Día Mundial del Síndrome de Down: "La que discapacita es la sociedad"

Lo afirmó Ricardo de Beláustegui, de la asociación civil "Ola Inclusión", que trabaja en nuestra ciudad por los derechos de las personas con discapacidad.

Este 21 de marzo se conmemora el Día Mundial del Síndrome de Down. Durante esta semana, el Palacio San Martín permaneció iluminado de color verde a través de una propuesta que surgió por iniciativa del la asociación civil "Ola Inclusión" que trabaja por los derechos de las personas con discapacidad.

El objeto de la asociación, explicó Ricardo De Beláustegui, presidente de la entidad, es la inclusión social absoluta de las personas con algún tipo de déficit o discapacidad, su socialización e inserción en el sistema educativo en los distintos niveles académicos; promover la cultura de la diversidad, la tolerancia y el respeto por la dignidad humana; el trabajo conjunto con entes municipales, provinciales, nacionales o internacionales, y con otros grupos de padres de personas con discapacidad.

"Somos un grupo de familias que nos mueve el amor por nuestros hijos. Trabajamos por la inclusión promoviendo acciones concretas de incidencia en políticas públicas en defensa de los derechos de las personas con déficit o discapacidad", afirmó De Beláustegui.

"La que discapacita, según nuestra visión, es la sociedad, cuando le pone límites a la persona, cuando les dice hasta donde pueden llegar o no, o no les da las herramientas para que esas personas se puedan desarrollar en igualdad de condiciones. Una persona con discapacidad no es enferma ni inferior, es una persona al igual que todos nosotros porque todos somos distintos. Hay que cambiar la visión que tenemos de la discapacidad", finalizó el titular de la Asociación.

Día Mundial del Síndrome de Down

En Diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció la conmemoración del Día Mundial del Síndrome de Down cada 21 de marzo; con motivo de aumentar la conciencia pública sobre el tema; promover la sensibilización y la toma de conciencia; y adoptar medidas tendientes a fomentar la no discriminación.

El síndrome de Down es una alteración genética crónica que, por causas que se desconocen, se produce desde el instante mismo de la concepción, y genera una discapacidad intelectual. Su nombre se debe a quien fue el primero en describirla, en 1866, John Langdon Haydon Down.

La fecha elegida para la conmemoración se debe a que el Síndrome de Down es una Trisomía del par 21: dentro de los 23 pares de cromosomas que todas las personas tenemos, aquellas con síndrome de Down tienen 3 cromosomas en el par número 21.

Según datos de la Dirección de de Políticas de Integración para la Discapacidad, en Olavarría la discapacidad mental (entre las que se incluye al Síndrome de Down) tiene una incidencia superior al 30% entre el total de las personas con discapacidad; en tanto que, según la OMS, este universo es de aproximadamente el 10% de los habitantes de la población.

Los niños con este síndrome pueden desarrollar un potencial de aprendizaje e insertarse en la sociedad. Para ello, es muy importante que las personas con Síndrome de Down convivan dentro de un entorno que le brinde amor y contención. Es fundamental el rol de la familia como primer vínculo, aunque también necesitarán de profesionales que otorguen estímulos adicionales para lograr algunos objetivos.

La inclusión de las personas con síndrome de Down en los ámbitos educativos y laborales es muy importante para ellas, además de ser beneficiosa para toda la sociedad. Las posibilidades que se puedan brindar desde lo socio-laboral a personas con Sindrome de Down, en el ámbito público o privado, hacen a un concepto de justicia social y permiten que una sociedad se realice en sí misma, con igualdad de oportunidades para todos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario