Jueves 06 de Mayo 2021 - 6:53hs
1.4°
Jueves 06 de Mayo 2021 - 6:53hs
Olavarría
1.4°

Una historia de golf, amores y la vida misma: “Anduve por el mundo, pero mi amor estaba en Olavarría”

Raúl Travieso es una de las leyendas del golf nacional y si bien no es olavarriense, eligió la Ciudad para vivir por hacerle conocer el deporte de sus amores y también al amor de su vida.

Fotos: gentileza Walter Vega // CAE Golf

 

Hace 80 años se inauguraba la primera cancha de gol en Olavarría y varios años después lo harían otros 9 hoyos en donde actualmente se encuentra el campo de golf del Parque Guerrero, pero entre décadas, la pasión por el deporte fue creciendo y también las anécdotas y vivencias.

En diálogo con Infoeme, Raúl Travieso contó su historia de vida ligada a los palos y al putting green, sus viajes por el mundo y Olavarría como lugar para vivir.

Mi padre era profesional y era constructor de canchas, entonces vinimos a Olavarría”, comenzó recordando Raúl Travieso y sobre el espacio que cumple 80 años este sábado agregó: “A la cancha de La Isla íbamos cuando yo era chiquito, en lancha marea arriba y pasábamos el día allá con los golfistas de la época”.

 

 

Una de las leyendas del golf nacional, subcampeón del mundo en Roma en 1964 aseguró que “cuando pude caminar, mi padre me puso un palito y unas pelotas y me pasaba el día pegándole y hoy por hoy debido a la situación ando poco por el club, me gustaría ir aunque ya los palos estén archivados”.

 

 

El nacido en Coronel Suárez comentó que “anduvimos por muchas partes hasta que llegamos acá y Olavarría es un lugar muy especial para mí, yo quiero mucho a Olavarría” ya que su padre Don “Pepe” Travieso fue el encargado de la construcción de los primeros 9 hoyos ubicados en el Parque Guerrero.

Durante varios años en la Ciudad, Travieso vivió su niñez y adolescencia y “acá a los 14 años tuve mi primera novia Marilyn Lovecchio y aunque la vida nos llevó por caminos distintos, 54 años después, la vida nos volvió a reencontrar. Ella era viuda y con tres hijos y yo era viudo con 3 hijos, nunca me había olvidado de ella”.

 

“Anduve por el mundo, pero mi amor estaba en Olavarría”

 

Ni la mudanza a Mendoza con su familia, ni las 250 canchas alrededor del mundo donde jugó como aficionado o profesional pudieron separarlo de su amor. Su amor por el lugar donde aprendió a jugar al golf, ni el amor por una adolescente que asiduamente concurría a las instalaciones del Club Estudiantes.

En 1952 tuve la suerte de ganar el Campeonato Nacional de Menores en Buenos Aires, el primer título nacional para Olavarría, y cuando volví -en tren- había un grupo de golfistas esperándome y entre ellos estaba Marilyn. Cuando la vi nos dimos un abrazo y le obsequié la Copa que había ganado, y aún hoy la conserva”, contó emocionado el padre de 3 hijos que heredaron la pasión por el deporte y uno de ellos se transformó en ingeniero agrónomo especializado en la construcción de campos de golf.

 

Raúl Travieso con Carol Zappa, campeones argentinos

 

Atravesando con mucho cuidado la pandemia, uno de los pocos participantes como aficionado del Máster de Augusta confesó que en estos “momentos donde el bicho nos está acechando, Marilyn me hace divertir mucho y me la paso muy bien con ella en una Ciudad que cuando volví estaba muy cambiada pero que aún conserva la tranquilidad y la paz”.

Olavarría es muy especial, hay que estar en diversas partes del mundo como estuve para darse cuenta lo especial que es el lugar”, sentenció un apasionado del deporte, una figura emblemática del golf argentino y un ciudadano común de 81 jóvenes años que encontró en Olavarría a sus dos amores: el golf y Marilyn.

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.