La viruela en tiempos nativos

¿Contagiaban intencionalmente con virus de viruela a los nativos prisioneros en Martín García? Allí estuvieron presos Marcelino y Juan José Catriel. Una historia, dos conclusiones.

----------------
Por Walter Minor / Walterhistorias@gmail.com
historiasdeolavarria.blogspot.com.ar

Viendo y escuchando un video etiquetado, sobre una charla del escritor Marcelo Valko, que me envió Jorge Arabito y leyendo los comentarios posteriores, me llamó mucho la atención que se crea que teniendo un documento se pueda hacer irrefutable un punto de vista.


Antigua prisión en la isla Martín García.

El documento, sí es irrefutable como documento mismo, pero la conclusión particular sobre ese mismo documento, de ninguna manera es así. Dentro de una construcción, que es necesario realizar para poder contar, hay que tener en cuenta el entorno, las situaciones, el desconocimiento sobre muchas cosas de la época tratada, las casualidades y en este caso que pretendo analizar como ejemplo, la ciencia (o medicina).

VIDEO AFIRMANDO MUERTE POR CONTAGIO INTENCIONAL

Vamos a lo puntual de la nota a Valko que quiero rescatar y que induce a un pensamiento, para mí, erróneo:

(Periodista) ¿Me podés ampliar ese concepto que planteaste de que los doctores incubaron a propósito la viruela a los indios ?...

(Marcelo Valko) Abro el libro con la carta del cirujano en jefe de la guarnición de Martín García – Sabino O’Donell - ..¡Acá todos tienen nombre y apellido!!!... que él inocula viruela… cepas de viruela.. Encima los tienen hacinados y el contagio es terrible.

Es por eso que nosotros hacemos esto. Porque nosotros tenemos que recuperar el país fraterno de la revolución de Mayo...



PAGINA REFERIDA EN EL VIDEO

Bueno. Vamos a la página 357 de “Pedagogía de la desmemoria”, que es a la que se refiere Valko y ahí dice textualmente:

“Pero será en Martín García donde la muerte galopará como un verdadero jinete del apocalipsis. En el voluminoso Muerte y transfiguración del Martín Fierro, Ezequiel Martínez Estrada destina un pequeño párrafo para comentar que “En la Isla Martín García se declaró una epidemia entre los aislados, cautivos de la expedición, que casi os exterminó literalmente. Funcionaba allí un Lazareto y un crematorio, edificios que están aún en pie” (Martínez Estrada 1948: 725).

Y los exterminó porque nadie tuvo mayor interés en salvarlos. En este mismo capítulo mencionamos nuestras sospechas sobre el médico de la Guarnición, Sabino O’Donell en relación a los magros resultados de sus aplicaciones de la antivariólica. Podemos pensar que, o era el médico más inepto de la Armada, o bien su objetivo era diezmar ‘a las remesas’. Más allá de sus demandas formales de medicamentos y de dosis de vacunas, como la efectuada el 3 de marzo de 1879, donde sostiene la “necesidad de continuar vacunando” y solicita dosis “como para cien o más”, existe una extensa nota del 10 de diciembre de 1878 dirigida al Coronel Maximino Matoso que es digna de ser leída con atención.

“Cumpliendo lo dispuesto por Vd. En 30 del mes ppdo,, empecé a vacunar a los indios del Depósito, habiéndolo emprendido por orden verbal de Vd.

Hasta hoy no se notan visiblemente los resultados de la vacunación, pero aún podrán manifestarse mas tarde. Entre los 148 indios que llegaron últimamente, había uno que tenía fresca las cicatrices de la viruela, de la que había sido acometido 15 o 20 días, según su relación y de algunos de sus compañeros. Dos o tres indios más acusaban dolores de cabeza y de espaldas y se les notaba la fiebre que precede a la erupción.

Indudablemente venían ya impregnados o contagiados.

Al vacunarlos se ha desarrollado la epidemia entre ellos llegando el número de virulentos a once, de los que fallecieron dos hoy temprano. Se creería que la vacunación hubiera influido en la propagación y aumento de los enfermos, pero semejante opinión sobre la ignorancia fue de aborigen (origen).

Jamás el preservativo, el antídoto puede producir el mal, o el envenenamiento de que es antagonista. La absorción del virus vacinico humano jamás podrá producir la erupción de la viruela, la que proviene de un principio a cos, virus o como quiera llamarse que circula en la sangre y que en presencia de su antagonista desaparece, se pierde, se anula.
(AGA Caja 15.728).

¿ES REAL LA DEDUCCION DE VALKO?

Dice Marcelo Valko: “él (Sabino O’Donell) inocula viruela… cepas de viruela.. Encima los tienen hacinados y el contagio es terrible.


Prisioneros nativos siendo evangelizados compulsivamente.

Si tomamos la conclusión de Valko, se pueden comparar las prácticas del médico O’Donell con las del Nazi Menguele y esto pareciera que es lo que se busca y a muchos le gusta escucharlo, entonces ni siquiera se plantean si puede estar equivocado. Algo así como correr detrás de la zanahoria.

Las preguntas serían entonces:

¿DE QUE ESTA COMPUESTA LA ANTIVARIOLICA Y COMO SE APLICA?

“La vacuna antivariólica protege contra las infecciones provocadas por el virus que causa la viruela. La vacuna se hace a partir del virus de vaccinia que es un tipo de virus Px (pústula) relacionado con la viruela. La vacuna contiene el virus de vaccinia vivo. Los establecimientos de vacunación deben tomar las medidas adecuados para evitar que el virus se propague. Debido a que la vacuna no contiene viruela, usted no puede enfermarse de viruela por la vacuna.”

“La vacuna antivariólica generalmente se administra en la parte superior del brazo con una aguja de dos puntas que se introduce en la solución con la vacuna. Cuando se saca la aguja de la solución, ésta retiene una gotita de la vacuna. Luego, se usa esa aguja para pinchar la piel varias veces en unos pocos segundos. El pinchazo no es profundo pero ocasionará una llaga y se formarán una o dos gotas de sangre. Luego se cubre la zona de la vacuna para evitar que el virus se propague.”

Fuente consultada: http://www.answers.com/topic/inyecci-n-de-vacuna-antivari-lica-virus-de-vaccinia-1

CONCLUSION

El médico Sabino O’Donell inoculaba “viruela” para tratar de curar y no para matar, porque la composición de la vacuna antivariólica es precisamente eso: “virus de vaccinia vivo”.. O sea que, en aquellos años, a vacunar se le decía también “inocular virus”.


Marcelino Catriel: prisionero en 1878.

Para ser más concreto, es como el suero antiofídico, que se detiene el veneno con el propio veneno de la víbora y se podría decir “inoculé veneno al paciente”, lo que no significa “quise matarlo”.

No se trataba de propagar la infección. Nadie es tan tonto para querer convivir en una isla con enfermos de viruela, por más inmunizado que esté. Siempre está latente el riesgo de que se contamine el agua.

¿POR QUE NO DIO RESULTADO ESA VACUNACION PUNTUAL? ¿ERA INEPTO O’DONELL?

Ninguna de las dos cosas. O’ Donell no era inepto, solo desconocía que en algunas circunstancias la vacuna no actúa o tiene efectos secundarios. Incluso, recién en 2003 la Organización Mundial de la Salud admitió “acontecimientos adversos en los grupos más vulnerables”

“La OMS ha convocado dos consultas de expertos para examinar los criterios científicos en los que se basan las recomendaciones sobre la producción y el control de la calidad de las vacunas antivariólicas. Como resultado de estas consultas, en el año 2003 se han dictado las recomendaciones corregidas de la OMS para la producción y el control de la calidad de las vacunas antivariólicas.

Estos preceptos técnicas están diseñados para asegurar que las vacunas antivariólicas de fabricación nueva cumplen todas las normas actuales relativas a inocuidad y eficacia. Sin embargo, estos preceptos técnicos no garantizan la ausencia de acontecimientos adversos graves en los grupos vulnerables conocidos. Además, el Comité Consultivo Mundial sobre Inocuidad de las Vacunas examinó los datos históricos y recientes sobre la inocuidad de la vacuna antivariólica y concluyó que existe un riesgo cierto de acontecimientos adversos tras la vacunación antivariólica, entre los que se incluyen problemas de seguridad no reconocidos con anterioridad, y que en la vacunación deberían destinarse capacidad y recursos significativos a la vigilancia de la inocuidad.

FUENTE: http://www.who.int/vaccine_safety/committee/topics/smallpox/questions/es/

Acá estamos viendo que recién en el siglo 21 se admite que entre los grupos vulnerables hay acontecimientos graves tras la vacunación, así que es más que evidente que en el siglo 19, este médico no lo supiera. Probablemente lo que hizo a esa vacunación ineficaz, fue que se trataba de un contingente de 148 nativos enfermos, recién llegados y seguramente cansados y mal alimentados, cosa que hace que el sistema inmunológico esté debilitado y la vacunación (o inoculación) sea ineficaz, por lo tanto la enfermedad siguió su curso.

INMUNODEPRESION

Una de las causas que provoca ineficacia en la vacuna es la inmunodepresión.
¿Que es la inmunodepresión?

Definición:
Ocurren cuando se presenta disminución o ausencia de la respuesta inmunitaria del cuerpo.

Causas, incidencia y factores de riesgo. El sistema inmunitario está compuesto de tejido linfoide en el organismo, incluyendo la médula ósea, el timo, los ganglios linfáticos, las amígdalas y partes del bazo y del tracto gastrointestinal.

El sistema inmunitario ayuda a proteger al organismo de sustancias dañinas, llamadas antígenos. Ejemplos de antígenos son, entre otros: bacterias, virus, toxinas, células cancerígenas y la sangre o los tejidos extraños de otra persona o especie.


Mujeres y niños tomados prisioneros.

Cuando el sistema inmunitario detecta un antígeno, responde produciendo anticuerpos que destruyen las sustancias dañinas. La respuesta del sistema inmunitario también involucra un proceso llamado fagocitosis, durante el cual algunos glóbulos blancos ingieren y destruyen bacterias y otras sustancias extrañas.

Los trastornos del sistema inmunitario ocurren cuando dicho sistema no combate tumores o sustancias extrañas como debería ser; la respuesta inmunitaria es excesiva o deficiente.

Los trastornos por inmunodeficiencia pueden afectar a cualquier parte del sistema inmunitario. Muy comúnmente, esta afección se presenta cuando glóbulos blancos especializados, llamados linfocitos T o B (o ambos) no funcionan tan bien como debieran o cuando el cuerpo no produce anticuerpos suficientes.

Fuente: http://inmunodepresion.blogspot.com.ar/

CONCLUSION FINAL

Una persona que sufre de enfermedades inmunodepresivas, es aquella que no cuenta con todas las defensas.

Por lo tanto, el médico no quiso matar a nadie. El problema fue que los nativos venían en las peores condiciones inmunológicas y la enfermedad que traían se propagó, ya que su propia debilidad no les permitió crear los anticuerpos necesarios para detenerla y siguieron contagiando.

La definición de O’Donell (que no era ineficiente ni aparentemente asesino) es real. La vacuna no fue la causante de la propagación de la viruela, sino el deplorable estado de esta pobre gente, algunos arrastrando la enfermedad desde hacía 20 días. El problema que tuvo el médico fue desconocer lo que la medicina descubrió 100 años después: Que la vacuna no es totalmente inocua y menos en grupos de riesgo (léase nativos prisioneros enfermos y hambreados en este caso).

HORNO CREMATORIO

En noviembre 1873, los buques de ultramar “Anita”, “Emilia” y “Villeta”, fueron detenidos frente a la isla y puestos en cuarentena, convirtiéndose de hecho en lazareto.

Se venía de una epidemia brutal de fiebre amarilla en Buenos Aires, que arrancó en 1871 y por eso, en el año 1874, cuando todavía ni se había pensado llevar nativos allí, Sarmiento manda a construir el horno crematorio, precisamente para quemar los cuerpos que salían del lazareto y evitar la propagación. O sea que el horno crematorio no se construyó para matar indios y tirarlos ahí, por el solo hecho de que no había prisioneros indios.

Recién en 1878 (cuatro años después de instalado el crematorio), llegan LOS PRIMEROS IDIGENAS capturados en el sur, en la llamada “conquista del desierto”. O sea que el horno crematorio de ocho bocas, no estaba hecho para los indígenas, sino que fue la consecuencia de tres buques cargados con gente posiblemente infectada.
¿Para que insiste Valko en asociar la construcción de esos hornos a una masacre?..

Los hornos crematorios son una consecuencia lógica. Nadie tiraría un enfermo de viruela en el agua que tiene que tomar. Menos en una isla. Siempre que hubo epidemia de viruela, los muertos eran cremados, así que no es algo disparatado.

Lo deplorable no es el horno, sino la acción de arrojar a los nativos en Martín García y lo peor, en condiciones inmundas.

CAUTELA CON LAS CONCLUSIONES ARMADAS

Bien. Que esto no se entienda como que soy un defensor de Roca, Sarmiento y Mitre, porque estaríamos desvirtuando lo que quiero explicar. Es más, creo que esta gente es de lo peor que le pudo pasar al país y debiera considerarse el hecho de borrarlos como figuras venerables en cualquier calle, plaza o institución.


Cacique Pincén y familia. También presos en la isla.

Pero tampoco se puede creer que haya un represor detrás de cada escrito, porque se puede dañar a otros por querer hacer justicia con algunos.

Valko está muy bien documentado y me gusta su libro, pero no coincido con algunas conclusiones, basadas en esa misma documentación, porque me parecen muy ligeras y oportunistas.

Tampoco me parece inteligente que se tome como inapelable una postura ajena, sin armar una visión propia, sin “construir”, que es lo primero que le enseñan a quien quiere involucrarse en historia en el ámbito académico.

Pero esto es algo que casi nadie hace, porque es más fácil repetir como loro que sentarse a pensar e investigar, por lo tanto, lo más probable es que se siga con una línea de enfrentamientos en vez del diálogo constructivo y reflexiones sobre bases sólidas.

Así, involucrando nombres “al voleo”, no “vamos a construir el país fraterno de la Revolución de Mayo”, que dice Marcelo Valko en el video.




Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario