Viernes 30 de Julio 2021 - 22:34hs
Viernes 30 de Julio 2021 - 22:34hs
Olavarría

Myriam Ayalef, la mujer que pone su casa para alejar a los chicos de la droga

Desde su hogar la olavarriense dialogó con Infoeme y contó sobre su lucha por un futuro mejor para los jóvenes de su barrio.

Myriam Ayalef es una vecina olavarriense, mamá de 8 hijos. El barrio la conoce y más de una vez, quien necesitó ayuda, supo que en “La Casa de Myriam” la iba a encontrar. Desde su hogar, ofrece un espacio de contención para las niñeces y adolescencias a través de las diferentes actividades. Su lucha es que “no discriminen a los pibes” por ser del Barrio Lourdes o la “Escuela 6”.

Por “La Casa de Myriam” han pasado muchas historias de vida, la mayoría de ellas atravesadas por las adicciones. “La mayoría fuman porros”, explica y agrega que también algunos de ellos consumen pastillas. Este consumo, por parte de las personas a las que ha cuidado, ha ocasionado que más de una vez, su hogar se encuentre en el medio de situaciones de conflicto.

La adicción, relata Myriam, hace que “utilicen armas o roben” y señala que por esto “más de una vez han sido han sido atacados por la policía que los corre y les pega”. Estos chicos, en su mayoría adolescentes, reciben asistencia de Servicio Local pero desde allí “los internan en un hogar y se vuelven a escapar”, afirma la mujer.  

El año pasado llegó a tener en su casa a 14 chicos más tres hijos, que conviven con ella. Todos la ayudaban en su emprendimiento de cocina, en el que elabora pasteles y tortas fritas, pero terminó "cuando se involucraron en un enfrentamiento muy grande". "Casi se matan dos de estos pibes”, recuerda. En esta situación Myriam decidió llamar a Servicio local y dejó de asistir a los jóvenes del barrio, algo que le dolió mucho porque conoce “las realidades de los pibes”.

Ahora asegura que permitirles ingresar a su casa “tampoco fue buena idea” y justifica su pensamiento aludiendo a que, en más de una ocasión, le faltaron pertenencias, algo que la “desanimó” y la “frustró”. Aunque inmediatamente volvió sobre sí: “La vida les ha pegado tan fuerte, que solo aprendieron hacer y hacerse mal”.

El edificio propio

Hace ocho años comenzó a proyectar tener un edificio propio, para poder ayudar a todas las personas que buscaran asistencia en su casa y así “poder tener un espacio donde hacer actividades con niños y adolescentes”, expresó.

El edificio, se está construyendo en el patio de la casa de Myriam y este año después de tanto esfuerzo, pudo techar y ahora va por el contrapiso. Ante este escenario admitió que en el camino “muchas personas han ayudado”, incluso hasta el municipio hizo su aporte.   

Su ayuda para con el barrio también la lleva adelante con el aporte de otras instituciones como Red Puente y Casa Valeria, con quienes comenzaron a dialogar para poder realizar acciones concretas en conjunto.

Ella imagina “La Casa de Myriam” como un lugar donde los más “chiquitos” puedan llevar adelante “actividades recreativas y tomar la merienda”. Aunque por ahora solo hacen fútbol en la “canchita del barrio”.

Una vez más, como en varios momentos de su relato, reivindica que intenta alejarse de los “pibes” porque ella no está “capacitada para trabajar con ellos frente a las adicciones”, pero no sabe qué hacer porque ellos reconocen que La Casa de Myriam, es un hogar de contención.

Todas las personas que quieran ayudar a que Myriam pueda terminar el espacio físico del cual será protagonista el barrio y además quieran acompañarlas en algunas de las actividades que realiza, como el Día de las Infancias, que está pronto a celebrarse, pueden comunicarse al 2284-238864. En este momento se encuentra recolectando juguetes y ropa para niños y adolescentes.

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.