Policía Local: demora incomprensible en la mudanza hacia la nueva sede

Policía Local: demora incomprensible en la mudanza hacia la nueva sede

Las tareas concluyeron a fines del año pasado. No obstante, las flamantes oficinas sólo ven crecer telarañas y sirven de una suerte de lujoso depósito. Resta únicamente que desde La Plata llegue la confirmación del trámite de mudanza, sin embargo lo que parecía ser una cuestión meramente protocolar se ha demorado por meses, complicando las tareas y generando importantes gastos al Ejecutivo local.

Ignacio Cerdera

@nachocerdera

 

Sólo resta la mudanza. A primera lectura suena optimista, inminente. Sin embargo, esa misma frase fue vertida a mediados del 2018. Pasaron exactamente cinco meses y nos encontramos en el mismo estado de situación. Las obras en un galpón ubicado en la zona del barrio Pickelado se encuentran culminadas desde ese entonces, pero la policía Local sigue funcionando en el primer piso del edificio de la comisaría Primera, con todo lo que ello implica.

 

Un poco de historia

 

Esa división de la policía Bonaerense fue creada hace ya varios años, cuando Daniel Scioli se encontraba al frente de la provincia de Buenos Aires. Se dio en el marco de una reestructuración de la policía Bonaerense que dio lugar, por ejemplo, al aún vigente Comando de Patrullas. También había ubicado a Olavarría como cabecera de una suerte de Jefatura Departamental, algo que no tuvo igual suerte y fue abolido con la vuelta al viejo mapa y, por ende, se volvió a depender de Azul.

 

 

Lo concreto es que en ese marco se originó una fuerza de neto carácter preventivo, tal cual era anunciada. El rango característico, la presencia en la calle, sea caminando, en bicicleta o en moto. Sin embargo, para contar con la misma se tenía que rubricar un acuerdo entre el Municipio y el Ministerio de Seguridad, y Olavarría así lo hizo y la primera camada de agentes pudo verse durante el segundo semestre del 2015.

 

Esa suerte de contrato obligaba al municipio a encargarse del lugar donde debía funcionar y fue allí que comenzó una búsqueda de donde alojarla. Los rumores fueron varios, inclusive en un momento ganó peso la versión que la ubicaba en el corralón del barrio Pueblo Nuevo, sin embargo, y para sorpresa de propios y extraños, el lugar elegido fue el primer piso del histórico edificio de la comisaría Primera.

 

 

Ese mote no es casualidad. La comisaría Primera se encuentra allí de manera oficial desde mayo de 1930, aunque hay registros de años anteriores, siendo testigo del crecimiento de la ciudad. Ese crecimiento se tradujo también en verse rodeada de otra serie de dependencias policiales llegando a un punto de colapso.

 

“Polo policial”

 

El edificio ubicado sobre Belgrano a metros del Almirante Brown podría denominarse tranquilamente como polo policial, trazando un paralelismo con el judicial que está en obras en el microcentro local. La referencia va al hecho de contar en un solo sitio con múltiples dependencias.

 

 

Es que allí funcionan, además de la comisaría Primera, el servicio de atención de emergencias, la policía Científica y, el motivo de esta nota, la policía Local en el piso superior. Esa referencia también se explica que allí, entre otros trámites propios de comisarías, también se realiza la inspección de automotores y sólo a pocos metros tienen sus oficinas la Jefatura Distrital y el Comando de Patrullas.

 

Es por ello que las complicaciones son mayúsculas y atentan contra una normal atención. Quizás el caos vehicular es el principal ejemplo. Allí se pueden ver autos siniestrados o secuestrados, pero también los patrulleros, ocasionándose severas complicaciones cuando no pueden encontrar donde estacionar, viéndose frecuentemente dobles filas.

 

 

La nueva sede

 

Es planteado todo este panorama que se entiende aún menos por qué todavía no se concretó el traslado de la policía Local a su sede ya culminada. La actual sirve también como punto de inicio de jornada. En otras palabras, allí concurren todos los efectivos y desde ese sitio se van a los puntos que les corresponde patrullar, sea a pie o a bordo de algún rodado.

 

 

Significa aliviar ese punto de la ciudad en todo sentido, ya que el galpón ubicado en el barrio Pickelado cuenta con un predio que puede servir fácilmente de estacionamiento no sólo para patrulleros, sino también para los vehículos particulares de los funcionarios. Además dotaría de un movimiento y presencia policial a un sector de la ciudad que lo ha reclamado en numerosas oportunidades.

 

De más está mencionar la comodidad de las nuevas instalaciones, pero hay otro punto que no puede ser eludido y que el estado actual también ocasiona un perjuicio económico al Ejecutivo local, ya que es el que costea los gastos mensuales de alquilar un domicilio -en este caso un hotel- a jefes foráneos. La situación radica en que el primer piso de la comisaría Primera fue históricamente el sitio de alojamiento para los comisarios que no cuentan con domicilio en la ciudad.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.

Las más Leídas en Infoeme

  • imagen mas leída
  • imagen mas leída
  • imagen mas leída
  • imagen mas leída
  • imagen mas leída
Mustang Mustang Cloud - CMS para portales de noticias