Hogar Talleres Protegidos: “Esto se hizo con tres gobiernos distintos”

El Hogar de Talleres Protegidos se soñó desde 2004. La obra fue iniciada en marzo de 2016 e inaugurada en octubre de 2017. Pasaron tres intendentes y el sueño aún no se concretó. La referente de la asociación civil, Rosita Muia, habló con Infoeme y señaló que “esto no puede fracasar”.

El Hogar Talleres Protegidos se encuentra ubicado en avenida Ituzaingó N° 250. El proyecto fue pensado en 2004. Recién en el mes de marzo de 2016 fue iniciada la obra. En tanto el 6 de octubre de 2017 el edificio fue inaugurado. Desde esa fecha, espera la oportunidad para ser utilizado como residencia para personas con discapacidad.

 

Mientras tanto el edificio terminado y con capacidad para alojar a 16 personas aguarda ser habitado. La obra fue iniciada en marzo de 2016 con dos alas en forma de "L", dependencias adaptadas para discapacidad motora, que permitirá la residencia permanente a personas con discapacidad.

 

 

“Lo que falta es que vengan del Ministerio de Salud de la Provincia a habilitar el edificio. Hasta que ellos no lo habiliten nosotros no podemos hacer nada”, afirmó Rosita en una entrevista concedida a este medio y realizada en diciembre de 2018.

 

Meses después, la referente volvió a hablar con Infoeme y aseguró que “ahora si tenemos toda, toda, toda la papelería mandada desde hace 15 días más o menos. Nos pidieron documentación de los profesionales que van a estar, hasta los certificados de ética tuvimos que mandar”. El plantel estará conformado por un director/a, coordinador/a, asistente social, psicólogo/a y enfermero/a.

 

A medida que avanza la entrevista, Rosita se entusiasma y sueña en voz alta: “me imagino entrando de nuevo al lugar, con todos los chicos del taller conociendo el espacio”. Como en el día de la inauguración, aunque esta vez con la habilitación en mano.

 

 

La historia de un sueño

 

En el estatuto fundacional del Taller Protegido figura la intención de construir a futuro un Hogar. “Yo fui mamá fundadora de Corim y con los padres dijimos que íbamos a construir la morada definitiva de los que no tengan familia”.

 

Por el año 2004 y con Helios Eseverri como intendente, empezó a tomar forma el proyecto. En ese entonces el lugar donde iba a estar emplazado correspondía a unos terrenos ubicados frente al barrio CECO.

 

 

Ya durante el gobierno de José Eseverri, el lugar cambió. “Estamos contentos con el lugar que nos eligió José, porque esas 2 hectáreas son soñadas y podemos proyectar otras cosas para más adelante”.

 

El sueño lleva más de dos décadas. Rosita recordó que entre 2004 y 2005 tanto ella como otra madre viajaron a España donde se realizaron eventos a beneficio para costear el proyecto: “Trajimos 4700 euros. Fue la puntadita inicial”.

 

 

Pasaron muchos años y la recaudación de dinero siguió durante una Cena Solidaria realizada en 2013 a beneficio de la institución. En ese entonces -tras la retrocesión de las tierras en Ituzaingó Sur que fueron donadas a Talleres Protegidos- el municipio de José Eseverri licitó la obra de construcción del edificio.

 

Al cambiar el gobierno, el intendente Ezequiel Galli se comprometió a continuar con la obra, tal como estaba pautado, y fue incluida en la partida presupuestaria. 

 

El Hogar fue inaugurado en octubre de 2017 pero aún no ha logrado funcionar. El problema radica en que aún no tiene la habilitación formal por parte del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires.

 

“Tenemos mucha fe. Contamos además con el apoyo de la comunidad, eso te reconforta. Este año cumplimos 35 años y la gente sigue apoyándonos y creyendo en nosotros” señaló Rosita. Además, agradeció la preocupación de distintos sectores políticos que se interesaron en la obra: “Nosotros no le cerramos las puertas a nadie, si bien somos muy respetuosos del gobierno que nos está ayudando en este momento, pero el taller no tiene banderas políticas”.

 

 

El tiempo está después

 

Para la referente de la institución muchas veces los tiempos no son lo que desearían. “Tal vez se podría haber hecho antes pero yo no culpo a nadie. A veces los tiempos no son lo que uno quiere, es el momento y el país que nos toca”.

 

Rosita se declaró optimista y contó que el lema siempre fue “la contención y lograr que las personas sean felices. Ese es nuestro objetivo”. Son 70 las personas que concurren a la institución, trabajan muchísimo y venden lo que ellos mismos producen. “Pero no somos una empresa”, aclaró.

 

El valor, está para ella, en reconocer que “esto se hizo con tres gobiernos comunales distintos”. Y no dudó en indicar que “pienso que ningún gobierno nacional, ni provincial, ni comunal le ha dado realmente el lugar que corresponde a la discapacidad”.

 

 

Ahora, solo queda pensar hacia adelante. Seguir sumando voluntades y esperar al inspector del ministerio de Nación. Además, faltan algunos detalles que no son menores para una institución que nunca bajó los brazos: “nos falta comprar los matafuegos y cortinas que tienen que ser de blackout y que son caras pero es lo único que se puede poner. También nos falta vajilla y utensilios de cocina”.

 

Habrá que seguir esperando. Aunque tal vez, en un año de elecciones, los trámites se agilicen.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.

Mustang Mustang Cloud - CMS para portales de noticias
CONECTAR
CREAR CUENTA