Loma Negra Barker: un conflicto que muestra la historia de un pueblo

Los trabajadores ya confirmaron que 300 personas se fueron de las localidades. El riesgo del cierre sigue latente: los que acuerdan se van con sus familias y su vida a reconstruir. La lucha de los hijos de aquellos padres que despidieron en 2001. Los que sobrevivieron y los que vivieron en un “pueblo fantasma”. “El silencio puede ser ensordecedor” dijeron a Infoeme, que estuvo en el lugar.

Alexis Grierson

@alexisdechillar

 

“El pueblo tiene el poder, pero sólo si nos unimos, seremos capaces de todo” reza una bandera en una carpa fuera del ingreso a la planta de Loma Negra ubicada en la localidad de Villa Cacique – Barker. La lucha no es sólo de los más de 200 trabajadores de la empresa que, cuentan, tienen el récord de haber sido despedidos dos veces: es la lucha de un pueblo donde habitan 5 mil personas y donde este tema es de lo único que se habla.

 

 

Infoeme viajó especialmente a conocer a los protagonistas de esta historia. “Es hasta insano para nosotros. Vamos a la panadería, hablan del conflicto, vamos a ver fútbol y lo mismo. Vamos a un cumpleaños y es el tema. No se habla de otra cosa y en algún punto es contraproducente” contó Marcos.

 

 

Barker es un pueblo tranquilo, donde muchos decidieron, ante la estabilidad de un trabajo, de un ingreso fijo, de beneficios sociales, vivir allí para toda su vida. Formar familias, comprar casas y quedarse a proyectar. En palabras de los vecinos: un pueblo para que los niños se críen en libertad.

 

 

El contexto es particular: si bien hay familias que se dedican a otros rubros, la economía está rodeada completamente por la producción minera que genera Loma Negra. Tal como pasa en muchos pueblos dependientes de una sola actividad, la minería generó que la cultura y lo social esté rodeado por el trabajo.

 

Historia de varias generaciones (hasta 3, en algunos casos) que trabajaron en la planta. Hoy, con algunos jóvenes que comparten el trabajo con su padre. Todos, atravesados por el conflicto.

 

 

Y con un conflicto que derivó en primera instancia de retiros voluntarios y traslados a otras plantas ubicadas en varios puntos de la Provincia y el país. Como el caso de Alejandro, de 44 años, que está casado y tiene una hija. “No aguanté el primer paro” nos dijo, con una tranquilidad de saber que la decisión estaba tomada.

 

Infoeme llegó a la localidad justo cuando un camión de mudanzas capitalino sorprendía la tranquilidad de una mañana lluviosa. El destino era Cañuelas, donde la empresa tiene una planta. De hecho no se iba solo: además de su familia, algunos compañeros tomaron la misma determinación, incluso con el dolor de tener que reconstruir sus vidas. Con las parejas, hijos, todos deben adaptarse a las nuevas condiciones.

 

 

Alejandro tuvo un poco más de suerte: tiene familia en Cañuelas y la idea hacía tiempo que le rondaba en la cabeza.

 

También las decisiones pueden ayudar: al ser varias familias, con un solo camión de mudanzas alcanzaba, lo cual permite ahorrar en el gasto del traslado, entre otras cuestiones.

 

La sensación de Alejandro es la de todos los trabajadores. Los finales son distintos: todos sienten inestabilidad pero de fondo necesitan mantener las fuentes laborales. Sin querer salir en las fotos, pero con una larga charla, señaló algo que se transformó en moneda corriente en el mundo que vivimos: “tengo 44 años, si me quedo sin trabajo soy descartable en el ámbito laboral”.

 

Pese a todo eligió ser positivo y más allá del aviso de la empresa que cerraría las instalaciones, cree que habrá acuerdo y seguirá funcionando, aunque en el camino “habrá muchas bajas, despidos, y muchas situaciones muy malas”.

 

 

El posible cierre de la planta, también es tema de conversación en los comercios: las charlas son tan profundos, que no tienen miedo en señalar el riesgo que significaría el cese de la actividad. Cual dominó, muchos comercios seguirían los mismos pasos. En la charla con los trabajadores, el cierre de un local de venta de electrodomésticos ganaba notoriedad: “si vive con lo que nosotros compramos, con los planes de pago, sacamos siempre ahí, salvo alguna cosa siempre compramos. Si nos quedamos sin trabajo, ¿cómo vive esa gente?”.

 

El conflicto llega tan lejos, que de a poco se empiezan a entender los conceptos como “pueblo fantasma”: la posibilidad, concreta, del cierre de una de las dos escuelas de la localidad. Hay un antecedente, incluso. Con el cierre de la planta en la crisis de 2001, una de las dos instituciones educativas tuvo que paralizar la actividad por falta de matrícula.

 

“Ya se siente la falta de esta camada de chicos que se fueron”. A mano, contaron 300 personas que se fueron tras acordar traslados, entre trabajadores y sus familias.

 

El conflicto tiene un foco claro, donde ni trabajadores ni lugareños dudan: está en juego la supervivencia del pueblo. Temen que se vuelva un “pueblo fantasma”.

 

 

La frase es contundente y adquiere una literalidad que asusta. Trabajadores más experimentados, como Walter de 57 años (y que vivió los dos cierres de la fábrica) señalaron lo duro que podía ser pasar una fiesta en Villa Cacique – Barker. “Un año nuevo acá era imposible, no había nadie” dijo. Los comercios cierran, no hay vecinos, no hay movimiento. Solo sus presencias.

 

 

Incluso, Walter rompió en llanto ni bien comenzó a hablar. Todo un mensaje del presente que vive los trabajadores. “Esto no es una entrevista, es un desahogo” dijeron casi al unísono Marcos y Sebastián, otros entrevistados.

 

Otro de los trabajadores, que cebaba mates en una entrevista que Infoeme publicará este miércoles, graficaba al pueblo fantasma con una frase que caló hondo. “El silencio es ensordecedor”.

 

En el viaje, este medio dialogó también con Julio Marini, intendente de Benito Juárez (localidad del Partido al que pertenece Barker) y dejó una frase de apoyo más que contundente: “siempre voy a estar con estos trabajadores y con la localidad, pase lo que pase”. Mientras tanto, las negociaciones avanzan.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.

Mustang Mustang Cloud - CMS para portales de noticias
CONECTAR
CREAR CUENTA