Jueves 29 de Julio 2021 - 21:12hs
Jueves 29 de Julio 2021 - 21:12hs
Olavarría

Olavarría genera cerca de 7 toneladas de residuos patogénicos por mes

"Los desechos patogénicos son los más peligrosos, y tienen que tener un tratamiento particular para poder descontaminarlos", expresó el Licenciado Rubén Donalisio.

Por Gastón Rodriguez

grodriguez@infoeme.com.ar

Entre las muchas cuestiones que son necesarias atender desde el sistema de salud existe una que debe ser tratada con especial cuidado: los residuos patológicos. Para conocer detalles sobre cómo se maneja esta cuestión en Olavarría, Infoeme dialogó con Ruben Donalisio, Licenciado en Diagnostico y Gestión de la Facultad de Ciencias Ambiental, quien sostuvo que estos residuos “son los materiales de descarte producidos en unidades sanitarias, que son extremadamente peligrosos debido a que pueden estar infectados con enfermedades”.

Actualmente Donalisio trabaja en el Centro de Investigaciones de "Estudios Ambientales" como Gestor ambiental y hace varios años que aplica sus conocimientos en la Provincia para mejorar la clasificación de residuos de los establecimiento de la salud, generar un beneficio económico a la administración y otorgar mayor seguridad al personal. Actualmente, trabaja en un importante proyecto que involucra a Olavarría, Rauch, Balcarce, Mar del Plata, Tapalqué, Laprida, Necochea, Lobería y Azul.

"En la ciudad de Olavarría durante el año 2020 se desecharon seis toneladas de residuos por mes", Ruben Donalisio.

El especialista diplomado en Gestión Integral de residuos de Establecimiento de la Salud, explicó que “en la ciudad de Olavarría durante el año 2020 se desecharon seis toneladas de residuos por mes que corresponde a hospitales públicos, en función a lo que genera la ciudad se suele calcular 1 kilo y medio de desechos por personas". Sin embragó, según los datos oficiales de las empresas lo que generó la ciudad fue un total de 73.714 kilos de residuos durante el año pasado. Mientras que durante el 2021, se desecho un promedio de 6963 kilos por mes.

"La ciudad de Olavarría en comparación a otros distritos de la Provincia de Buenos Aires se encuentra en una buena situación, aunque esto no descarta que se pueda reducir aún más la cantidad de residuos patogénicos que son desechados", aclaró Donalisio.

En relación a estos residuos, el experto, que es docente en la Universidad nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, explicó que al ser “los más peligrosos tienen que pasar por un tratamiento particular para poder descontaminarlo”. “En este aspecto la ley dice que hay que esterilizar y destruir”, agregó. 

Sobre el origen de esta ley 11.347/92 de Tratamiento, Manipuleo, Transporte y Disposición Final de Reiduos Patogénicos, Donalisio indicó que determinados eventos históricos obligaran al personal de salud a tomar mayor conciencia sobre qué tratamiento realizar con los residuos sanitarios. En relación a esto, destacó que “el evento epidemiológico mundial que impuso nuevos conceptos fue el de VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana), en la década del 80”.

“Hasta ese entonces los hospitales tenían materiales reutilizables, desde los sueros hasta los camisolines y los guantes, y estas enfermedades estaban estigmatizadas, se pensaba que sólo era una enfermedad de los gays, por eso no se tomaban las medidas de seguridad necesarias”, consideró al tiempo que relató que “en aquel tiempo, entre otras cosas, para una transfusión de sangre se reutilizaban las mismas agujas en distintos pacientes".

Fue a partir de este hecho que se generó una legislación para el tratamiento de estos residuos. En el caso de Argentina los pasos a seguir son tres: incineración, autoclave y microondas. "El relleno sanitario también es considerado como un tratamiento, pero hay residuos patógenos que no son degradados”, aclaró Donalisio.

Con respecto a esto, el especialista detalló que la legislación de la provincia de Buenos Aires permite dos salidas para  el tratamiento de estos residuos, “una es que la misma institución se haga cargo de su propio proceso y otra es contratar una empresa que se encargue de retirarlos, estabilizarlos y transformalos en un relleno sanitario”.

El especialista señaló que actualmente trabaja en un proyecto llamado "Mejora de la Gestión de Residuos en Hospitales de la PBA" del programa de "Universidad Desarrollo Local" de la Secretaria de Políticas Universitarias, y destacó que "el propósito es que se pueda reducir la cantidad de residuos a gran escala".

Mientras que los municipios como Rauch, Laprida, Trenque Lauquen y Tapalqué ya tienen sus propios incineradores de residuos patogénicos, en el caso de Olavarría, el sistema  sanitario contrató una empresa de Mar del Plata que se encarga de recolectar y realizar el tratamiento por el método de autoclave.

Según detalló el profesional, el método consiste en “una bóveda que trabaja con vapor de agua a una temperatura de 120 grados a presión, que hierve los residuos y los esteriliza para que sean aptos para tirarse a un relleno sanitario”, y aparte de eso destacó que “son absolutamente todas las bolsas rojas del sistema público de la ciudad de Olavarría las que pasan por este proceso”.

Lo que hace a estos residuos tan peligrosos –y lo que obliga a implementar un tratamiento tan riguroso- es que son “cultivos microbiológicos”. En este sentido, el especialista aclaró que hay que tener especial cuidado con “los elementos corto-punzantes como las agujas u otros que tengan una enfermedad que no haya cura o que sea mortal, como la fiebres hemorrágicas, y aquellos residuos de enfermedades que puedan ser vectorizables como las plagas y el hantavirus”.

En relación a esto, Donalisio explicó que los municipios podrían disminuir la cantidad de residuos “entendiendo cuáles son los más peligrosos”. 

"Generalmente los establecimientos de salud, ante la duda, tienden a tirar la mayoría de sus desechos en bolsas rojas, antes de equivocarse y lanzarla en la que no corresponde", Ruben Donalisio.

“Generalmente los establecimientos de salud, ante la duda, tienden a tirar la mayoría de sus desechos en bolsas rojas, antes de equivocarse y lanzarla en la que no corresponde, el objetivo en este aspecto es el de optimizar la cantidad para que el costó sea menor”, y destacó que “ya convivimos con varios patógenos en lo cotidiano, es parte de la naturaleza, lo importante es tomar noción de cuales son peligrosos para la sociedad”.

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.