Domingo 19 de Septiembre 2021 - 22:53hs
14°
Domingo 19 de Septiembre 2021 - 22:53hs
Olavarría
14°

Marcha del Orgullo: un mundo disidente narrado en primera persona

Este viernes se concretó la Marcha Regional del Orgullo Disidente en Olavarría. Hubo encuentros, alegría, espacio para la reivindicación de derechos, clima de lucha y experiencias contadas en primera persona para contraponer los discursos heteropatriarcales sobre las disidencias.

Yesica Guevara

@yesicaguevara29

 

A medio siglo de la Revuelta de Stonewall, se desarrolló en Olavarría la Marcha Regional del Orgullo organizada por la Asamblea Disidente que surgió el año pasado en nuestra ciudad. Brillo, colores, música. Nuevos sentidos a las palabras. Carteles que trasmitieron lucha y resistencia. Y alegría.

 

“No quiero más cargos, ni casilleros donde encajar. Ni el nombre justo que me reserve ninguna ciencia”, se pudo leer en un cartel colocado sobre un árbol.

 

Las disidencias construyen su identidad cuestionando los sentidos otorgados por una sociedad que piensa en la genitalidad, que acostumbra a nombrar con palabras obsoletas, distorsionadas y absolutas.

 

Distintas consignas se reflejaron durante la manifestación. Entre ellas se encuentran: “Aborto libre, legal, seguro y gratuito”; “Aprobación de la Ordenanza de Cupo Laboral Trans/Travesti en nuestra ciudad”; “Real implementación de la Ordenanza que crea el Programa Municipal de Salud Sexual y Reproductiva”; “Basta de homo/lesbo/trans odio”; “Justicia por Mara Navarro”; “Basta de gordofobia”, entre otras banderas.

 

Infoeme habló con participantes del encuentro para conocer sus apreciaciones, el sentido otorgado a la lucha y los sueños propios y colectivos.

 

 

Isaías Betancourt. La fecha nos une. El 28 de junio lo cargamos de festejo pero es una fecha media fulera desde el origen. Se habla de nuestra sexualidad históricamente desde un modelo heteronormativo, patriarcal, androcentrista y desde muy chiquitos te van poniendo en un lugar de si encajás o no. Y no es cuestión de encajar. Yo estoy y tengo proyectos de vida personales que me arrojan a la militancia para hacer fuerza y que esos proyectos se generen.

 

No existe el etiquetarme y decir ‘soy puto’, ‘soy esto’, es una cuestión de la sexualidad. Están hablando de mi sexualidad y por supuesto que no es lo mismo una travesti que un puto, porque somos personas diferentes.

 

El casamiento igualitario no nos fue suficiente y las leyes no nos son suficientes porque la sociedad tiene que cambiar. Somos parte de la sociedad. La idea no es dividirse del heterosexual, la idea es bajar la heteronorma.

 

Somos un interior que resiste, soy una de las tantas que se fueron que volvió. Olavarría es mi ciudad, donde encuentro mis afectos y quiero vivir mis afectos libremente. 

 

 

Alex Herrera. Me considero militante marica. Militamos la reapropiación del insulto. Tomar un insulto como una identidad, deja sin armas al enemigo. Si te gritan marica, puto, torta, trava en la calle y vos te das vuelta y los mirás plantado desde un lugar que es tu identidad, esa persona se queda sin herramientas. Nosotros nos apropiamos de la palabra y construimos identidad a partir de ahí y de ser visibles.

 

El marica es una palabra que molesta, que irrumpe en el lenguaje cotidiano. 

 

Me crié acá, me fui a los 18 años. Te crían para ser heterosexual. Yo necesité irme para descubrir que estaba bien eso. La militancia se da porque todas peleamos por la igualdad real de derechos. Queremos un mundo más justo.

 

Y este es el momento para logra eso. Tenemos en el cierre de listas para las elecciones candidatas feministas pidiendo estar en las listas. Me parece súper importante organizarnos y militar para estar ahí. Para que no esté más este paternalismo que hay de decidir por nosotras. El colectivo de la disidencia está capacitado para hacerlo. Somos quienes sufrimos la violencia y la miseria en carne propia, cómo no vamos a poder legislar sobre las cosas que nos pasan.   

 

 

Manuela Vidal. Me autopercibo como una persona no binaria y esto quiere decir que no me gusta que me encasillen ni en mujer, ni en hombre, ni en una etiqueta de orientación sexual. Acá en Olavarría vemos pocas personas no binarias y estoy acá para militarlo.

 

Violencia a la disidencia hay en todos lados pero algo que rompe en esta ciudad heterosexual y facha, es salir por ejemplo a un boliche con un bigote. O que alguien salga con barba y brillo.

 

Tenemos en Brasil a Bolsonaro que es un representante ultra facho, homo odiante que genera violencia. Y la violencia se comparte en las calles. Me parece importante que las personas encuentren un espacio amigable, que se acerquen a charlar con nosotres, que sepan que no están solos, solas y soles.  Estamos tratando de tejer una red de contención.

 

La idea es militar todos los días, en todos los espacios y en las instituciones que son las que están más rígidas. 

 

Los puestos de trabajo son heteronormados. Yo he tenido varios trabajos y algo que molesta mucho es que una chica –como elles te dicen- use bigotes o barba o lo que sea. Es ir con una militancia de hormiguita.

 

 

Chicho Térez. Estoy acá por persona disidente, por entrar en un género que no corresponde a la sociedad, y aun cuando te denominas persona trans tenés que decir si sos hombre trans o mujer trans, cuando también podemos ser trans no binarias, o tener muchos géneros juntos.

 

Nos juntamos para reivindicarnos dentro de nuestra disidencia. 

 

Dentro de todas las consignas que se están tratando hoy, hay una que me gustaría mencionar que es la real implementación del cupo laboral trans. Necesitamos trabajar y esa Ley se tiene que hacer realidad para cambiar nuestra calidad de vida.

 

Es un cupo laboral que nos tiene que dar lugar a todes para trabajar, a la disidencia en general, y en el lugar que sea, no solamente hablamos de tirar curriculums en la Municipalidad. Que una tienda de ropa tenga una trans trabajando, que la trans pueda ser remisera, que podamos emprender. Que la sociedad y la Ley nos de ese lugar. Que confíen en nuestro laburo.

 

Desde que está este feminismo –más allá de que el feminismo es una corriente de muchos años- se está haciendo historia. Dentro de algunas generaciones, yo creo que no lo vamos a ver, el mundo va a ser todo disidente.

 

 

Y en ese mundo que se sueña disidente “Yo. Mariposa ajena a la modernidad, a la posmodernidad, a la normalidad oblicua. Vizca”.

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.