Lunes 29 de Noviembre 2021 - 8:53hs
17°
Lunes 29 de Noviembre 2021 - 8:53hs
Olavarría
17°

La historia del emotivo reencuentro de tres hermanos en Olavarría: “Nos buscamos 46 años”

Daniel, Beatriz y Karina fueron separados de muy pequeños a causa de la violencia que ejercían sus padres hacia ellos. Mucho tiempo después, luego de una intensa búsqueda se reencontraron en la ciudad.. . 

Por Luciana Pedernera

lpedernera@infoeme.com.ar

 

 

“Te veo a las 18 en el local de Vicente López 3083, espero poder hablar sin emocionarme”, dijo Daniel Gisler, pero era tarde, ya había un hilo de voz que denotaba sus sentimientos. Él decidió compartir la historia de su hermana –quien dio una entrevista a un medio nacional- que es también un poco la suya. “Karina, no es que nos buscamos 38 años, nos buscamos 46, porque a los 9 te vi 5 minutos y nunca más”, le dijo él tras cruzar las primeras palabras.

 

Beatriz, Karina y Daniel son tres hermanos que, de muy pequeños, fueron separados. Las chicas tuvieron una infancia muy difícil atravesada por la violencia que recibían por parte de sus progenitores. A los 9 años Karina fue entregada a un hogar de niñas, lugar en el que conoció a su familia adoptiva, mientras que Beatriz se fue a vivir con su abuela y Daniel desde los seis meses vivía con sus tíos: así comenzó esta historia que los separó y hoy, los volvió a unir.

 

El relato de Daniel

 

El vidrio del auto está un poco bajo y el viento sopla sobre la frente, miro el reflejo del sol, cierro los ojos y pienso en Karina que se animó a compartir los momentos más difíciles de su vida y el más feliz junto a sus hermanos: el tan esperado reencuentro –después de 38 años- con Daniel y Beatriz, dos olavarrienses.

 

Este relato es el que hoy abre la puerta a conocer la vida de Daniel, un hombre alto, de pelo castaño claro, muy simpático e inquieto.  Esposo de Carolina y papá de, Lautaro, Valentín y Nicolás. Comerciante del emblemático paseo de compras que ofrece la calle Vicente López. Solidario y agradecido.

 

“Mi hermana dice que pasaron 38 años sin vernos, pero yo le digo que no. Tengo el recuerdo de que nos vimos en Colonia Hinojo, en la casa de mi abuela cuando yo tenía 8 años, ella 9 y mi otra hermana 10, ahí estuvimos juntos cinco minutos y después nunca más, así que no son 38 años, son 46”, relató Daniel, quien agradeció una y otra vez a la vida por lo vivido y por tener un destino “mejor” que el de sus hermanas.  

 

Sin dejar de moverse, nervioso por todos los recuerdos y sin guardarse una historia, relató: “A los nueve años nos vimos y Karina ya vivía en Azul, la llevaron al colegio y de ahí a Buenos Aires, mi otra hermana se fue con mi abuela a Sierra Chica y yo desde los seis meses ya vivía con mis tíos, mis papás: Pocho y Elsa”.  Al hablar de ellos, llegan las primeras lágrimas, imposibles de contener, suspiró fuerte y se permitió entregar todas sus emociones.

 

Rodeado de juguetes, el producto estrella de su negocio admitió sobre la búsqueda de Karina: “Siempre busqué, sin pedir ayuda de nadie, jamás hablé con nadie y traté de buscar y buscar. Para mí la vida, a comparación de la de mis hermanas, fue magnifica, por eso siempre estoy agradecido”. Y añadió: “A mí cariño no me faltó nunca y tuvo que esperar hasta los nueve años, sufrió mucho”.

 

 

La infancia con Osvaldo “Pocho” y Elsa

 

Osvaldo “Pocho” Bahl y Elsa Gisler recibieron a Daniel cuando era bebé. Ella, su tía, es la hermana de su papá. “Pocho no tenía la obligación de aceptarme como un hijo y desde el primer día lo único que hizo fue darme todo”, expresó.  

 

“Estoy muy agradecido a la vida, porque tuve suerte, me tocaron ellos, tengo dos hermanas, María Soledad Bahl y Patricia Bahl, jamás hicieron una diferencia, siempre fue lo mismo para los tres”, expresó Daniel quien por momentos, al hablar de Pocho “su ídolo”, no tiene voz. “Hoy no necesito nada en la vida, a Dios lo único que pido es que no me lo lleve”, dijo como una suerte de anhelo que intentó justificar.

 

Sobre su infancia a nivel personal y familiar recordó que arrancaron “muy de abajo”: “Era chico, salía del colegio Santa Teresa y con un primo salíamos a vender turrones y alfajores, veníamos en colectivo hasta Olavarría”. Eso sólo fueron los comienzos, después vino uno de sus primero pasos en el rubro comercial junto a Pocho en  “El Volga”.

 

 

“Una vuelta me retó y yo le dije ‘algún día voy a tener negocio y te voy a retar yo a vos’. Y hoy tengo el orgullo de que él maneje el sector de ropa y lo puedo retar", indicó entre recuerdos y risas. “Ellos me han ayudado más a mí que a sus propias hijas, hace 13 años cuando arranqué con el local, la única persona que yo y Carolina tuvimos al lado fue él”, señaló y agregó: “Soy y tengo este mundo mágico, gracias a él”.  

 

Sus palabras a “Pocho” fueron un sentido homenaje segundo a segundo que selló con una escena que recuerda hasta el día de hoy: “Una vez cuando yo era chico un vendedor en la despensa le preguntó por qué mi apellido era Gisler y el de él Bahl, lo hizo callar, se lo llevó a otro lado para que yo no me sienta mal y le explicó. A mí me daba vergüenza, no me gustaba hablar, no me gustaba que me pregunten nada”, afirmó.

 

Sobre sus papás biológicos dijo: “Los vi una sola vez, mi padre falleció y a mi madre la vi hace poquito en una foto, pero no me pasa nada, nunca hemos charlado, nunca me llamó, ella no se acercó nunca y yo por respeto a mi vieja tampoco quisiera”.

 

El reencuentro con Karina  

 

Conocedor de su difícil relación con la tecnología un día decidió  hacerse un perfil de Facebook y tiempo después realizó una publicación en la que buscaba a su hermana: “Ella vio mi publicación y después me llamaba, pero como era un número de Buenos Aires, que no tenía agendado no atendía, hasta que me manda un WhatsApp y me dice quién es”, recordó Daniel. Y apuntó: “Después no me animaba a atender el teléfono”. 

 

“Karina, no es que nos buscamos 38 años nos buscamos 46, porque a los 9 te vi 5 minutos y nunca más”. Estas fueron una de las primeras palabras hacia su hermana con quien se buscaron mutuamente. Ella, quien hoy vive en Buenos Aires, viajó en octubre a Olavarría para ver a sus hermanos, Beatriz y Daniel.

 

Compartirla

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.