Se presentó la red consumidores agroecológicos

Se llevó a cabo en La Higuera el primer encuentro, donde se abordó la idea de trabajar en función de modos de producción y sociabilización que vuelvan a poner en el centro al ser humano.

-----------

Fuente: Prensa La Higuera

Este viernes se llevó a cabo en La Higuera el primer encuentro de la “Red de Consumidores Agroecológicos”, una iniciativa de esta casa política y cultural que cuenta con el apoyo de la Facultad de Ciencias Sociales.

La actividad estuvo encabezada por el economista Luis Caballero y el Coordinador del Programa de Economía Social y Solidaria de la Secretaría de Extensión de la UNICEN, Marcos Pearson, y contó con la presencia de la Secretaria de Extensión, Bienestar y Transferencia de la FACSO, Andrea Rivero. La charla giró sobre la idea de trabajar en función de modos de producción y sociabilización “que vuelvan a poner en el centro al ser humano”.



La jornada, que se extendió por casi tres horas, comenzó con la presentación de la propuesta de La Higuera, que “tiene dos ejes: por un lado la invitación a organizarnos como consumidores para acceder a alimentos libres de agrotóxicos y provenientes de la economía social. Por otro, la realización de diferentes actividades de difusión y capacitación vinculadas al tema que ya estamos planificando para el año próximo” según aseguró Marina González Hueso. Luego siguió con la presentación de todos los concurrentes, entre quienes se destacaron pequeños productores agroecológicos locales y personas en busca de alternativas, preocupadas por la calidad de los alimentos que consumimos y sus consecuencias en la salud.

En su presentación, Luis Caballero -quien es Coordinador Académico del Diploma en Agroecología y Economía Social Solidaria de la Universidad de Quilmes- retomó las inquietudes de los presentes y contextualizó “hoy en día, los alimentos son concebidos como una mercancía más. Por lo tanto el eje de la producción apunta a maximizar ganancias en lugar de a reproducir la vida, que debería ser su fin.” Además, el economista desmitificó: “hoy se dice que no se puede producir sin agroquímicos o transgénicos, sin embargo la agricultura tiene 10 mil años y estos productos apenas 50 ó 60”. Entre otros conceptos, estableció la distinción entre lo orgánico, que apunta a producir de modos que no sean dañinos para el ambiente y la salud de los consumidores, pero puede mantener otras prácticas de la agricultura tradicional como la explotación laboral y los monocultivos; y la producción agroecológica en la que la diversidad de cultivos y prácticas culturales, el comercio justo, la solidaridad y lo local son intrínsecas.

Por su parte, Marcos Pearson, quien compartió la interesante experiencia de la Mesa de Economía Social y Solidaria de Tandil, puso énfasis en la importancia de la política como herramienta para disputar significados y construir nuevos modos de sociabilidad “que pongan al ser humano en el centro”. A su vez, con realismo, planteó la necesidad de pensar estas transformaciones en términos de procesos y transiciones “porque competimos con los hipermercados, el marketing, los millones en publicidad y es necesario pensar en términos comunicacionales para educar y dar a conocer cuál es el valor agregado de los productos de la economía social”.

La actividad constituyó el puntapié inicial del programa con el que comenzará a construirse esta red entre consumidores y productores interesados en formas más justas y ecológicas de vincularse. La próxima reunión se realizará en diciembre, y la convocatoria continúa abierta a todos los interesados, quienes pueden acercarse a La Higuera.




Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario