“Quieren que vayamos de rodillas a pedir salvatajes”

“Quieren que vayamos de rodillas a pedir salvatajes”

El intendente de San Antonio de Areco, “Paco” Durañona, dialogó con Infoeme. Su visita a la ciudad, la proximidad de los vecinos y las gestiones locales, sumado al análisis del Presupuesto bonaerense. “Nos gobierna un vecinalismo porteño” dijo. Elogió a la ex presidenta Fernández de Kirchner: “Cristina está mostrando mensajes muy categóricos de apertura y gestos de grandeza”.

En la sede local del Partido Justicialista, y en presencia de varios dirigentes políticos, el intendente de San Antonio de Areco, “Paco” Durañona, estuvo en la ciudad y se reunió con dirigentes políticos y sindicales. La idea, dialogar sobre gestiones municipales y debatir sobre el contexto político actual.

 

Participaron, en este sentido, los concejales Federico Aguilera, Germán Aramburu, Alicia Almada (Unidad Ciudadana) y también Juan Sánchez (Bloque de los Trabajadores).

 

 

En la previa de la charla, Durañona dialogó unos minutos a solas con Infoeme.


-¿A que se debe su visita a Olavarría?

-La excusa es una invitación que nos hacen de la Oficina de Fortalecimiento Institucional de la Provincia, que está impulsando un tema que entendemos que debemos estar actualizados y en línea que es la transparencia en gobiernos locales. En San Antonio de Areco trabajos mucho el rol de fortalecimiento de gobiernos locales, estamos convencidos que esta etapa es imprescindible contar con municipios y territorios fuertes. Hay que responder a las demandas de la ciudadanía, que son respuestas de proximidad. El vecino de Olavarría no va a La Plata a tocarle timbre a un ministro, menos a la gobernadora para gestionar el día a día. Todas las demandas de la ciudad están orientadas a las familias, las necesidades. Y ahí aparecemos los intendentes. La transparencia es una demanda ciudadana y factibles. Más allá de las demandas, también aparecen las exigencias. De conocer patrimonios de los funcionarios, los sueldos. Nosotros como una fuerza popular, peronista, tenemos que estar adaptados a esa demanda. El interior necesita volver a confiar en el peronismo. Desconurbanizar la política. Hay necesidades en el interior.

 

-Partiendo de estos conceptos, ¿cómo es ser intendente opositor?

 

-Este presupuesto que se empezó a discutir en la Provincia, deja a 5 municipios sin ni un centavo de previsión para el año que viene. Uno es San Antonio de Areco. Y el resto son del interior. No diferencia pertenencia política. Demuestra una centralidad de recursos que no es llamativa. Nos gobierna un vecinalismo porteño. Sin tradición federal. Por eso se habla tanto de que los últimos 70 años fueron de fracasos, como si el peronismo fuera el causal de todos los males en la Argentina. Se quiere debatir la centralidad del poder en la Ciudad de Buenos Aires. Y un municipio pequeño hay que ir a rogarle a los ministros. Se hace difícil. Y vinieron a ajustar fuerte. No solamente nos quitan recursos, sino que nos transfieren responsabilidades. Como los subsidios en transporte. Las tarifas sociales para la electricidad, también. Y mientras tanto, nos quitan el Fondo Sojero. Si uno mira el Presupuesto vinculado con el desarrollo de la Provincia, se reduce y es mucho menor que la gran inversión de la Provincia vinculada al pago de intereses de la deuda. El impacto más fuerte, más duro del ajuste de este gobierno, se da en el interior.

 

 

-Falta un año para las elecciones, no es ni mucho, ni poco, ¿cómo plantean la unidad en el peronismo? Es quizás la clave…

 

-En el peronismo bonaerense se está construyendo un esquema de unidad muy sólido que será modelo para el resto del país y generará un efecto dominó. Es difícil buscar espacios fuertemente ligados a la oposición a este gobierno que no sea el kirchnerismo. Si llegamos hasta acá fue por un acompañamiento sostenido hasta ahora que se repetirá en el Presupuesto de la Provincia. Cristina está mostrando mensajes muy categóricos de apertura y gestos de grandeza. Dejar diferencias de lado: lo vimos hace poco con la reunión con el Movimiento Evita. Con diferencias profundas. Y sin embargo se juntaron. Lo mismo con el Movimiento Obrero. No tenemos que esperar de brazos cruzados a ver qué hace Cristina. Sabiendo incluso su potencialidad electoral, inalcanzable para cualquier dirigente opositor. Tenemos que ir de abajo hacia arriba construyendo esa necesidad. En todos los distritos tenemos diferencias en el peronismo. Y hay que hacer un esfuerzo para poder lograr la unión. Los ciudadanos no esperan a ver cómo definimos nuestras internas. Los argentinos están esperando que este gobierno se termine el 10 de diciembre de 2019.

 

-¿Qué opina de esta posibilidad de desdoblamiento de las elecciones en el ámbito local? Es una posibilidad fuerte teniendo en cuenta la negociación por el Presupuesto…

 

-Creo en la autonomía de los gobiernos locales en todos sus aspectos. Sería incoherente decir apostar a una autonomía económica y de gestión que demandan la gente. Del mismo modo hay que trabajar la autonomía política. Tener cartas orgánicas propias, que podamos legislar según cada territorio. El bonaerense no existe, nadie te dice “soy bonaerense”. Cuando le preguntas a alguien de Olavarría qué es, te dice “olavarriense”. Y así.

 

-¿Está de acuerdo?

 

-Es que eso tiene que ser una discusión profunda, no acercándose a una etapa electoral. Es un intercambio de favores para sacar una tajada. En este contexto me parece muy poco serio cualquier debate electoral. Debería estar terminantemente prohibido discusiones electorales dentro del año o en un tiempo importante previo a la elección. No puede ser que estemos discutiendo si hay PASO o no, si adelantan las elecciones o no.

 

 

-El Presupuesto bonaerense tuvo varios endeudamientos, hace algunos años se destinaba a infraestructura a Municipios, ahora no existe más, ¿hay un cambio de paradigma en torno a la gestión de recursos?

 

-Si por supuesto. Antes de que nos eliminaran el Fondo Sojero de la noche a la mañana, incluso como delito penal de malversación de fondos de Macri, porque modificó presupuestos aprobados a nivel nacional, a nivel provincial, y los 2.500 presupuestos de los municipios. A mitad de camino, con obras en curso, con licitaciones en marcha. Eso fue escandaloso. La transferencia de recursos de la Provincia a San Antonio de Areco entre 2017 y 2018 fue de 96%. De cada 100 pesos, este año transfirieron 4. Antes de la eliminación del Fondo Sojero. Ese número va a bajar mucho más rotundamente. Y nos tiran el subsidio al Transporte y la energía eléctrica. No es un cambio de paradigma, sino que efectivamente desprecian a los Municipios, no los consideran en absoluto. Pretenden una concentración para que vayamos de rodillas a pedir salvatajes.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento. Leer más.

Mustang Mustang Cloud - CMS para portales de noticias