Vidal quiere terminar con la reelección indefinida de los intendentes

Impulsará la reforma política en la provincia. Lo dijeron voceros de la gobernadora electa. También pretende sepultar la boleta sábana y pasar al sistema electrónico.

Después de dar el batacazo en la elección del 25 de octubre, aprovechando el clima de renovación que se tradujo en la caída de históricos caciques del conurbano, María Eugenia Vidal quiere avanzar en una jugada más audaz: impulsar la reforma política en la provincia de Buenos Aires. La gobernadora electa intentará terminar con la reelección indefinida de los intendentes y pretende sepultar para siempre la boleta sábana para pasar al sistema electrónico.

La reforma política fue uno de los ejes centrales de la campaña y se convertirá en uno de los caballitos de batalla de la gobernadora en la provincia, a partir del 10 de diciembre.

El primero en instalar el tema con fuerza en la agenda mediática fue Sergio Massa, cuando lanzó su propio proyecto político, en el año 2013. Fue su bloque de legisladores en la provincia de Buenos Aires el que presentó distintos proyectos para prohibir las relecciones indefinidas de intendentes, concejales y consejeros escolares, estipulando un máximo de dos mandatos consecutivos para quienes ocupen esos cargos.

La iniciativa del massismo generó resistencias aún dentro del mismo espacio, que también cobijó – en distintas etapas- a algunos eternos barones del conurbano, como Raúl Othacehé, Jesús Cariglino, o Gustavo Posse. Las críticas también se extendieron hacia la llamada lista sábana, que sirvió durante años como instrumento para arrastrar votos desde la boleta presidencial hacia las categorías de gobernador y legisladores nacionales y provinciales, unas pegadas a otras en el mismo papel.

Para las próximas elecciones, el PRO quiere que la provincia de Buenos Aires vote con el mismo sistema que comenzó a usar la Ciudad en las últimas elecciones, y que también utilizan Salta y Chaco: la boleta única electrónica (BUE).

"En 2017, si Mauricio Macri es presidente y yo gobernadora, los vecinos de esta provincia no van a votar más así y van a votar con boleta única electrónica", anunció Vidal durante la campaña. Ahora la vicejefa de Gobierno quiere hacer realidad la promesa. "Lo dijimos en campaña y ahora queremos cumplir", confirma un dirigente del PRO.

Para avanzar en la reforma política, Vidal necesitará del apoyo del massismo, que promete seguir adelante con el tema. "Para nosotros es un tema central. Si decimos que venimos a renovar la política, hay que insistir con este tema, es clave. El año que viene vamos a volver a presionar para que se trate", confirmaron desde el bloque de senadores del Frente Renovador en la provincia.

Pese a que la reelección indefinida fue, hasta hace poco tiempo, uno de los principales focos de resistencia del conurbano, en el entorno de Vidal creen que la limitación de los mandados no va a ser un problema para la flamente gobernadora. "Es lo más razonable, ya hay cierto consenso en que este sistema no resiste más. No va a ser un foco de conflicto", confirmó un vocero del PRO.

En cuanto a la boleta electrónica, el cambio de sistema depende, en gran medida, del resultado del ballotage. Si Macri se consagra presidente, es lógico suponer que intentará trasladar el mismo sistema que implementó en la Ciudad al resto del país. Para eso habría que cambiar el Código Nacional Electoral, que establece que las boletas deben ser de papel.

Si Macri no fuera electo presidente – y Daniel Scioli quisiera mantener la boleta de papel - Vidal tendría un escollo: la elección de la provincia se realiza históricamente en simultáneo con la de la Nación y dos sistemas electorales diferentes no pueden convivir en la misma elección. Es decir, para implementar la boleta electrónica, debería desdoblar la elección.


Fuente: Letra P

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario