“No podemos permitir que a Olavarría venga gente patotera a intimidarnos”

El titular del gremio de Seguridad Privada, Miguel Arena, cargó duramente contra dirigentes interventores que quisieron entrar “por la fuerza” a su sindicato en Olavarría. Denunciaron que el hecho sucedió el martes y los gremios locales señalaron que “queremos mostrar solidaridad que el caso requiere porque se quiere avasallar un sindicato que fue legítimamente elegido por sus afiliados”.

En la tarde de este viernes, sindicatos englobados en la Casa del Trabajador y otros gremios locales dieron una conferencia de prensa en la sede de AOMA para mostrar apoyo al Sindicato de Trabajadores Privados encabezados por Miguel Arena, quienes denunciaron que dirigentes interventores, con papeles presuntamente falsos, quisieron ingresar a la fuerza a la sede del gremio.

 

Juan Sánchez, concejal y titular de la Casa del Trabajador, expresó en primera instancia que el martes “un grupo de dirigentes puestos por una intervención quisieron venir a apropiarse de un gremio legítimamente constituido y olvidándose de los derechos de los trabajadores”.

 

 

En este contexto, “queremos mostrar y dar solidaridad que el caso requiere porque se quiere avasallar un sindicato que fue legítimamente elegido por sus afiliados. Vinieron con aires patoteriles a avasallar”.

 

Alejandro Santillán, de AOMA, agregó quevinieron estos personajes que terminan disfrazándose de dirigentes porque nadie los eligió, son personas que las terminan colocando por una intervención, donde todos conocemos la situación del sindicato de seguridad. Vinieron a vaciar las arcas del sindicato. Los trabajadores no tienen su obra social funcionando porque esta gente despilfarra en cosas de ellos particulares, o en movimientos políticos”.

 

 

Miguel Arena, en tanto, señaló que vivió “un momento duro que se está preparado para pasar, pero no estamos preparados para la patoteada. Uno vive trabajando para defender al trabajador”.

 

En el momento del hecho, estaba en el Hospital por una situación familiar “y un dirigente vinculado a la intervención me avisó, de antemano, que viajaba una comitiva para ofrecerme algo”. Avisó a otros gremios, dada su delicada situación, y la orden fue que no ingrese nadie al sindicato.

 

“Me convocaron a un hotel, fui al sindicato, tenía una notificación de audiencia en la delegación del Ministerio de Trabajo y ahí estaban todos. Eran como 12 y 2 en un Audi. Dirigentes sindicales en un Audi, mientras los trabajadores están bajo la línea de la pobreza”.

 

Arena agregó, en tanto, que “tomé fuerza porque eran unos monstruos, conozco a nivel nacional y sé que hay de estos señores”.

 

 

Tras un pedido de sumarse a la intervención para “normalizar” el sindicato en una charla en la calle, Arena les recriminó que “en 3 años nunca vinieron a Olavarría, me negaron los guardapolvos, los útiles escolares, los de bebé por nacimiento, la farmacia, ¿y ahora se acuerdan de nosotros?”.

 

La tensión ganó protagonismo, y ante las constantes negativas al pedido todo se trasladó al Ministerio: “era caótico, los muchachos grandotes bajaban, subían, hacían lo que querían. No puede ser. No puede ocurrir más esto”.

 

“No me dejaban formar parte de la audiencia, luego querían entrar por la fuerza. Yo no le iba a morder la mano a quien me dio de comer tanto tiempo. Si vienen con los papeles como corresponde, todo rotulado, diciendo que son la intervención y nos tenemos que ir, sale la resolución de la Justicia, entrego todo y me voy a mi casa”.

 

“No mandaron juguetes, no mandaron nada. En 3 años no se dio nada. Dimos útiles y guardapolvos por la ayuda de gremios hermanos” dijo a su vez, y dejó en claro que “volver a agarrar el gremio hoy es un problema, es una olla vacía”.

 

Aprovechó para criticar con dureza al gobierno nacional, dado que denunció que la intervención la dirige el Ministerio de Trabajo de Nación: “si gana este gobierno, van a ir por todos los gremios. Van a intervenir otros. Fue bravo, hay que estar delante de unos musculosos, no sabes de dónde va a venir el sopapo”.

 

“No podemos permitir que en Olavarría venga gente patotera a intimidarnos”.

 

 

Tras ello, hubo manifestaciones de acompañamiento explícitos tanto de Marcelo Escudero, secretario general adjunto de SATSAID y también de Claudio Molina, su par de Smata.

 

 

Escudero dijo que “subestimaron a la localidad, creyeron que podían venir, meterse en una delegación ministerial y hacer lo que se les ocurre” y resaltó que “no vamos a dejar que vengan a atropellar a ninguno”. Molina, por su parte, se preguntó: “¿Qué pasaba si no le avisaban que venían? Esto es un problema político. De la manera que querían ingresar se quedaban, como ingresaron en el Ministerio de Trabajo y como quisieron imponer sus papeles, sin membretes ni nada por el estilo”.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.

Mustang Mustang Cloud - CMS para portales de noticias
CONECTAR
CREAR CUENTA