Baglietto y Vitale emocionaron con sus “Canciones Inoxidables”

Baglietto y Vitale emocionaron con sus “Canciones Inoxidables”

Este domingo el dúo Baglietto-Vitale volvió al escenario del Teatro Municipal de nuestra ciudad para hacer “Canciones Inoxidables” ante un buen marco de público. Cerca de dos horas de show y un recorrido por tangos y clásicos de la música popular acompañaron a una noche más que emocionante.

Tomás Correa

@toomicorrea

 

Quizás fue el día del padre o las situaciones personales de quienes se acercaron al Teatro Municipal, pero desde las 20:30 en adelante, el público mostró su emoción y su euforia ante cada interpretación que realizaron Lito Vitale y Juan Carlos Baglietto.

 

El show interpeló a la memoria colectiva y musical de los presentes con una imponente apertura, “DLG” de Fito Páez fue el encargado de romper el hielo y dar comienzo a una noche que ya prometía, y mucho.

 

 

Lito Vitale había anticipado días atrás en una entrevista que “cuando estamos solos ocurren cosas artísticas muy diferentes a cuando estamos con la banda”, y fue así. El primer acercamiento al tango llegó de la mano de una seguidilla de cuatro clásicos: Renaceré, Naranjo en Flor, Uno y La última Curda.

 

Con trabajos minuciosos de looperas y bases armadas en vivo irrumpió en la sala el ya conocido “Dios y el diablo en el taller”, con una letra que vivencia realidades compartidas por la sociedad “Dios dice ‘hay que aguantar’, a mi con la hora extra ya me alcanza para hacerme un viaje a pie a Luján”.

 

 

Luego llegó el primer contacto con el público: “Buenas noches, que bueno volver a este hermoso teatro. Siempre nos tratan tan bien” exclamó Juan Carlos Baglietto, y pasó a contar que “Canciones Inoxidables” trata de recuperar melodías que resisten al paso del tiempo, pero que algunas también pueden ser nuevas, para dar un ejemplo del caso de “Par Mil” de Divididos, tema con el que el dúo continuó.

 

En relación al día del padre - y me permito generalizar en la emoción que sintió el público presente - llegó “Adoquines en tu cielo”, no sin dedicatoria previa de Baglietto: “Vengo de Rosario, un lugar con muy buena gente como el negro Fontanarrosa, y como lo fue mi papá”.

 

 

Luego llegó la seguidilla de “En este barrio” y “Príncipe del manicomio”, para dar lugar a otro momento de quiebre dentro del espectáculo.

 

“Era el 22 de junio del año 2002 en la ciudad de Avellaneda, en aquella mañana fría una mano asesina se llevó para siempre la ilusión de dos jóvenes de cambiar el mundo. Ese día mataron a Maxi y a Darío” recitó Baglietto sobre la música de Vitale, para dar comienzo a “Junio” de Jorge Fandermole, acompañado de un escenario teñido de rojo, el cual bien podría ser de la sangre derramada o de los ideales que tan fuertemente defendieron Kosteki y Santillán.

 

 

En la línea de Fandermole, el dúo continuó con “Solo”, para luego volver a la sección de los tangos, a la cual definió Lito Vitale como “un lugar donde volvemos cada vez que empezamos un nuevo proyecto, al género que nos unió”.

 

“Como dos extraños” fue el primer elegido, para continuar con “Garúa”, dónde en medio de la canción el sonido dejo de funcionar. “Estamos en el día de los cortes, vamos a tener que tener paciencia” señaló Baglietto entre risas.

 

 

Para pasar el momento fue el mismo Baglietto quien se puso a hablar con el público: “nosotros no venimos del tango, en el momento que pudimos elegir música elegimos otra” comenzó su relato, para señalar que la elección también tuvo un poco de “contradicción” a los deseos de los padres. Pero también explicó que con los años se reencontraron con el tango y “pasamos de sentir vergüenza de que nos relacionen con nuestros viejos a sentirnos orgullosos de tener algo más en común”.

 

Ya con el sonido en funcionamiento llegó el tercer tango de la seguidilla: “He llegado hasta tu casa, yo no sé cómo he podido, si me han dicho que no estás, que ya nunca volverás. Si me han dicho que te has ido” entonó Juan Carlos para cantar “Nada”, histórico tango de Julio Sosa.

 

“Canto Versos” comenzaba a palpitar el final de una lista variada, y el público seguía acompañando con su voz cada una de las canciones, al igual que lo hicieron ante el pedido de palmas para grabar una secuencia antes de comenzar con “El témpano”, tema de Adrian Abonizio que ha acompañado al dúo desde sus comienzos.

 

 

El final se volvía cada vez más inminente y llegó el momento de “No olvides que una vez tu fuiste sol”, canción que - tal como señalaron ellos mismos - los representa y los acompaña en cada una de las decisiones de su vida. “No olvidar quienes alguna vez fuimos y lo que soñamos” sería el aprendizaje de la letra.

 

El dúo se despidió y a los segundos volvió para el final. En medio de aplausos Baglietto agradeció nuevamente y expresó: “Creo que hemos hecho un pequeño aporte a darle a algunas canciones de tango un clima distinto, respetando profundamente las versiones originales, hemos colaborado en darle un clima que a nuestro entender es más propicio a las letras que tienen. También hemos logrado que alguna gente más joven se acerque al tango, y nos llena de orgullo”. De esta manera el cierre estuvo a cargo del tango “Grisel”, para culminar una noche que emocionó y alegró a los presentes.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.

Las más Leídas en Infoeme

  • imagen mas leída
  • imagen mas leída
  • imagen mas leída
  • imagen mas leída
  • imagen mas leída
Mustang Mustang Cloud - CMS para portales de noticias
CONECTAR
CREAR CUENTA