Basta de matar

Barras asesinas, barras mafiosas. Otra vez, una historia calcada. Otra vez una emboscada que termina a los tiros y con muertos y heridos.

----------------
Mauro Szeta, especial para Infoeme

Esta vez, con los jefes aislados, se enfrentaron sus soldados. De un lado, los soldados de Mauro Martín, el jefe actual, caído en desgracia junto a su lugarteniente Maxi Mazzaro, por el crimen de un vecino de Liniers. Y por el otro, los barras de Lomas de Zamora, que fueron parte activa de la barra que comando años atrás Rafael Di Zeo.

En lo formal, el botín que dirimían, eran entradas para el partido de la copa de Invierno con San Lorenzo. En lo informal, en el detrás de escena, peleaban por mucho más que eso. Peleaban por el poder de “la 12”, por los negocios, por la “guita” sucia.

Tanto es lo que hay juego en el negocio barra, que hoy los violentos se matan entre violentos de un mismo club. Ya ni siquiera atacan a la barra de un club rival. Se matan entre pares, clara señal de que hay un negocio enorme en el medio.

Los últimos casos son una muestra. El asesinato del hincha de Vélez, Diego Bogado, en Liniers, fue parte de la interna de la barra de ese club por negocios vinculados a la pelea de Maravilla Martínez en el Amalfitani. En los últimos años, la interna de la barra de River, tuvo como punto crítico el asesinato de Gonzalo Acro. Estos dos casos, son una parte ínfima de una historia que se repite.

Como si fuera poco, en pos de ganar los combates, los barras de un club se asocian con barras de otros clubes para sumar soldados en la interna. De no creer. Y lo peor de todo, es que nadie lo para.

Los dirigentes miran para otro lado, por temor. La policía llega siempre tarde, y la política no se cansa de usar a los violentos para fines varios. Después todos se asombran y se rasgan las vestiduras por un drama cotidiano que dejaron crecer a límites insospechados.



Fuente:

Deja tu comentario