Extienden durante noviembre la Campaña de Vacunación

Así lo informó la Secretaría de Prevención y Atención Sanitaria. La Campaña de Vacunación contra Sarampión, Rubéola y Poliomielitis será extendida hasta el 30 de noviembre. En Olavarría, más del 60 por ciento de los chicos recibieron dosis.

------------------------------

La Secretaría de Prevención y Atención Sanitaria municipal informó que se extiende la Campaña de Vacunación contra Sarampión, Rubéola y Poliomielitis hasta el 30 de noviembre.

Todos los chicos de 1 a 4 años inclusive deben recibir una dosis extra de dos vacunas: la Doble Viral contra el sarampión y la rubéola (inyectable), y la Sabín contra la poliomielitis (se administra en forma de gotitas por boca). Deben vacunarse todos los chicos de esas edades, más allá de que estén al día con los esquemas de vacunación.

A nivel local se adhiere a esta Campaña Nacional de Vacunación que tiene como objetivo seguir manteniendo a la Argentina libre de estas enfermedades, que si bien en nuestro país han sido eliminadas gracias a las vacunas; en otras regiones del mundo continúan causando casos graves y muertes.

Sarampión

Se trata de una infección muy contagiosa que se transmite de persona a persona por contacto con las gotitas de saliva que el enfermo expele al hablar, toser o estornudar.

Los primeros síntomas que presenta un chico con sarampión son fiebre, catarro, malestar general, fotofobia (sensibilidad a la luz), tos seca, conjuntivitis. Recién a los cuatro o cinco días de adquirido el virus, aparece el síntoma más característico del sarampión: las enantemas, puntitos blancos rodeados de un halo de inflamación rojo que aparecen en las mejillas. Días más tarde se produce el exantema, manchitas de color rojizo detrás de las orejas, por el cuello y en las mejillas. Durante esta fase es probable que se produzca fiebre alta y, en algunos casos, también síntomas gastrointestinales, como diarreas, vómitos o dolor abdominal.

La vacuna es el principal método preventivo, pero también hay que tener en cuenta no tomar contacto con las personas afectadas.

Rubéola

Es una infección viral. Se la conoce como Sarampión de tres días, es menos contagiosa que este último y muchos niños nunca llegan a adquirir el virus. Sin embargo causa problemas en caso de que una mujer embarazada se contagie la enfermedad. Una mujer infectada durante las primeras 16 semanas (particularmente las primeras 8 o 10 semanas) de embarazo puede abortar, dar a luz un bebé muerto o tener un bebé con defectos congénitos.

Se transmite por medio de estornudos, tos o el contacto con superficies contaminadas (pañuelos, vasos, o manos). Hay un 90% de posibilidades de contagio si una persona no vacunada convive con alguien que adquirió el virus.

Cabe destacar que una vez que se padece la enfermedad, el paciente adquiere inmunidad permanente, por lo que no vuelve a ser atacado por el virus.

La rubéola se caracteriza por la aparición de pequeñas erupciones en la piel de un color rosáceo que se inician en la cabeza y progresan hacia los pies, haciéndose más intensa en el tronco, que no provocan picores ni molestias y suelen desaparecer en pocos días. Las erupciones suelen mostrarse uno o dos días después del contagio. Junto a las manchas rojizas, los síntomas de la rubéola son bastante similares a los de un síndrome gripal, con malestar general, fiebre poco intensa, enrojecimiento de los ojos, dolor de garganta (faringitis) e inflamación dolorosa de ganglios alrededor de la nuca y en la región posterior de las orejas.

Es fundamental la vacunación.

Poliomielitis

Es una enfermedad causada por un virus (polio) que afecta con mayor frecuencia a lactantes y niños pequeños. Se transmite principalmente por contacto directo con personas afectadas, o bien por ingesta de sustancias contaminadas con el virus que se encuentra en la materia fecal.

La gravedad de la enfermedad depende de cada caso en particular. El poliovirus afecta al sistema nervioso central causando parálisis, atrofia muscular, llegando en los casos más graves a paralizar músculos respiratorios.

Los síntomas que se manifiestan en el organismo al contagiarse Poliomielitis, van desde fiebre, dolor de garganta, dolor o rigidez en la espalda, el cuello y las piernas.

Cabe destacar que, a partir de la vacunación, el virus polio salvaje fue eliminado de la región. Otras medidas de prevención de la enfermedad son lavarse las manos después de ir al baño y no beber agua contaminada. De esta manera se puede evitar la transmisión de la enfermedad en sitios donde circula el virus.





Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario