Comenzó el juicio por el aberrante crimen de Mairel Mora

La primera audiencia se llevó a cabo este lunes en los Tribunales de Azul. Se trata de la trabajadora sexual dominicana que fue salvajemente golpeada y quemada en una vivienda de barrio Norte en octubre de 2010. Por el hecho está imputado Martín Vivas, quien ya cumple una condena a prisión perpetua por el femicidio de la remisera Olga Serantes.

Por Jorge Scotton/ Enviado especial Azul

Este lunes se llevó a cabo en el Tribunal Criminal Oral Nº 1 de Azul la primera audiencia del juicio por el femicidio de la trabajadora sexual dominicana Mairel Mora (30), quien fue salvajemente asesinada el 24 de octubre de 2010 en una vivienda en construcción de calle España y Juan XXIII, en el barrio Norte de la Ciudad.

Por el hecho caratulado como "Homicidio calificado con alevosía y hurto" llega como único imputado Martín Gabriel Vivas (44) quien ya se encuentra purgando una condena a prisión perpetua por el crimen de la remisera Olga Serantes, la mujer que fue hallada incinerada en su automóvil en un basural, también un 24 de octubre, pero un año más tarde, en 2011.


mora11.JPG

Las coincidencias entre ambos hechos llevaron al fiscal que entiende en la causa, Javier Barda, a trazar un perfil psicológico de homicida serial en la figura de Vivas.


Precisamente el fiscal de Delitos Especiales Javier Barda es el encargado de llevar a cabo la acusación, mientras que la abogada azuleña Adriana Hernández, es la defensora oficial de Martín Vivas, tras el reciente alejamiento del caso del abogado Rubén López.


En la primera parte de la audiencia, Adriana Fernández solicitó la "nulidad de la prueba" instancia que obligó al Tribunal a pasar a un cuarto intermedio para tomar una resolución ante ese pedido.


mora6.JPG


El Tribunal no dio lugar al requerimiento y retomó la audiencia, mientras que la abogada defensora explicitó que iniciaba el proceso "bajo protesta" e informó que "elevará el reclamo" a otros estamentos judiciales.

Durante la primera jornada declararon cuatro testigos. El primero de ellos fue el médico de policía Enrique Stucky, encargado de la prueba de autopsia.


mora5.JPG



El profesional describió las heridas que tenía la victima y detalló los causales de su fallecimiento.

Afirmó que Mairel "estaba viva" cuando la prendió fuego el femicida ya que se encontró hollín en las vías respiratorias y aseguró que si bien estaba "inconsciente" y en estado de "indefensión" aún permanecía con vida cuando fue quemada.

El médico explicó que no se hallaron señales de "una relación sexual no consensuada", es decir que el cuerpo no presentaba signos de violación.

Luego brindaron su testimonio dos trabajadoras sexuales dominicanas, quienes convivían con Mairel Mora desde su llegada a Olavarría.

Maira Antonia Ramos explicó que Mairel había llegado apenas unos veinte días antes del trágico hecho.


mora7.JPG


mora9.JPG



Contó que diariamente trabajaban unas dos horas en la calle por la zona de avenida Pringles - a la altura Escuela de Ciencias de la Salud – y que una vez que acordaban con los clientes iban "a un motel" o a una "habitación que nos alquilaba un hombre mayor" en las cercanías, al tiempo que manifestó que nunca concurrían a los domicilios particulares de los clientes.

Dijo que habitualmente se comunicaban entre ellas por teléfono cuando se iban con algún cliente pero que aquel día "no hubo comunicación" y que esperaban que Mairel regresara cerca de las 22:00.

Expresó que alrededor de las 23:00 comenzaron a preocuparse y entre lágrimas recordó que finalmente fue a buscarla la policía para que reconociera el cadáver.

Aseguró que en las relaciones sexuales con los clientes "siempre utilizaban preservativos" y describió la zona en la que habitualmente trabajaban.

Ante la consulta de la abogada defensora acerca de si conocía a Martín Vivas dijo que "no lo conocía".

Seguidamente declaró, Santa Inés de las Rosas. Relató cómo fue el último día en que vieron a Mairel Mora y, al igual que la anterior testigo, ante la consulta de las partes señaló que "siempre utilizan preservativos". Tampoco reconoció a Vivas.

Por último brindó su testimonio, el marido de Mairel Mora, Juan Esteban Matías Rosario.

El hombre, también de nacionalidad dominicana, explicó que tenían tres hijos con su pareja y contó que "estaban juntados" pero que el permanecía en su país natal mientras que Mairel estaba en Argentina desde hace dos años.


Expresó que "hablaban cada tres días" y que el creía que "trabajaba en una peluquería".


mora.JPG


Manifestó que día de los hechos, Mairel lo llamó desde un locutorio cerca de las 20:00
Y agregó que en esa comunicación le dijo que "luego lo iba a llamar porque le andaba mal el teléfono".

Las audiencias se retomarán el jueves con otros seis testigos, uno de ellos es el agente de policía Juan Coria, quien actualmente está siendo juzgado por el crimen de Jorge Ortega y se cree que en la misma jornada se llevará a cabo los alegatos.




Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Las más Leídas en Infoeme