La Navidad de Adrián y su “súper arbolito”

La Navidad de Adrián y su “súper arbolito”

La historia del lomanegrense que vive la Navidad como si estuviera dentro de una película norteamericana.  Definitivamente el Grinch no logrará su objetivo mientras Adrián Di Dino fomente el espíritu navideño en su localidad.

Adrián Di Dino tiene 41 años, está casado con Vanesa y tiene dos hijas, Abril de 7 y Sofía de 2. Vive en Loma Negra y trabaja en la fábrica Losa. En esta época de Fiestas lo más importante para él es esparcir el espíritu navideño en la localidad. El Grinch no podrá robarse la Navidad esta vez.

 

Su entusiasmo contagia. Diciembre no es un mes más para Adrián que junto a su familia fomentan el amor por la Navidad. Esta pasión surgió desde siempre: “mi vieja siempre me lo inculcó”e incluso contó que “tengo adornos desde el día en que nací en 1977”. Desde ese año en adelante siempre armaron el árbol y le fueron agregando figuras.

 

Pensemos el árbol de la familia Di Dino en números: mide 2, 10 metros de alto y 1,50 metros de diámetro. Tiene más de 500 adornos y 1500 luces Led. Y no solo eso, Adrián le construyó una “casita de cristal” con unas 1000 luces más. Ah, y el árbol gira.   

 

 

“Hace más de 20 años que lo tengo. Es un árbol muy frondoso, estilo canadiense. En un principio lo armábamos en Sierras Bayas donde teníamos una despensa”, contó.

 

Después Adrián se mudó a Loma Negra y la cuestión se puso un tanto difícil. “Se me complicaba porque el lugar no es muy grande, así que antes de que nacieran las nenas lo que hacíamos era desarmar el comedor y nos amontonábamos durante un mes en la cocina con mi señora”, describió.

 

Luego llegaron Abril y Sofía y “recién el año pasado lo pude volver a armar. Estuve como cinco años sin armarlo. Pero la tenacidad de Adrián pudo más. Fue así como decidió construir una “casita” al costado de su vivienda.

 

 

“Compré maderas y le hice el frente de acrílico para que se pueda ver”, afirmó y resaltó que Vanesa lo acompañó en todo ese proceso: “imaginate que me gasté todo el aguinaldo en comprar los materiales”.

 

Además el árbol gira ya que Adrián se encargó de idear un dispositivo mecánico. “Renegué varios años porque no quería girar. No había manera. Le hice una base redonda en madera y le puse un motor abajo. Cada año probaba con un motor distinto, este año funcionó con uno de lavarropas”.

 

Y como si fuera poco, minutos después de las 20 se prende solo con música de villancicos.  

 

 

Para Adrian es una época de luz, paz y bondad. “Es lo que intento inculcarle a mis hijas, y me gusta ponerle un poco de color a la localidad”, resaltó.

 

Contó que siempre le apasionaron las películas norteamericanas. “Daría cualquier cosa por estar ahí en Navidad. Es increíble lo que logran para las Fiestas y es maravilloso que lo puedan hacer. Acá es muy caro. Vas a comprar una tirita de 100 luces Led y te sale una fortuna”.

 

Durante este mes, Adrian y su hija más grande, disfrutan de cuanta película navideña puedan ver. Y sueñan con una Navidad con más color en la ciudad.

 

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.

Las más Leídas en Infoeme

  • imagen mas leída
  • imagen mas leída
  • imagen mas leída
  • imagen mas leída
  • imagen mas leída
Mustang Mustang Cloud - CMS para portales de noticias