Pamela Aguirre Leonetti, el recuerdo de su maestra de primaria y el Mundial de Escritura | Infoeme
Sabado 28 de Enero 2023 - 13:58hs
31°
Sabado 28 de Enero 2023 - 13:58hs
Olavarría
31°

Pamela Aguirre Leonetti, el recuerdo de su maestra de primaria y el Mundial de Escritura

Desde Uruguay, la olavarriense que se quedó con el primer puesto del certamen, recordó a su maestra Rita, que a temprana edad le inculcó el camino de la redacción y realizó un breve resumen sobre su recorrido por el periodismo en Argentina.

 

Por Luciana Pedernera

lpedernera@infoeme.com.ar

 

 

“Escribo más o menos desde los 10 años”, dice Pamela Aguirre Leonetti mientras sus ojos la invitan a mirar por la ventana que ilumina su rostro, y las manos van y vienen marcando ondas sobre su pelo que cae debajo de los hombros. En un ir y venir por su trayectoria, cuenta a Infoeme sobre su recorrido como periodista y la reciente obtención del 1° puesto en el octavo Mundial de Escritura.

 

Pamela es de Olavarría. Su mamá, su papá, abuelos, tíos, casi toda su familia transitan las calles de nuestra ciudad, la que ella hábito hasta sus 18 años cuando se fue a estudiar a La Plata traductorado de inglés. Se recibió y viajó a Buenos Aires, en busca de oportunidades laborales.

 

Pero el “bichito” de la escritura estaba en su ser. Siguió su instinto y respondió a su sentir. “Lo que más me gustaba era escribir y contar historias, estudié y me recibí en 2014”, recuerda y cuenta que el periodismo gráfico la llevó a conocer el periodismo narrativo y las historias de Leila Guerriero. “Quería hacer lo que hacia ella y fui un poco por ese lado”, afirma.

 

Este recorrido la entusiasmó y se presentó en un concurso de crónicas, de Nuevas Plumas, donde quedó semifinalista. Allí contó, con la sensibilidad de su escritura, una historia muy movilizante de Espigas.

 

Sin embargo, no se quedó con ello, siguió por otros rumbos y aposto a la televisión. “Entré a trabajar en Todo Noticias como productora, estuvo buenísimo porque adquirí mucha experiencia. No tenía nada que ver con la gráfica y la escritura”, indica.

 

Pero esto, “no daba para más”. Había nacido su hijo, era bebé, y con su marido plantearon la necesidad de “una vida más tranquila”. Allí empezó la búsqueda de  opciones para encontrar tranquilidad. “Habíamos venido a La Paloma (Uruguay) de vacaciones y decidimos probar”, relata y admite: “El primer año costó bastante, pero ahora ya estamos”.

 

 

El Recuerdo de Rita

 

Rodeada de libros, en su cuarto de escritura, mira hacía el eucaliptus que está del otro lado de la ventana y recuerda: “Siempre me gustó escribir y leer, pero a los 10 años tuve una maestra que se llamaba Rita que le encantaba la literatura”.

 

Fue ella, Rita, su maestra de la Escuela Cristiana Evangélica (ECEA), quien le hizo a hacer a todo el curso “una bitácora”. Sin lugar a dudas, una propuesta que marcó a Pamela para siempre.  

 

“Era una carpeta en la que teníamos que escribir, todas las semanas, un cuento y poner recortes de cosas que nos gustaran y que nos interpelaran. Ahí empecé a escribir mis primeros cuentos, mi papá me los imprimía en el trabajo porque no teníamos en casa, después yo los metía adentro de la carpeta azul, a mí me encantaba”, detalla la olavarriense.

 

Foto: Linktree.

 

De un taller al Mundial de Escritura

 

En búsquedas de perfeccionar su pluma, el año pasado decidió anotarse en un taller de escritura de Leila Sucari. “Lo hice un par de meses y después por una cuestión de horarios no podía entonces y dejé”, expresa.

 

De todas maneras, no se quedó con eso. Un mes después se inscribió al taller de Adriana Rivas y Ana Navajas: “A mí me gusta porque escriben del género de la autoficción y de la escritura del yo, fueron ellas quienes me alentaron a participar del Mundial porque ya lo conocían”, dice.

 

Así fue que se inscribió en el octavo Mundial de Escritura con el equipo de “Les Danieles” asumiendo el desafío de escribir tres mil caracteres, todos los días, durante una semana. Esta tarea la desarrolló de madrugada, porque con su hijo pequeño, durante el día se hacía muy difícil.

 

El resultado de esta escritura fue “Los cielos lisos me ahogan”, el relato que la consagró ganadora, dos días después de que la selección Argentina de futbol se consagrara campeona del Mundial que se disputaba en Qatar. El país sumaba otra copa. El relato de la olavarriense se llevó increíbles halagos, reconocimientos y aplausos. Le tendió redes con editoriales. Es la puerta a nuevo camino, desde su casa, a orillas del mar en La Paloma, Uruguay.

 

 

 

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.