Tragedia de la combi: cuatro muertes que nadie pagará

La Cámara de Apelaciones en lo Civil ratificó el fallo dictado meses atrás, en el que se ubicó tanto a la conductora de la combi como a su pareja, quien era el titular del rodado y la firma de transporte, como únicos responsables de la muerte de los jóvenes que viajaban a Azul a cursar sus estudios terciarios. Sin embargo, ellos no pueden afrontar el monto millonario dispuesto desde la justicia, por lo que todo quedará en la nada. Las firmas aseguradoras y FerroSur fueron desligadas de cualquier responsabilidad.

Ignacio Cerdera / @nachocerdera

 

La realidad no puede ser cambiada, la muerte es la mayor prueba de eso. Quienes hemos sufrido la pérdida de un ser querido podemos dar fe, más aún cuando esas fechas marcadas en el calendario llegan más rápido de lo que uno desea y el cuerpo resiste. El último fin de semana pasó un año más de la tragedia de la combi y por eso se pautó una charla con Gustavo Spaltro, padre de Nadia, una de los cuatro chicos que encontraron la muerte cuando viajaban a Azul a cursar sus estudios terciarios.

 

 

Ya son 11 años desde aquel siniestro vial y casi 10 del juicio en el que se obtuvo la primera sentencia por ese hecho. Desde allí viene el vínculo con Gustavo, por eso las entrevistas ya no son tales, son conversaciones en las que uno lo que más busca es que pueda mitigar el dolor hablando, sacando aquello que tiene adentro. Las preguntas tampoco son tales, dice aquello que quiere y puede.

 

La mano se apoya en su pera y allí canaliza. Esta vez no bastó. Las anteriores se pudo contener, esta vez no. Joaquín, su nieto, es su talón de Aquiles. Días atrás tuvo su primer cumple de 15 años, allí contó cómo lo vio vestido para la ocasión y se quebró. “No me pone mal la fecha, me pone mal que Nadia no lo puede ver”, alcanzó a decir. Cuando ella murió su hijo tenía tan solo 3 años.

 

Esta vez el dolor parece ser más fuerte y el avance de la conversación deja ver por qué. Días atrás tuvieron la confirmación de que seguramente no perciban ningún resarcimiento económico por la tragedia. Por más que la justicia tenga su fórmula para sacar la cuenta, nunca se le podrá poner precio a la vida de un ser querido, pero al menos les quedaba esa suerte de alivio, si es que cuaja esa palabra, de saber que al menos ese dinero podría servir para futuros proyectos o sueños de Joaquín.

 

 

Sin embargo, les tocó toparse con otro imponderable que ya no se podrá revertir. La situación alcanza también a los familiares de las otras tres víctimas fatales: Matías Cabrera, Mariana Azcona y María Belén Laveglia, sumado a los chicos que viajaban en la combi y pudieron salvar su vida de milagro. Se trata de Verónica Natalia Olivetto, María Yamila Cequi, Yésica Soledad Degenhart, César David Steinbach, Pamela Giselle Tigri y Estefanía Laveglia.

 

El fallo

 

Infoeme accedió a la sentencia emitida semanas atrás desde la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial, más precisamente la Sala II integrada por los doctores María Inés Longobardi, Víctor Mario Peralta Reyes y Jorge Mario Galdós, donde recayó la causa tras la resolución dictada en primera instancia por el Juzgado Civil local a mediados del año pasado.

 

El escrito comprende de alrededor de 80 páginas en las que se ratifica la única responsabilidad en la tragedia de Natalia Gómez Portilla, la mujer que guiaba la combi. “Queda claramente expuesta la inconducta de Gómez Portilla, quién conduciendo una combi de transporte de personas, con diez pasajeros, debía detenerse en el cruce ferroviario y sólo intentar pasar si no se advertía la presencia o cercanía de una formación ferroviaria”, puede leerse en un apartado. “Atribuirle responsabilidad de modo exclusivo a Gómez Portilla porque la entidad y magnitud de la infracción derivada de un cruce indebido se erige en la única causa adecuada del siniestro ferroviario”, se añade pocas líneas después, en las que se expone también que la mujer circulaba sin el carnet habilitante para el transporte de pasajeros.

 

 

Quien corrió idéntica suerte fue Omar Alfredo Cananiz, propietario del Fiat Ducato y titular de la empresa de transporte que habían contratado las víctimas. Las distintas conductas e irregularidades por parte de estas dos personas es lo que hizo además que fueran desligadas de cualquier tipo de culpa no sólo FerroSur y su maquinista, sino también la aseguradora de esa firma y de la propia combi. “Ambos (conductora y propietario) no cumplieron con un requisito pactado en el contrato de seguros”, expresa la resolución al respecto en el apartado sobre la compañía Federación Patronal, aseguradora de la combi. “Quedó evidenciado que la aseguradora de la combi no debe responder porque su conductora y el asegurado, incumplieron el contrato que determinó las obligaciones recíprocas, careciendo de carnet habilitante para la categoría de transporte privado de personas, lo que libera a “Federación”. Por lo expuesto corresponde confirmar el fallo en estos puntos materia de recurso”, concluyeron los camaristas.

 

“Consideró imprudente y negligente la conducta de Gómez Portilla quien fue la única causante del hecho, razón por la que se admitieron las demandas deducidas en su contra, desestimando -en consecuencia- las promovidas contra “Ferrosur Roca S.A.”, Esneldo Oscar Durán -el maquinista- y la aseguradora de la locomotora “La Meridional Compañía Argentina de Seguros S.A.”, se expresó al respecto.

 

Con ello se fueron las expectativas de los familiares de las víctimas de que alguien pague, en el real sentido de la palabra, por lo ocurrido hace ya 11 años. Vale recordar que en el terreno penal, luego también de instancias de apelaciones, la condena contra Natalia Gómez Portilla quedó en una pena de 3 años en suspenso, por lo que no quedo detenida. “Que paguen, no sé de qué manera, con trabajos comunitarios, no sé, pero que paguen”, expresó Spaltro, quien junto a su cuñado y tío de Nadia, Marcelo Erretegui, son los referentes de Estrellas Amarillas. 

 

 

El fallo tiene otra particularidad, no sólo ratifica lo resuelto en primera instancia, sino que además hace una actualización y aumenta los montos dispuestos el año pasado, configurando una suma millonaria. Daño moral, daño psicológico y pérdida de chance, un concepto que alude a una ayuda futura en beneficio de los progenitores, son algunos de los ítems que se tienen en cuenta en esos cálculos.

 

La realidad

 

Sin embargo, los familiares de cada una de las víctimas son conscientes que no verán nada de lo dispuesto desde la justicia civil debido a que los culpables no tienen forma de afrontar semejante desembolso. La única esperanza que tenían era con el sector privado, pero ya fue alejado de la escena en este fallo que ya se encuentra firme y seguramente no será recurrido.

 

Infoeme dialogó además con la doctora Laura Di Giano, quien asesora legalmente a familias de víctimas y dio cuenta no sólo de lo engorroso de la continuidad de la causa, sino también la entendible postura de algunos de no continuar con un derrotero que lleva más de una década. Al momento no se requirió ninguna medida cautelar o de inhibición sobre los condenados, lo cual tampoco se descarta.

 

 

Di Giano no dejó pasar la ocasión y pidió que esta lamentable situación sea tomada como aprendizaje por la comunidad al momento de contratar un servicio de transporte, sea para vacaciones, viaje de egresados, estudios o lo que fuere. La responsabilidad y la conciencia de pedir la documentación habilitante y exigir que se cumpla con lo reglamentado.

 

 

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.

Mustang Mustang Cloud - CMS para portales de noticias
CONECTAR
CREAR CUENTA