¿Quién era el nieto de Amalita Fortabat?

Alejandro Bengolea, fue el primer nieto y uno de los herederos de la multimillonaria fortuna que dejó quien fuera una de las empresarias más ricas del país

Fanático de Racing Club, un empresario de bajo perfil, amante del arte y apasionado de sus hijos, así se podía definir a Alejandro Bengolea.

Fallecido a los 50 años, tras padecer cáncer de timoma, el nieto de Amalita Fortabat tuvo un acotado paso por Olavarría, cuando asumió la gestión administrativa de Loma Negra en el año 2000, tarea que desempeñó durante dos años.

Su abuela Amalita tuvo un rol fundamental durante la niñez de Alejandro, cuando éste pasaba largas temporadas en la casa de Palermo Chico, prácticamente lo había adoptado como un hijo (Inés Lafuente, madre del empresario, tuvo un segundo matrimonio, en el que tuvo dos hijos).

De Amalita heredó la pasión por el arte; Bengolea era coleccionista de obras contemporáneas.

En el ámbito pofesional, ingresó en el Grupo Fortabat, donde realizó diversas tareas, estuvo en Radio El Mundo, una radio AM de Buenos Aires, y estuvo en la empresa agropecuaria de la familia.

En una entrevista que el diario capitalino La Nación le realizó años atrás, Alejandro Bengolea se autodefinía como "un apasionado de la capacitación dentro de la organización", y reconocía que su abuela era una sabia consejera, a quien consideraba "un patrón de referencia, dueña de una visión única".

Siempre cultivó un bajo perfil, un hombre de espíritu familiar, era padre de dos adolescentes, Sofía y Alejandro, fruto de su matrimonio con Zelmira Peralta Ramos.

Entre sus planes, llegó a pensar en la idea de ser presidente de Racing Club, el club de sus amores.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario