San Valentín, un festejo cada vez más instalado en el país

San Valentín, un festejo cada vez más instalado en el país

Lejos de verla como una tradición ajena, miles de parejas argentinas salen hoy a festejar su unión.


Aunque hace apenas una década solía ser visto en Argentina como una celebración "foránea", el Día de San Valentín parece tener año tras año mayor aceptación en nuestro país. Así lo prueba la creciente cantidad de mensajes de amor y de reservas en restaurantes por parte de parejas que planean celebrar hoy el día de los enamorados.


Pero si bien San Valentín se ha instalado ya en nuestro país como una fecha donde miles de enamorados festejan su unión haciéndose regalos, expresándose su cariño o compartiendo alguna salida especial, lo cierto es que muchos lo festejan sin conocer muy bien su origen, que por otra parte es objeto de discusión.


Según la versión más aceptada, San Valentín habría sido un sacerdote cristiano que en el siglo III se reveló contra la decisión del emperador Claudio II de prohibir la celebración de matrimonios entre los jóvenes para favorecer así la incorporación de soldados a sus legiones.


El sacerdote, que la consideraba una medida injusta, desafió la orden del emperador celebrando matrimonios en secreto y, tras ser descubierto, terminó en prisión. Durante su encarcelamiento habría obrado el milagro de devolverle la vista a una muchacha ciega, hija de uno de sus carceleros, razón por la cual se lo santificó tras ser ejecutado el 14 de febrero del año 270.


Agradecida con el sacerdote por haberle devuelto la vista, aquella joven, que se llamaba Julia, plantó un almendro junto a su tumba. De ahí que este árbol de flores rosadas haya pasado a ser un símbolo del amor y San Valentín, su santo patrón.


Según otra leyenda, San Valentín habría dejado una carta de despedida a la hija del carcelero de quien se había enamorado durante su encarcelamiento. De esta carta nacería la tradición de enviarse tarjetas y cartas de amor el Día de San Valentín.


Algunos historiadores sostienen sin embargo que el origen del festejo nada tiene que ver con San Valentín, sino con las lupercales, un ritual orgiástico que se celebraba cada año en la Antigua Roma para iniciar a los jóvenes en la sexualidad. Se trataba de una fiesta tan inaceptablemente pagana desde el punto de vista de la Iglesia, que en el siglo V ésta la habría enmascarado con una resignificación.


Lo cierto es que en 1969 -quince siglos después de que el papa Gelasio I designara el 14 de febrero el día oficial de San Valentín- Pablo IV eliminó la fecha del calendario litúrgico. Para entonces, la celebración ya habría cobrado sin embargo vida propia, convirtiéndose en un festejo que hoy no reconoce religión.




Notas Relacionadas

Deja tu comentario

Mustang Mustang Cloud - CMS para portales de noticias