Miércoles 16 de Junio 2021 - 13:54hs
Miércoles 16 de Junio 2021 - 13:54hs
Olavarría

Preocupación por un cohete chino fuera de control

Este fin de semana regresarán a la Tierra los restos del cohete chino Long March 5B, después de haber permanecido en órbita desde la semana pasada, en el marco de una misión del país asiático para construir su propia estación espacial para finales del 2022. Por estos momentos hay preocupación ya que está fuera de control y frente a eso algunos expertos han especulado sobre el lugar y la fecha exacta del retorno.

Este fin de semana regresarán a la Tierra los restos del cohete chino Long March 5B, después de haber permanecido en órbita desde la semana pasada, en el marco de una misión del país asiático para construir su propia estación espacial para finales del 2022. Por estos momentos hay preocupación ya que está fuera de control y frente a eso algunos expertos han especulado sobre el lugar y la fecha exacta del retorno.

Aunque la mayoría de las piezas se pierden en la atmósfera antes de impactar en la superficie terrestre, los objetos más grandes como cohetes pueden sobrevivir al reingreso y potencialmente llegar a áreas pobladas.

Mike Howard, portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos, aseguró en un comunicado que el “punto exacto de entrada a la atmósfera de la Tierra" aún no puede establecerse, mientras algunos medios de comunicación de Estados Unidos  comunicaron que se prevé que la fecha exacta sea el próximo 8 de mayo. Al mismo tiempo, agregaron que el Escuadrón de Control Espacial Nº18 de ese país entregará actualizaciones diarias sobre la ubicación del cohete por medio del sitio web Space Track.

De acuerdo a lo informado por Pagina 12, la prensa china afirmó que hay "pocas" las probabilidades de que los escombros generen daños o pérdidas humanas una vez el cohete entre a la atmósfera “Se ha exagerado la noticia”, manifestaron.

Algunos expertos han planteado que la inclinación orbital del Long March 5B indica que el cuerpo del cohete podría pasar por una región ubicada al norte de Nueva York, Madrid o Pekín y al sur de Chile y Wellington en Nueva Zelanda.

Jonathan McDowell, del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard,  dijo a la CNN que no cree que la gente "deba tomar precauciones" y que "el riesgo de que haya algún daño o de que golpee a alguien es bastante pequeño. No es despreciable, podría suceder, pero el riesgo de que te golpee es increíblemente pequeño. No perdería ni un segundo de sueño por esto como una amenaza personal”.

Desde la NASA y el Pentágono han resaltado que por ahora nadie tiene la capacidad de determinar el lugar exacto donde ocurrirá el hecho. Coincidieron en que es probable que la estructura del cohete vuelva a entrar en la atmósfera terrestre el 8 de mayo.

La organización de investigación independiente y sin fines de lucro en California, The Aerospace Corporation, predijo en cambio que el tiempo de reingreso del cohete es el 9 de mayo a las 12:37-16:37 hora argentina-, con un error de margenes a ambos lados de unas 28 horas.

“El Mando Espacial de Estados Unidos conoce y rastrea la ubicación del Long March 5B chino en el espacio, pero su punto exacto de entrada en la atmósfera terrestre no puede ser precisado hasta horas después de su reentrada, que se espera alrededor del 8 de mayo”, sostuvieron los expertos a través de un comunicado.

McDowell detalló que en estos momentos no se puede establecer la zona donde caerían los escombros debido a la velocidad a la que viaja el cohete Long March 5B y que sería el océano la apuesta más segura sobre dónde aterrizarían.

“Si quiere apostar a dónde aterrizará algo en la Tierra, apueste por el Pacífico, porque el Pacífico es la parte más extensa de la Tierra. Es así de simple”, añadió el experto.

Por su parte, el portal SpaceNews advirtió que “será uno de los casos más grandes de reentrada descontrolada de una nave espacial y potencialmente podría aterrizar en un área habitada”.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin,  dijo que están rastreando los restos del cohete. "Lo estamos observando, lo estamos siguiendo tan de cerca cómo podemos. Pero es demasiado pronto para saber adónde irá y si hay algo que hacer", explicó.

China utilizó, el 29 de abril,  el cohete Long March 5B para lanzar parte de su estación espacial, desde la ciudad de Wenchang, en la isla sureña de Hainan, según la Administración Nacional del Espacio de China.

El cohete es de 32 metros de largo y cinco metros de diámetro. Y si bien es un tanque vacío, en un extremo tiene grandes motores de cohetes. Allí, hay varillas de metal largas y delgadas que formaban parte del sistema de suministro de combustible. Estas varillas son las que, debido a su forma, podrían quemarse al volver a entrar.

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.