Lunes 29 de Noviembre 2021 - 2:37hs
16°
Lunes 29 de Noviembre 2021 - 2:37hs
Olavarría
16°

Maradona: la necesidad de deconstruír a un ídolo

El primer aniversario de la muerte del astro del futbol coincide con la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, lo que brinda una gran oportunidad para cuestionar a una figura popular que muchos consideran como inequívoco representante de la violencia machista.

Por Federico Colmenero.

fcolmenero@infoeme.com.ar

 

Un día como hoy, pero hace un año atrás, todo el país se estremecía con una noticia que pasó a ser “histórica” casi desde el mismo momento de ser anunciada: Diego Maradona, el máximo astro del futbol, había muerto mientras dormía en su residencia privada en Dique Luján. Era el 25 de noviembre de 2020 y la causa de la muerte fue, según trascendió, una insuficiencia cardíaca que desembocó en un edema pulmonar.

 

Su funeral -que fue comparado con el de Carlos Gardel, Eva Perón y el de Néstor Kirchner - se llevó a cabo en la Casa Rosada y recibió todos los honores de funeral de Estado: el presidente Alberto Fernández declaró tres días de duelo nacional y fue tanta la gente que se acercó al evento que derivó en disturbios entre la Policía de la Ciudad y los fanáticos presentes.

 

Este jueves, en el pimer aniversario de su muerte, los homenajes no faltan: desde latinoamerica hasta Europa aprovechan la oportunidad para revindicar a quien fue -o es- ídolo de millones, y como no podía ser de otra manera, los mismos coinciden con la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, lo que aporta más controversia a una historia ya de por sí controvertida. Así como miles de seguidores dan la vida por el astro de futbol y los tatuadores siguen imprimiendo su imagen en la piel de multitud de personas, hay otra gran parte de la población -y que parece acrecentarse día a día- que lo constituyó como un emblema de los peores rasgos de una sociedad, principalmente como un símbolo de la violencia machista en todas sus formas.

 

Sin cuestionar su enorme “habilidad” -su genio, si se quiere- en lo deportivo, cada vez son más las personas que eligen “apartarse del fanatismo” que despierta Maradona para poner en relevancia su parte más oscura, que dada la situación, en donde la violencia de género demostró ser un mal tan arraigado en la sociedad y en la justicia, parece haberse constituido en una necesidad de primer orden.

 

Ya cuesta “aceptar” a ciertos ídolos tan inocentemente como antes, porque hay cosas que ya no se pueden romantizar ni obviar. Desde el video en que se lo ve agrediendo físicamente a Rocío Oliva hasta las denuncias por maltrato realizadas por la que fue su esposa durante décadas, Claudia Villafañe -quien en agosto del 2018 se animó a contar su duro relato- han contribuido a mostrar la cara mostruosa del futbolista de Villa Fiorito. “He sido y sigo siendo víctima de una de las peores formas de violencia de género que existen, una forma de violencia psicológica, emocional y destructiva, que tiene su peor costado en la repetición. Diego eligió el camino de la sistemática humillación a mi persona”, relató Villafañe en esa oportunidad.

 

Las últimas declaraciones en cuanto al tema fueron los fuertes relatos de Mavys Álvarez, la joven cubana que aseguró -entre otras cosas- que el futbolista la había violado.

 

Diego Maradona me violó mientras mi madre lloraba del otro lado de la puerta”, declaró Álvarez  ante la justicia en el marco de una causa por trata de personas a raíz de lo ocurrido en el año 2001, cuando ella tenía 17 años y, sin que pudiera salir sola ni supieran personas adultas de su familia, asegura que Diego la secuestró para traerla al país.

 

Ella realizó una declaración en Cámara Gesell junto al abogado Gastón Marano. La causa judicial está a cargo del juez federal Daniel Rafecas y los cinco acusados son parte del entorno que acompañó a la superestrella del futbol en Cuba. Mavys dice que su hija tiene 15 años y que la hizo recordar cuando ella tenía esa edad y conoció, a los 16, a Maradona en Cuba.

 

El historial de actitudes violentas y misóginas no termina ahí, por el contrario: a medida que uno más busca más se replican los “casos” o hechos que inequívocamente dejan al máximo futbolistade la historia argentina como digno de lo que parece haberse convertido para miles de personas: en un antiejemplo, un referente de lo que no se debe hacer, un ícono celebratorio -y legitimador- de todas las formas de violencia machista que pueden darse –y efectivamente se dan- en una sociedad.

 

De todas maneras, todavía es muy grande la cantidad de personas que aún se muestran reticentes a cuestionar al “Dios Maradona”. En la jornada de este jueves los actos, recordatorios y homenajes se extienden prácticamente hacia los cuatro puntos cardinales y abarcará lugares tan distantes como el estadio de Argentinos Juniors, en la Ciudad de Buenos Aires, hasta la cancha de Gimnasia y Esgrima en La Plata y el sur de Italia.

 

Habrá misas, se levantarán altares, se sumarán estatuas y gigantografías. Además se fijaron marchas y caravanas, como la que ya empezó en tierra napolitana, y a la que ya se sumaron más de 150 argentinos. También se descubrirá  una gran escultura de Alejandro Marmo en Salerno y otra estatua de bronce realizada por Doménico Sepe  -quien afirmó que para la obra proyectó a Diego “como a un dios griego”- frente al estadio de Nápoles. A eso se le suman muchísimos murales anónimos que lo han retratado en espacios públicos e intervenciones callejeras que enfatizan la “dimensión épica” del “Pibe de oro”.

 

 

Todos los clubes importantes del mundo han realizado sus honras y publicado mensajes en conmemoración de la fecha, pero ninguno hizo referencia a la parte más oscura de Diego que tantas personas y organismos ven como necesario revindicar: la del símbolo de cómo toda una sociedad puede hacer la “vista gorda” y oídos sordos a la violencia de género en sus diversas formas.

 

De alguna manera, parece imposible no ver en la figura “del Diego” la muestra maximizada de lo que pasa en lo micro, un antiejemplo necesario de revindicar: todos los casos de violencia de género que son invisibilidados y cuestionados -y, en algunos casos, hasta romantizados- por familiares, amigos y vecinos, encuentran en la controvertida figura del jugador su enorme arquetipo, el triste ejercicio colectivo de algo que también de réplica en lo individual, en lo vecinal y, muchas veces, hasta en lo jurídico… Nadie -o desde muy pocos sectores- se hizo mención a este oscuro historial en el momento de su muerte, periodo en el que prácticamente no se habló de otra cosa. Que hoy, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, se cumpla un año de su muerte parece una oportunidad que no puede dejarse pasar.

 

En su momento, el mundo de la política tampoco obvió la noticia: el presidente de Francia, Emmanuel Macron, el de México, Andrés Manuel López Obrador, el de Irlanda, Michael Higgins, el expresidente de Brasil Luiz Ignácio Lula da Silva, el de Bolivia, Evo Morales, el presidente de Liberia y exfutbolista George Weah, y hasta el papa Francisco hicieron públicas sus condolencias. De ese momento a esta parte, por una cosa o por otra, se siguió hablando de Maradona en casi todos los medios de comunicación con todo tipo de noticias y escándalos que persisten aún después de su desaparición. Hace unos pocos días confirmaron que a su cuerpo lo enterraron sin el corazón.

 

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.