Revelan intimidades y una frase tremenda de Máximo Thomsen en la cárcel | Infoeme
Miércoles 24 de Abril 2024 - 9:27hs
Miércoles 24 de Abril 2024 - 9:27hs
Olavarría

Revelan intimidades y una frase tremenda de Máximo Thomsen en la cárcel

Las autoridades del Servicio Penitenciario Bonaerense y los familiares del joven condenado a prisión perpetua por el crimen de Fernando Báez Sosa temen que tome una drástica decisión.

Cuentan que Máximo Thomsen se la pasa llorando en la cárcel. Que está todo el día leyendo la Biblia. Que no se habla con el resto de los rugbiers. Y que dice que nadie lo quiere y que su vida ya no tiene sentido.

Las autoridades del Servicio Penitenciario Bonaerense y los familiares del joven condenado a prisión perpetua por el crimen de Fernando Báez Sosa temen que tome una drástica decisión y atente contra su vida. 

"Nadie me quiere, mi vida no tiene sentido", le escucharon decir a Thomsen en la cárcel. El joven padece una fuerte depresión y entre las autoridades "hay temor de que pueda suicidarse".

"Thomsen la pasa llorando y leyendo la Biblia", contaron fuentes del Servicio Penitenciario. Y confirmaron que se produjo un distanciamiento con el resto de los rugbiers. 

En las últimas horas se encendió una luz de alarma por el estado de salud que atraviesan los ocho rugbiers condenados por el crimen de Báez Sosa, sobre todo aquellos que recibieron prisión perpetua.

Fuentes penitenciarias revelaron que "los ocho están con una medida de resguardo de integridad física por miedo a que se lastimen ellos mismos por la depresión que padecen", al tiempo que indicaron que "hay temor de que puedan suicidarse".

Desde que fueron detenidos por el asesinato de Báez Sosa hasta la actualidad "jamás se pelearon a golpes de puño", porque los guardias los tenían "bien custodiados".

Máximo Thomsen, Luciano y Ciro Pertossi, Enzo Comelli y Matías Benicelli fueron condenados a prisión perpetua por homicidio doblemente agravado por premeditación y alevosía.

En tanto, Lucas Pertossi, Ayrton Viollaz y Blas Cinalli recibieron la pena de 15 años de prisión por el mismo delito, pero se les endilgó una participación secundaria.

El grupo de ocho rugbiers se mantuvo siempre unido a lo largo de estos tres años desde el momento del crimen a tal punto que la estrategia de defensa fue una pese a que durante el juicio surgió que algunos estaban más comprometidos que otros en la acusación. Sin embargo, tras la dura condenada, la relación entre los rugbiers se rompió. 

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.