Miércoles 10 de Agosto 2022 - 14:18hs
12°
Miércoles 10 de Agosto 2022 - 14:18hs
Olavarría
12°

Cuando despedir a un ser querido se transforma en una agonía

Una familia olavarriense relató la situación dolorosa que tuvieron que atravesar en este ultimo "adiós".

Los hijos y nietos de Dolly Nesterrine viuda de Ferreryro, una mujer de Olavarría que falleció días atrás, vivieron una dolorosa situación por el trato recibido en el Cementerio Lomas de Paz, lugar elegido para darle el último adiós a Dolly. Tal fue el asombro y el malestar por lo ocurrido que decidieron escribir una carta para relatar todo y en pos de que nadie que haya perdido a un ser querido tenga que vivir una situación similar.

 

El hecho comenzó el 6 de diciembre, cuando se produjo el fallecimiento de Dolly y a partir de allí debieron comenzar a realizar todos los trámites para poer inhumarla.

 

Acordaron con la empresa encargada del cortejo fúnebre un turno para el día siguiente a las 15.30. Los restos serían trasladados hasta el Cementerio Loma de Paz para realizar allí la inhumación. Cuando llegaron hasta allí, acompañados de familiares, amigos y compañeros de trabajo, fueron recibidos por los trabajadores del lugar que colocaron el ataúd sobre un carro.

 

“La persona que nos recibe (cabe destacar de forma desprolija, con una actitud desganada) nos dice en forma conjunta que nos despidiéramos ahí y que en un rato la iba a buscar para llevarla al depósito. Obviamente nuestra pregunta era por qué de esa forma cuando debía de hacerse la correspondiente inhumación”, relató la familia en un texto difundido.

 

Según contaron, la respuesta “poco empática y dolorosa” fue: “El que tenía que hacer el pozo ya no está porque trabaja hasta las 14 y mañana es feriado así que tampoco”. Ante esa situación y el mismo dolor que implica atravesar la pérdida de un ser querido, la familia peguntó si al menos les iban a avisar. “No avisamos, pero dejen un celular por las dudas”, le respondió el hombre.

 

“Deteniéndonos en la postura poco empática, al momento en que nos acercábamos al ataúd y dábamos un aplauso en agradecimiento y honor a nuestro ser querido; dicha persona agarra el carro y se lo lleva frente a nuestros ojos dejándonos a todos en el hall de entrada con cierto clima de sorpresa y disgusto. Posterior a esto, tanto familiares como cercanos nos preguntaban sobre lo que había ocurrido y no teníamos respuesta porque tampoco lo podíamos entender”, relató la familia.

 

Dos días después de esa dolorosa escena, cerca de las 9 un integrante de la familia llamó al Cementerio Lomas de Paz para tener una respuesta y consultar dónde había que dirigirse para poder hacer registro de la queja por dicha situación. La respuesta fue un pedido para que no se radique ninguna queja y una promesa de comunicarse pronto para informar cuándo la sepultaban.

 

“A los minutos, se comunican diciendo ‘Si quieren pueden ir al mediodía que lo vamos a hacer’; consultando exacta la hora no nos la brindan y tampoco recibimos una postura de comprensión, empatía y reparadora de la situación vivida”, relataron.

 

Así, la familia llegó a las 11.30 con la expectativa de dar un adiós definitivo a Dolly y terminar con todo el dolor que les había causado la situación. Al llegar se acerca el joven que los había recibido dos días antes y les dijo que le habían informado que querían presentar una queja.  “Nos dijo que él es solo un empleado que en ese momento por una ‘rotura de una herramienta’ no pudo realizar la inhumación porque corría riesgo que se caiga el cajón e iba a ser todo peor”, mencionaron.

 

Luego de un ida y vuelta sin llegar a un acuerdo, un familiar se acercó a otro empleado del lugar para hablar sobre el tema y comentarle lo que estaba ocurriendo. La respuesta del otro empleado fue que “no se había roto ninguna herramienta, y el aviso aquel día para realizar el pozo había sido a las 8 con el tiempo más que suficiente de terminarlo”.

 

El trabajador les dijo que esa situación ya había pasado en otras oportunidades, pero que no se modifica porque nunca se hacen efectivos los reclamos. “Sumado a esto, al momento de llegar también nos anuncian distintos empleados que antes tiene prioridad otro cortejo del día, aunque nosotros estábamos esperando poder finalizar la etapa de despedida hacía tres días consecutivos”, contaron.

 

Para la familia olavarriense “toda esta situación fue totalmente angustiante, desorientadora y hasta generadora de cierta bronca en un momento en que las energías deberían ser otras y dirigidas de otra manera”.

 

“Con esto, no se busca algo a cambio porque obviamente no existiría tal; pero sí buscamos que esta situación se haga pública para que otras personas que pasaron por lo mismo no se sientan que fue algo ‘personal’; y también, para que dicha empresa tome las medidas necesarias para realizar un cambio oportuno y no que demás personas tengan que sufrir ‘un ida y vuelta’ adormecedor en un momento tan íntimo, triste y enérgico”, explicaron.

 

La familia pidió a la empresa que transmita a sus empleados “el valor de la empatía”, pues es algo fundamental para la tarea que asumen. También hicieron referencia a “la falta de profesionalismo en transmitirnos el error desde un lugar de encargado, y no resguardarse en los empleados del lugar que cada uno nos brindaba un discurso distinto y contradictorio al de otro; porque en situaciones como tal, debería la empresa enviar a un superior a explicar lo ocurrido”.

 

“Hacemos hincapié en la responsabilidad de toda esta situación a la empresa Loma de Paz; debido a que el servicio de las puertas del cementerio hacia adentro fue deplorable desde la atención, las formas, los modales y el respeto en una situación tan dolorosa como lo es la pérdida de un ser querido”, insistieron

 

La familia concluyó su mensaje así: “La empatía, simplemente se basa en ese sentimiento que nos permite identificarnos con otros y entender sus penas, alegrías y miedos”.

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.