían tocado en suelo olavarriense.

 

En 2017, sin embargo, Carlos “El Indio” Solari saldó la deuda pendiente que de alguna manera le había quedado con Olavarría y dio un concierto que reunió alrededor de 400 mil personas.

 

Ahora, 5 años después, Skay -la otra parte de la dupla que era el alma de la banda- cumplió la suya, y ofreció, junto a su banda, Skay y los fakires, un concierto que de alguna manera vino acerrar el círculo iniciado en el 97.

 

Cánticos, banderas, celebración: desde la larga cola formada en la entrada del Club Estudiantes hasta el interior del Maxigimnasio, el clima fue de pura fiesta. Después de dos años de pandemia, en la que este tipo de eventos se vieron necesariamente suspendidos, podría decirse que se respiró un aire que hacía mucho que los fanáticos anhelaban sentir.

 

De esta manera, el ex guitarrista de los Redondos inició el recital con las canciones más representativas. Los primeros acordes fueron suficientes para que el público explote con una ovación.

 

De ahí en más todos los presentes pudieron disfrutar de un repertorio que mezclaba muchos temas que el artista compuso con su banda Skay y los Fakires con muchos otros “clásicos” de su etapa con los redondos, entre los que se contaron “El Síndrome del trapecista”, “Aves migratorias”, “Plumas de cóndor al viento”, “¿Dónde estás?, “El fantasma del quinto piso”, Criminal mambo”, “El Pibe de los Astilleros” y “Nuestro amo juega al esclavo" entre otros.

 

El salto, los gritos, los coros se extendieron por las casi dos horas y media que duró el recital.

 

 Uno de los momentos culmines de la euforia del público fue cuando la banda interpretó Jijiji canción que de alguna manera quedó en la historia como un himno “ricotero”.

 

El recital terminó pasadas la medianoche, y a los pocos minutos los centenares de fanáticos que copaban el Maxigimnasio empezaron a desocupar el lugar, muchos con la sensación de haber sido participes de la concreción de un viejo y esperado pendiente.

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.