Miércoles 16 de Junio 2021 - 5:09hs
-1°
Miércoles 16 de Junio 2021 - 5:09hs
Olavarría
-1°

A 6 años del Ni Una Menos: qué cambió en Olavarría

Ante un nuevo aniversario del día que cambió la historia de nuestro país, Infoeme dialogó con la licenciada en Comunicación Florencia Caro de Luca, referente del Frente Ni Una Menos, quien hizo una analisis de todo lo que ha cambiado en la ciudad después del 3 de junio de 2015.

Foto: Florencia Caro de Luca

Por Luciana Pedernera

lpedernera@infoeme.com.ar

 

3 de junio de 2015. Ocho mil personas ocupan varias cuadras de la ciudad, miles y miles de personas a lo largo de todo el país. El femicidio de Chiara Páez, asesinada por su novio en la localidad de Rufino, en la provincia de Santa Fe el domingo 10 de mayo, marcó el comienzo de la historia. Todas dijeron basta, el grito fue ensordecedor.

En nuestra ciudad un grupo de personas autoconvocadas desde diferentes espacios políticos e institucionales adhirieron a la convocatoria nacional y marcharon por Olavarría.  Este jueves se cumplen seis años de aquel día, motivo por el que Infoeme dialogó con la licenciada en Comunicación Florencia Caro de Luca, referente del Frente Ni Una Menos.

El femicidio de Chiara fue un estallido que provocó un dolor punzante en el pecho. “Coincidió y se dio en un momento en el que las mujeres necesitábamos manifestarnos”, expresó Caro de Luca. Según se desprende de sus palabras, en aquel momento se tornó urgente “trabajar juntas, escucharnos, mirarnos, reconocernos en la otra”.

A raíz de aquella marcha del 3 de junio nació Ni Una Menos, hace seis años, como una organización para albergar la “pluralidad, diversidad de voces y espacios de representación”. “Y eso se sigue sosteniendo en el tiempo, es un espacio sumamente heterogéneo”, sostuvo la militante.

Sobre ese origen, la referente advirtió que la motivación a la convocatoria también tenía que ver con “las desigualdades y las violencias que recibimos las mujeres, que no eran nuevas”.

Foto: archivo, Florencia Caro de Luca

En estos últimos seis años en Olavarría se crearon muchos espacios feministas desde diferentes organizaciones, agrupaciones y sectores, cosa que tuvo “una repercusión directa en las políticas públicas que el estado municipal generó después”.

Esto se vio reflejado en la creación de la Dirección de Políticas de Género, el Programa de Salud Sexual y Reproductiva, la adhesión a la Ley Micaela, la prohibición de los concursos de belleza impulsada por el Frente Ni una Menos.

También se aprobó una ordenanza para que todos los comercios tengan expuesta la cartelería de abordaje a situaciones de violencia de género. “Los feminismos de nuestra ciudad marcaron agenda en relación a las políticas públicas que sentimos que eran necesarias implementar en nuestra ciudad”, opinó.

El trabajo del Frente Ni Una Menos busca incidir en la generación de políticas públicas con perspectiva de género y pretende visibilizar tipos y modalidades de violencia que hasta hace pocos años estaban “extremadamente naturalizadas”.

 

La pandemia y el trabajo desde el frente

“En cualquier situación de crisis social, el sector más vulnerado siempre son las mujeres”, señaló Florencia Caro de Luca. En el medio de un contexto de pandemia, las largas jornadas de trabajo les “arrojó” a las mujeres la responsabilidad –tradicionalmente “feminizada”- de las tareas de cuidados y en simultáneo el trabajo formal que generó una “carga mental”.

Además, el contexto de emergencia sanitaria, ocasionó que  “muchas mujeres quedaran encerradas en su casa con la persona que las violenta”, lo que generó “una dificultad para pedir ayuda en situaciones de violencia”.

Fue en este escenario que el espacio Ni Una Menos también se vio afectado, las reuniones del espacio tuvieron que empezar a ser virtuales, lo que “generó un agotamiento”.

De todas maneras, aclaró que las mujeres atravesadas por situaciones de violencia “no sólo no dejaron de comunicarse con nosotras sino que se comunicaron más”. Según contó la militante, para el frente fue la “tarea más ardua”.

A su vez, luego de haber acompañado a muchas mujeres en sus momentos más difíciles, asegura que “hay un clima social de acompañamiento a la persona que quiera denunciar”. “Hoy por hoy –continuó- casi cualquier mujer que quiera realizar una denuncia sabe que en algún lugar va a encontrar gente que le crea, ese es el cambio de paradigma desde 2015”.

Florencia Caro de Luca aseguró que a ella el feminismo le “salvó la vida”, y en la misma línea aseguró que el Frente Ni Una Menos, “es un espacio de construcción, de abrazo y de tejido feminista”. “Es un espacio que amo y que marcó un antes y un después en mi vida. A partir de ahí todo lo que hacemos juntas, es para que las mujeres tengamos una vida mejor”, concluyó.

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.