Ahora la Provincia ayuda con pelucas a las pacientes de cáncer

Junto con una ONG, promueve la donación de cabello para ser utilizado en pelucas. Funciona en dos hospitales de la provincia, uno de ellos el Hospital de Oncología Luciano Fortabat.

Está comprobado: el estado de ánimo cumple un rol fundamental en la recuperación de los pacientes oncológicos. En las mujeres, sobre todo, la motivación se asocia con la posibilidad de recuperar una imagen natural de sí mismas, en especial, cuando se empieza a caer el cabello como consecuencia del tratamiento. Es por eso que el Ministerio de Salud de la Provincia creó dos bancos en hospitales donde se dona cabello y se confeccionan pelucas, además de capacitar al equipo de salud en cuidados paliativos.

El Instituto provincial del Cáncer se encarga de generar estadísticas sobre la enfermedad y de generar políticas públicas acordes a esos datos para mejorar la calidad de vida.

Este aporte se suma a la entrega, por parte del gobierno provincial, de medicación oncológica y de alto costo destinada a más 3 mil pacientes que no cuentan con cobertura de obra social.

Los especialistas coinciden en que, en el caso de las mujeres, la caída del cabello genera un gran impacto que, en ocasiones, repercute fuertemente en la autoestima. "Es ahí cuando la estética cumple un rol central dentro de la oncología", señaló la directora del Instituto, Alejandra Fontao y explicó que "hoy se trabaja en la integración al tratamiento de los cuidados paliativos, sobre todo, por el desánimo que suele generar un diagnóstico de cáncer".

Por eso, la cartera sanitaria junto con la ONG marplatense Lanitas de Luz, promueve la donación de cabello para la confección de pelucas que, luego, son donadas a los hospitales públicos bonaerenses y a otras organizaciones.

"Para que sirva, el pelo debe tener unos 25 centímetros de cola. Después de cortarlo, se lava y se acondiciona para confeccionar la peluca", explicó Fontao. Y agregó que en Mar del Plata, donde se realizan operativos y campañas mensuales, muchos peluqueros se prestan a realizar el servicio de manera gratuita.

Pero la iniciativa, que por ahora tiene epicentro en Mar del Plata, pronto se verá replicada en varios establecimientos de salud públicos. "El objetivo es llegar a instalar la propuesta en todos los hospitales de la provincia", indicó Fontao.

Los bancos de pelucas

Las experiencias exitosas de los hospitales "Evita Pueblo" de Berazategui y "Luciano Fortabat" de Olavarría pueden servir como ejemplo. Allí, los dos bancos de pelucas funcionan no sólo como un servicio para los pacientes en tratamiento, sino también como un espacio de contención, donde se intercambian experiencias, miedos y dudas, y se realizan cursos de maquillaje y de belleza oncológica.

"Una persona tarda en promedio unos 14 días en perder el pelo", explicó Fontao. Y es en ese proceso, donde la enfermedad y el tratamiento se vuelven más agresivos y repercuten no sólo desde lo físico, sino también en lo emocional. "Por ejemplo –agregó– en el caso del cáncer de mama, afecta dos cuestiones que tienen que ver con lo femenino: la mama y el cabello, y si bien la mastectomía es impactante, corresponde a lo privado de la enfermedad, pero la caída del cabello la hace pública".

El banco del Evita Pueblo de Berazategui tiene una historia muy particular: fue ideado por una trabajadora del centro de salud, Lily Barraza, quien vio la necesidad luego de que le diagnosticaran cáncer de mama en 2008. "Lily reparte su tiempo entre su trabajo administrativo y el banco de pelucas, donde además, transmite su experiencia y escucha la de los demás", contó el director ejecutivo del hospital, José Potito, al tiempo que señaló que el banco hoy cuenta con más de 40 pelucas.

En Olavarría, en tanto, se da un proceso similar: el director ejecutivo del hospital oncológico, José Zanelli, dice que el banco cumple, además, "el rol de tender lazos con la comunidad, que se acerca a ayudar y se interioriza sobre el cáncer y sus formas de prevención". Y, si bien no todas las mujeres eligen una peluca, aunque sí la gran mayoría, muchas se acercan porque allí encuentran un espacio de diálogo y contención.

Cuidados paliativos

El ministerio de Salud organizó el primer curso de cuidados paliativos de la Provincia, destinado a capacitar trabajadores de la salud de todas las áreas, pero sobre todo a psicólogos, psiquiatras y trabajadores sociales.

"Los modos de comunicar la enfermedad, la importancia de hablar claro y sin vueltas sobre el tema, la comunicación entre el paciente y la familia y la contención en cada etapa, son parte de los cuidados paliativos que ayudan a mejorar la calidad de vida desde el aspecto psicológico", explicó la coordinadora del Programa de Cuidados Paliativos del Instituto provincial del Cáncer, María Victoria Torresi.

En tanto, Fontao aclaró que cuando se habla de cuidados paliativos "no hay que pensar sólo en pacientes terminales, sino en personas que se encuentran en cualquier estadio de la enfermedad". Y agregó: "Preferimos el concepto de 'cuidados continuos', porque el objetivo es que el paciente pueda en la medida de lo posible seguir con su vida normalmente".

La capacitación para el equipo de salud comienza el 20 de abril, es gratuita y todavía hay tiempo para inscribirse. Para más información escribir a: registrodelcancercp@gmail.com; info@cpsi.org.ar o llamar al teléfono 0221 4732-2050.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario