Arrebatando Lágrimas: 20 años de identidad propia

La Mutual de Arte Popular Murga Arrebatando Lágrimas prepara su “Corazonada 10” para este sábado 10 de agosto. Será a las 21 en el Teatro Municipal. En la previa al espectáculo, Ariel Rodríguez y Rodrigo Petesch contaron sobre el camino recorrido, los sueños y las transformaciones de una murga que deja huella.

“20 años de murga y carnaval, 20 años sin miedo a luchar” es el nuevo espectáculo de la Mutual de Arte Popular Murga Arrebatando Lágrimas. Se trata de la “Corazonada” número 10, una propuesta de escenario fijo que se realiza después del tradicional carnaval que llevan adelante todos los años.

 

Los integrantes de la agrupación artística se presentarán este sábado 10 de agosto a las 21 en el Teatro Municipal. El espectáculo surge de una creación colectiva artística que comenzó a producirse en febrero de este año.

 

Ariel Rodríguez y Rodrigo Petesch hablaron con Infoeme y contaron sobre las expectativas en la previa a la presentación de un nuevo espectáculo. Arrebatando es una murga con gran trayectoria en Olavarría que toma elementos del formato rioplatense tradicional, de los carnavales de la década del 50 y 60 y de la murga uruguaya. Sobre estos aspectos construye su propia identidad.

 

 

“Es muy importante tener consciencia de que hemos generado una teoría propia sobre una práctica propia”, señaló Ariel Rodríguez y su compañero Rodrigo Petesch coincidió: “En estos 20 años, te vas dando cuenta que lo poco que queda funcionando en la ciudad, es lo que se va construyendo todo el tiempo. Lo que va tomando su propia dinámica e identidad”.

 

Arrebatando Lágrimas recupera performances de antaño y trabaja sobre personajes que estructura una historia. Además, toman protagonismo la plástica, la escenografía y lo actoral al momento de simbolizar el relato.

 

Quizá nuestro arte no es muy interesante para algunos sectores, pero no ha pasado desapercibido.

 

La murga es una agrupación que constituye un capítulo en la historia reciente de la ciudad. Son 20 años de estar presentes no sólo en el carnaval, sino en manifestaciones populares, acompañando pedidos de justicia, reivindicando luchas y construyendo memoria.

 

 

Las nuevas generaciones y los cambios en el decir

 

Ariel y Rodrigo hablaron de las diferentes necesidades que plantean las nuevas juventudes y las nuevas infancias. “Nosotros tenemos que aprender a ser muy permeables para que esto siga construyéndose”, contó Ariel.

 

Cambia la manera de hablar, de sintetizar, de decir, de acceder a la información. Lo que no cambia es la idea de tejer y transmitir con el otro y para el otro.

 

“Creo que Arrebatando Lágrimas sobrevive por eso. Estos 20 años tienen que ver con reivindicar el arte como espacio de construcción subjetiva, profesionalizante, de proyección”, explicó Ariel.

 

 

Por su parte, Rodrigo habló del significado de cumplir 20 años y lo relacionó con la “madurez del espacio”. Aseguró que la murga fue transformándose, deconstruyéndose y tomando distintas dinámicas hacia adentro para construir el hecho artístico.

 

La murga funciona como una escuela sin serlo explícitamente. “El no tener un espacio pierde la visión de institución o de espacio concreto. Sin embargo, somos una institución, somos una mutual y eso implica responsabilidad y cuidar ciertas cuestiones. Hemos aprendido a ver los conflictos dentro de las dinámicas grupales, porque los hay, hay decisiones que tomar”.

 

Arrebatando levanta banderas como la defensa de la educación pública, la legalización del aborto, redistribución de la riqueza, entre otras. “Son construcciones que han hecho un cimiento amplio y sobre esas paredes vamos construyendo”, indicó Ariel.

 

 

El sueño de un espacio propio

 

Y si de cimientos se trata, el sueño de concretar un espacio para la mutual está más cerca de concretarse.

 

“Soñamos con ese formato de escuela murga. Arrebatando lágrimas lleva el peso de ser una murga cuna de otras murgas y esperemos de encontrar aunque sea la escucha en este proyecto. Nunca hemos pedido las cosas resueltas, solo que nos escuchen y nos empujen, nos ayuden”, relató Ariel.

 

Los murgueros contaron que ya cuentan con los planos del espacio terminado. Agradecieron a Lucía Rivero y a Marcelo Urlezaga quienes fueron los encargados de esa tarea. La próxima etapa será obtener el permiso municipal.

 

Queremos que sea un espacio propio pero también un lugar de encuentro para toda la gente que está haciendo una disciplina y no tenga cobijo.

 

 

Dedicaron un momento para agradecer especialmente a Silvio Moncany y a José Mogavero por la posibilidad de estar ensayando hace 8 años en el CEC N°802.

 

Por otra parte, el espectáculo del sábado contará también con un espacio para destacar a compañeros históricos como Daniela Rodríguez. Tanto Ariel como Rodrigo coincidieron que “es una de las personas más capaces de llevar adelante un movimiento popular desde lo artístico, desde lo ideológico, desde la generación de oportunidades y desde la nada. A fuerza de sangre y de ese sueño, de la posibilidad de ver eso que no está y convencer a un colectivo de que eso que no está, va a aparecer”.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.

Mustang Mustang Cloud - CMS para portales de noticias
CONECTAR
CREAR CUENTA