Lunes 18 de Octubre 2021 - 1:30hs
Lunes 18 de Octubre 2021 - 1:30hs
Olavarría

Detectan el primer caso de síndrome anal inquieto en un paciente que tuvo Covid

Los expertos creen que podría ser un nuevo efecto secundario del coronavirus

Después de contraer coronavirus, un hombre de 77 años desarrolló un síndrome del ano inquieto, una enfermedad que podría estar vinculada con el coronavirus.

Se trata del primer caso y los expertos todavía no saben por qué ocurre. Aunque se cree que el síndrome del ano inquieto podría ser un nuevo efecto secundario del Covid-19.

El hombre dio positivo de coronavirus y fue internado en el Hospital de la Universidad Médica de Tokio tras dar positivo. Varias semanas después de recibir el alta, comenzó a sentir un malestar anal. Una colonoscopia reveló que presentaba hemorroides internas y los médicos terminaron por concluir que padecía el síndrome del ano inquieto.

Según dijeron los especialistas en BMC Infectious Diseases, el paciente presentó “un malestar anal profundo e inquieto, aproximadamente a 10 centímetros de la región perineal. Se observaron las siguientes características en la región anal; la necesidad de moverse es esencial, empeorando con el descanso, mejorando con el ejercicio y empeorando por la noche”.

“Los hallazgos neurológicos, incluidos el reflejo tendinoso profundo, la pérdida de la sensibilidad del perineo y la lesión de la médula espinal, no revelaron anomalías. No se confirmaron milicias diabéticas, disfunción renal y estado de deficiencia de hierro”, agregaron los especialistas en su descripción del cuadro tratado.

El síndrome anal inquieto es una variante del RLS, que también se ha relacionado con una pequeña cantidad de casos de COVID-19. El RLS es un trastorno por el cual una persona tiene la urgencia de mover las piernas para detener algunas sensaciones como picazón, ardor u hormigueo.

El nuevo síndrome es una enfermedad común que afecta al sistema nervioso y se puede dar también en los brazos, piernas, cara y pecho. Esta enfermedad provoca un impulso abrumador de mover las piernas junto con una sensación desagradable de gatear o arrastrarse.

El paciente de 77 años mejoró tras un tratamiento diario con clonazepam, un medicamento utilizado para tratar los trastornos convulsivos y los trastornos de pánico.

Respecto a la relación del síndrome del ano inquieto con el Covid-19, los científicos explicaron que los efectos neuropsiquiátricos a largo plazo del coronavirus aún no se comprenden completamente y aún no está claro cómo el coronavirus causa estos efectos.

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.