Por iniciativa de Del Otro Lado del Árbol las camas tendrán el nombre de niños internados

A partir de un proyecto de ley impulsado por la referente de la Biblioteca "Del otro lado del árbol", que cuenta con media sanción en la Cámara de Senadores de la Provincia, en Olavarría el municipio se comprometió a no esperar la aprobación e implementarlo a la brevedad.

La iniciativa tiene como objeto que los pacientes pediátricos sean identificados con su nombre en las respectivas instituciones de salud, cuando permanecen internados. Es un proyecto de Ley, impulsado por Paula Kriscautzky, quien tras el fallecimiento de su hija Pilar creó la Biblioteca "Del otro lado del árbol".

Dicho proyecto cuenta con media sanción en la Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires; y en Olavarría, el municipio se comprometió a implementar la medida a la brevedad y enviarla al Concejo Deliberante para convertirla en ordenanza municipal.

Infoeme dialogó con una de las referentes de la filial local de la Biblioteca, Andrea Fernández, quien con mucha alegría, expresó su emoción con respecto al apoyo que han recibido, tanto de la comunidad, como de los estudiantes de medicina y enfermería, y también de las autoridades municipales.

Son pequeños gestos, pero son grandes cosas, porque empiezan a moverse un montón de estructuras que hasta ahora no nos habíamos dado cuenta que era importante cambiarlas. Es muy lindo todo lo que se puede hacer, estamos muy contentos por el apoyo que hemos tenido.

En detalle, Andrea contó que "es un proyecto de ley provincial que nosotros estamos trabajando este año, las tres sedes de la biblioteca, porque trabajamos en conjunto Olavarría, Bolívar y La Plata. El año pasado trabajamos por el derecho a soñar, con el proyecto del libro, y este año se trabaja por el derecho a la identidad y el proyecto habla de que en cada cama de hospital, en lugar de tener el número de cama, sobre todo en pediatría, haya una pizarra donde esté el nombre de cada nene".

Fernandez sostuvo que la iniciativa es "un gesto pequeño, pero habla de humanizar la salud y de que la persona que ingrese a la habitación sepa como llamarlo, con el nombre o como el niño quiera que lo llamen, puede ser que el quiera que lo llamen por su apodo. Eso implica comunicarse con el paciente de una manera más cercana. Es muy grande en el fondo, porque es un modo de empezar a ver al paciente como un ser integral, que le pasan cosas, surgió de la experiencia de Paula cuando la internaron a su hija que luego falleció, y ella cuenta que cuando su hija ingresó al hospital escuchó que decían "cama 16 ingresa un tumor" y ella dice que ingresaba su hija, que se llamaba Pilar. Como mamá intenta trabajar con eso y modificarlo".

Con respecto a su desembarco en Olavarría, Andrea contó que "presentamos el proyecto al Secretario de Salud, acompañados por los estudiantes de medicina y enfermería, de la Organización Rene Favaloro. Y el compromiso que toma el Municipio para implementarlo a la brevedad y enviarlo al Concejo Deliberante para que sea una ordenanza municipal".


Para nosotros ese gesto fue hermoso, porque de verdad las personas que se están formando como futuros médicos son quienes nos acompañaron a impulsar este proyecto, y es súper esperanzador, muy emotivo

En el Proyecto de Ley se transcriben las palabras de Paula Kriscautzky: "Escuché "a la 16 entra un tumor", pensé...qué lejos estamos de comprender el universo humano. A la 16, número de cama, entró Pilar, mi pequeña hija, que pasaba por una traumática situación de enfermedad, y que sin dudas esa circunstancia no la definía, ni hablaba de ella. A la cama número 16, entró Pilar, una niña de 5 años, de rulos desparejos que transitaba su jardín de infantes, que tenía una familia que la amaba, que le gustaba pintar y escribir su nombre en cada oportunidad que tenía, a la 16, número de cama, entro Pili, Pilita, Pilucha, Pi, una pequeñita que esperaba curarse para crecer feliz".

Así fundamenta Paula Kriscautzky la importancia de aprobar este Proyecto de Ley que permitirá que en los hospitales pediátricos, los niños y niñas sean llamados por su nombre. "¿Por qué es importante que el número de cama, sea solo un número de mobiliario y no la identificación del niño que allí transita su enfermedad? Porque a quien le toca transitar una circunstancia de enfermedad tiene como derecho primero ser llamado por su nombre propio y ser respetado de manera íntegra. Nadie por estar enfermo se convierte en la patología que lo afecta, nadie se transforma en un número frío y despojado de humanidad (...) A la cama 16 entra 'Pili' cuídenla mucho y cuiden a su familia que se siente muy triste. ¡Gracias!".



El Proyecto de Ley, aquí:


Embed

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario