Viernes 30 de Julio 2021 - 22:51hs
Viernes 30 de Julio 2021 - 22:51hs
Olavarría

Cáncer de ovarios: en el silencio, la importancia del control anual

En una entrevista a Infoeme la doctora María Cecilia Di Pane y el doctor Roberto Cruz, compartieron desde sus conocimientos y experiencias el camino de la detección y tratamiento de esta enfermedad oncológica.

Permanece en el cuerpo, en silencio durante un gran tiempo, mientras actúa, reís, soñás, bailás en pijama, cantás debajo de la ducha, disfrutás de muchos momentos, a veces más, a veces menos.  No sentís nada, no te duele nada, porque aún no se anunció, pero cuando llega suele cambiarlo todo.

El cáncer de ovarios es uno de los más difíciles de detectar de manera temprana. En Argentina es el quinto caso más común de cáncer y es la sexta causa de mortalidad por esta enfermedad. Por año se diagnostican 2500 casos nuevos en el país.

Infoeme dialogó con la ginecóloga María Cecilia Di Pane (MP 93.379) y el Oncólogo Roberto Cruz (MP 2.176) quienes detallaron cómo actúa esta enfermedad.

El doctor Roberto Cruz, indicó que el primer paso, ante cualquier molestia es la consulta con el medico “donde manifiesta todos los síntomas que tiene”, luego la mujer pasa a la consulta con el ginecólogo. El segundo paso sería hacer imágenes “una ecografía y una tomografía” así se confirma “la sospecha clínica del tumor”.

La doctora Di Pane, por su parte, expresó que “cuando el cáncer de ovarios está en etapa inicial es difícil de detectar”, por lo que en la mayoría de los casos se diagnostica “tardíamente”, es decir, “cuando la enfermedad ha sobrepasado el límite del ovario y alcanzó el abdomen y otros órganos”.

Sobre los síntomas la ginecóloga señaló que la enfermedad en el “estadio uno” o “etapa inicial”, cómo lo llaman los especialistas, no produce síntomas. La detección es “de manera casuística, en un hallazgo con una ecografía”, que es sugerida por el especialista.

El cáncer de ovarios produce síntomas en una “etapa tardía”, allí provoca distención abdominal, dolor, molestias digestivas, síntomas que “muchas veces se esconden con en problemas gastrointestinales”, explicó Di Pane.

Con respecto a esto la doctora Di Pane enumeró diferentes factores de riesgo que inciden en este posible diagnóstico, entre ellos la edad “cuanto más grande es la mujer, tiene más riesgos de desarrollarlo”. Otro factor son los  antecedentes familiares “aquellos pacientes que tuvieron o tienen familiares con cáncer de colon o de mama tienen más riesgo”.

Las mujeres con obesidad, fumadoras o que llevan una vida sedentaria pueden desarrollar este cáncer, como así también,  aquellas que no tuvieron hijos o quienes empezaron a menstruar a temprana edad y terminaron de menstruar a edad avanzada.  

El diagnóstico es quirúrgico debido a que “es imprescindible tomar la muestra de la zona”, resaltó la especialista y agregó que “cuando se puede se hace una cirugía que es abdomen abierto y se saca el tumor”, además “en ese mismo momento se puede realizar una biopsia por congelación y el patólogo en ese momento puede decir si es maligno o no”.

A partir de aquí si el resultado que obtiene el patólogo, “es maligno se procede a continuar con la cirugía para hacer lo que se llama cito reducción”, indicó Di Pane: “se da una posibilidad de sobrevida a la paciente y se completa con rayos y quimioterapia”.

Sobre esto último, el especialista en oncología sostuvo que “cuando es una cirugía con criterio oncológico y está concluida la vida reproductiva de esa mujer hay que sacar todos los órganos ginecológicos internos” y cuando no “hay que consensuar”, en pos de discutir todos los pros y los contras.

Según indicaron los médicos, los especialistas buscan generar un equilibrio entre “brindar el mejor resultado posible con la cirugía y a su vez incluir en la decisión médica las expectativas del paciente y el deseo de la mujer”, detalló Cruz.

Posteriormente a la realización de la cirugía se da la consulta con el oncólogo y es este especialista el que evalúa un tratamiento complementario a la cirugía. Entre ellos, Roberto Cruz mencionó, “esquemas de quimioterapia o permanece bajo vigilancia con lo cual no requiere de ningún tipo de tratamiento”.

 El consejo de la médica ginecóloga es que cada mujer se realice “su control ginecológico anual”, y en caso de tener algún síntoma “consultar tempranamente”. Y también subrayó la importancia de prestar atención a los factores de riesgo.  

“Este tipo de cáncer no se puede evitar”, indicó la doctora, “pero sí se puede diagnosticar tempranamente”. Por su parte el oncólogo Cruz reafirmó la importancia de los controles debido a que “la principal característica de esta enfermedad oncológica, trabaja silenciosamente”.

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.