La impronta de la FIO y el trabajo de un estudiante en el Parque Eólico Vientos Olavarría | Infoeme
Jueves 20 de Junio 2024 - 18:50hs
Jueves 20 de Junio 2024 - 18:50hs
Olavarría

La impronta de la FIO y el trabajo de un estudiante en el Parque Eólico Vientos Olavarría

Marcos García, un joven de Bolívar, está a un paso de ser ingeniero civil y relata como la Facultad de Ingeniería y su residencia son parte de esta aventura quijotesca que explica hasta dónde la Universidad pública es capaz de transformar vidas.

A Marcos García jamás se le cruzó por la cabeza que terminaría construyendo sus “propios” molinos de viento, a pocos kilómetros de su casa y a menos de una hora de las aulas que lo formaron. Sin embargo, desde el inicio todas las energías iban en esa dirección, empezando por el docente de la Técnica 1 de Bolívar, graduado de la FIO, que supo ver sus condiciones y lo orientó hacia la Ingeniería Civil. Hoy trabaja en el montaje del Parque Eólico Vientos Olavarría mientras dedica los fines de semana al avance de su tesis. Vive en la residencia de la Facultad de Ingeniería y agradece a la Universidad pública, sin cuyos aportes no hubiera podido hacer una carrera.

 

Todo comenzó hace exactamente ocho años y fue su mamá quien dio el primer paso. El 5 de mayo de 2016 envió un mail de consulta a la Facultad porque su hijo terminaba la escuela técnica como Maestro Mayor de Obras y quería estudiar Ingeniería Civil.

Llegó a la FIO fue “por recomendación de un profesor de la escuela que había estudiado en Ingeniería” pero también influyó “la cercanía con Bolívar y tener familiares en Olavarría”, explica el joven mientras observa el “llenado” de las bases de hormigón.

“Con mi familia sabíamos, desde el principio, que no íbamos a poder abordar los costos de un departamento. Entonces, averiguando, encontramos que la Facultad disponía de 2 residencias, la de La Playa y la ubicada en el Campus. Nos comunicamos con María Inés Berrino y el equipo de Orientación Vocacional Ocupacional para que nos explicara el procedimiento de inscripción a la residencia”, relata con gratitud.

 

 

Con energía a favor 

Siempre le gustó el cálculo de estructuras, un magnetismo que se amplió a la matemática aplicada y al proceso constructivo en edificaciones y caminos cuando ingresó a la FIO.

“La oportunidad de trabajar en el parque eólico surge gracias al Portal de Empleo de la UNICEN”, cuenta Marcos, que ya había sido convocado en 2023 pero recién este año tuvo el tiempo y la disponibilidad como para aceptar el desafío. Ya tenía experiencia. En 2022 hizo sus prácticas profesionales en una empresa de Seguridad e Higiene en Olavarría y en 2023 se sumó como becario al plan maestro de caminos rurales de Trenque Lauquen, en el área de Hidráulica y Vías de Comunicación de la FIO. A eso le sumó su interés por la docencia, como ayudante alumno en Hidráulica e Hidrología.

 

 

“El año pasado recibí un llamado del equipo de RRHH de la empresa constructora, pero en ese momento estaba trabajando en la Facultad así que rechacé la propuesta. A principios de marzo de este año me volvieron a llamar y ahí fue cuando arranqué a trabajar en el parque”, plantea con entusiasmo.

Tiene a su cargo la Oficina Técnica y además se ocupa de confeccionar los partes diarios y de agendar la planificación del día siguiente. “Es un parque que está en construcción y que tiene una primera etapa con 16 molinos eólicos y en una segunda etapa se agregarán otros 6 molinos”, consigna el estudiante de la FIO que trabaja de lunes a viernes, de 7 a 18.

 

El factor FIO 

El Parque Eólico de Olavarría es el primer gran proyecto de energía renovable de la empresa Ternium, que lo enmarca como un hito en el marco de su plan de descarbonización, al disminuir sus emisiones en un 20% para el 2030.

El proyecto que prevé una inversión de U$S220 millones, sumará una potencia total instalada de 99 Mw con una producción anual estimada de energías renovables de 480 Gwh. Se prevé que el parque esté operativo durante el último trimestre del 2024, posibilitando que la empresa reemplace aproximadamente el 90% de la energía que adquiere en Argentina en el sistema interconectado nacional.

En medio de ese montaje está Marcos García, aplicando sus saberes y capitalizando una invalorable experiencia. Por eso, rescata que el aporte de la Facultad “ha sido un factor muy importante para este trabajo ya que se necesita tener una buena comprensión de planos de fundaciones, caminos y electricidad pero también es muy importante el conocimiento aprendido en las materias de Vías de Comunicación e Hidráulica ya que el parque se encuentra ubicado en una zona muy baja. Por lo tanto, constantemente se están haciendo obras de drenaje”, explica con detenimiento.

Otro punto importante que rescata de la unidad académica es “el trabajo en equipo, ya que al ser una obra tan grande es necesario saber trabajar en equipo y eso lo aprendí en la FIO”.

 

 

“Gracias por tanto” 

En medio de un contexto de crisis universitaria que no cesa, con desfinanciamiento y duros cuestionamientos a la educación pública, Marcos García sale al cruce para validar el acceso a la educación superior. “Lo más importante para mí de la UNICEN es que la Facultad de Ingeniería me brindó la posibilidad de realizar una carrera universitaria algo que, debido a la situación económica de mi familia, no habría sido posible en una universidad privada. Incluso en una universidad pública sin acceso a una residencia estudiantil tampoco hubiera sido posible seguir estudiando”, valora el joven bolivarense.

Esa Residencia Universitaria que hace ocho años le abrió sus puertas hoy sigue siendo su segundo hogar, ya que “actualmente estoy desarrollando mi tesis. Solo estoy adeudando el Proyecto Final de carrera, al que me dedico los sábados y domingos ya que esos días no trabajo”.

 

 

A cien kilómetros de Olavarría, Mónica Blasco y Marcelo García miran el recorrido quijotesco de ese hijo casi ingeniero y agradecen. Por eso, al ver en las redes sociales de la FIO que cobrará vida otro parque eólico por estas geografías decidieron volver a escribir.

“Gracias por tanto. Marcos está en el otro parque eólico”, dice Mónica y apunta, inflada de orgullo, que “estuvo como ayudante de cátedra. El 1º de marzo dio su último final, Vive aún en la residencia La Playa y entró hace unos días en el otro parque eólico. Eternamente agradecidos a UNICEN… por tanto”. No hay mejor síntesis que explique la razón de ser de una Universidad regional y la esencia de una institución como la FIO que luchan para que siga habiendo muchos más Marcos García en el camino.

Con información y fotos de Punto FIO Noticias.

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.