Una veintena de casos de dengue pone en alerta a la Provincia

Frente al riesgo de epidemia de dengue, Salud convocó a los secretarios de salud de los 135 municipios bonaerenses.

Con la detección de unos 20 casos de dengue en el Conurbano y el interior provincial, el ministerio de Salud bonaerense advirtió que la provincia enfrenta el riesgo de una epidemia. Por eso, la ministra de Salud, Zulma Ortiz, convocó a los 135 secretarios de Salud de los municipios bonaerenses a una reunión en el hospital El Dique de Ensenada. Allí, analizaron la situación y coincidieron en la necesidad de difundir y promover medidas de prevención centradas en el descacharrizado.

Este martes se dio a conocer una muerte en Foz de Iguazú (Brasil) por esta enfermedad y en este momento en Brasil, Paraguay y el noreste argentino se registran más de 2 millones de personas afectadas por dengue. A esta situación se suma un agravante: ocurre en verano, el momento del año de mayor movimiento turístico, lo que implica un mayor riesgo de que la gente se contagie y regrese a los distritos de la provincia de Buenos Aires con el virus.

"Tenemos alrededor de 20 casos de dengue no autóctono en la Provincia, es decir, personas que viajaron a las zonas de brote y que regresaron con el virus", explicó la ministra Ortiz. Por eso, enfatizó, "necesitamos del aporte de todos los municipios y de todos los bonaerenses para que descacharricen los espacios verdes, fondos, jardines y patios de sus casas".

Ortiz precisó, además, que "el riesgo de una epidemia de dengue existe porque en la provincia de Buenos Aires se conjugan dos situaciones: por un lado, se han registrado casos no autóctonos y, por otro, se ha constatado la presencia del mosquito transmisor de la enfermedad (Aedes aegypti) en todo el territorio de la Provincia".


Los especialistas recordaron que ese insecto es el mismo que transmite otros tres virus: chikungunya, zika y fiebre amarilla.

Mosquito de por medio

Como se sabe, el ciclo de transmisión de las tres enfermedades, (dengue, chikungunya y zika) es el mismo y ninguna se contagia de persona a persona.


Cuando el mosquito se alimenta con sangre de una persona enferma y luego pica a otras, le transmite el virus, por eso es fundamental evitar el desarrollo del Aedes aegypti y utilizar repelente.

La ministra de Salud bonaerense insistió "trabajar todos juntos en el descacharrizado: el Estado provincial, los municipios y cada uno de los vecinos de la Provincia en sus casas". Esa tarea, explicaron los especialistas, consiste en eliminar de los jardines, fondos y patios de los domicilios, todo recipiente u objeto que pueda acumular agua, porque es allí donde la hembra del mosquito pone sus huevos y estos, al entrar en contacto con el agua en un clima cálido y húmedo, encuentran las condiciones necesarias para que el Aedes aegypti se desarrolle, nazca, pique y trasmita la enfermedad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario