En 2014, Bromatología decomisó más de 55 mil kilos de alimentos

El dato se desprende del informe anual dado a conocer desde el área municipal. En diálogo con Infoeme, el responsable de la Dirección de Inspección Sanitaria y Bromatología, Federico Larroudé, destacó el trabajo realizado y resaltó también la campaña de prevención del dengue y el desratizado de terrenos. Además se efectuaron 17 clausuras de comercios.

------------------------------------

La Dirección de Inspección Sanitaria y Bromatología dio a conocer un informe sobre el trabajo realizado durante el año pasado en la ciudad y las localidades.

De los datos informados, se destaca que 55.732 kilos de alimentos destruidos por no encontrarse aptos para el consumo durante las inspecciones sanitarias realizadas.

Durante el período, se realizaron exactamente un total de 1825 actas de inspección, 210 expedientes de habilitación de comercios, 47 expedientes resueltos por el Juzgado de Faltas, 17 clausuras (panadería, venta de aves, elaboración de comidas, minimercado, carnicerías, despensas, carnicerías y distribuidora), 228 actas en las que se detallan irregularidades, y 42 asesoramientos a nuevos emprendimientos.

Además entre las actuaciones desarrolladas por personal de Bromatología, se agrega las 148 inspecciones en transportes de sustancias alimenticias, incluyendo los controles en el peaje del la localidad de Hinojo.



Bromatología decomisó más de 55 mil kilos de alimentos en 2014

Los controles sanitarios están a cargo de inspectores municipales con el objetivo de cuidar la salud de todos los vecinos. Durante el año 2014 se realizaron más de 1800 inspecciones, se clausuraron comercios de distintos rubros, y se trabajó en la limpieza de terrenos, y en los controles en natatorios y clubes.

Para el responsable de la Dirección de Inspección Sanitaria y Bromatología, Federico Larroudé, la comunidad ha tomado mayor conciencia en cuanto a lo que “es el alimento y se fija más en los vencimientos, en si las latas están abolladas y si encuentra falencias suele denunciar. Insistimos con que nos llamen y denuncien porque estamos para servir a la gente”.

En el informe se hace referencia a la campaña de prevención del dengue, y de las enfermedades transmitidas por roedores, como así también de los distintos análisis realizados en laboratorio, y las inspecciones en natarios y clubes, como los controles de calidad de agua.

Campaña de prevención del dengue

Durante la campaña se llevan a cabo acciones de concientización e inspección, entre las que se destacan, visita “casa por casa”, donde se realiza una inspección del patio de la vivienda, identificando posibles reservorios de mosquitos y que los propios moradores puedan identificar a los mismos como un riesgo y así evitar la proliferación del mosquito transmisor del dengue.

De igual forma, durante el año 2014, se realizó la limpieza y descacharrado de 50 terrenos baldíos y casas particulares, destruyendo en el relleno sanitario aproximadamente 3000 kg de material producto del descacharrado. Dichas tareas son supervisadas por personal profesional, quien dispone cuál es el material que se retira y el destino final, para evitar la diseminación y proliferación del mosquito en otras áreas de la ciudad.

En el marco de la campaña, para detectar larvas de forma precoz, se procedió a colocar 100 larvitrampas, las cuales se distribuyen en puntos claves de la ciudad y las localidades serranas, con control periódico de las mismas. Sumando 3.000 controles entomológicos, con toma de muestras e identificación de las mismas por personal idóneo de esta Dirección.

Durante la campaña 2014-2015 (octubre de 2014 a enero de 2015) no se han detectado larvas del mosquito transmisor del dengue, constatando una notable mejoría en las viviendas y terrenos en zonas donde se han encontrado larvas de Aedes aegypti en campañas anteriores.

Es importante destacar que una vez que apareció y prolifero el mosquito Aedes aegypti en una zona o región es posible controlarlo, por lo que -según Larroudé- “es importante estar alerta y evitar que prolifere, impidiendo la acumulación de agua”.

Prevención de enfermedades transmitidas por roedores

A través del Sistema Integral de Reclamos (SIRO) se han recepcionado 130 denuncias por roedores en terrenos baldíos, de los cuales se han desratizado 60 terrenos.

La metodología de trabajo, es la siguiente: una vez recepcionada la denuncia, personal de Bromatología evalua la situación, y en aquellos terrenos en los cuales se constata la presencia de indicadores de roedores se procede a colocar cebaderos con raticidas correctamente identificados, y se realiza un control periódico hasta que no se observa mas actividad de roedores.

El tiempo promedio que conlleva la desratización de un terreno es de tres meses, variando en función de la cantidad de roedores, y de la higiene del lugar. Una vez concluido este procedimiento se envía el expediente a la dependencia correspondiente para que continúe con la limpieza del mismo.

Esta metodología está estipulada por Ordenanza, la cual establece que previo a la limpieza, descacharrado, de un terreno baldío se debe realizar el saneamiento del mismo, que también es aplicable a cualquier terreno en el cual se vaya a realizar movimiento de tierra para construcción, ya que ello ocasiona la migración de cualquier posible plaga existente hacia las casas vecinas.

En el mes de mayo y a raíz de un caso de Leptospirosis en Humanos se procedió a realizar tareas de inspección, concientización y desratización en 8 manzanas, con 120 domicilios visitados, de los cuales 40 fueron desratizados.

Análisis de laboratorio

Entre los análisis microbiológicos y físico químicos en laboratorio, se registran un total de 2374 en muestras de agua y alimentos, entre ellos carne picada, pescado, helados, leche y sus derivados, mermeladas y dulces, pan y sus derivados, licuados y jugos, también se hicieron hisopados en equipos, mesadas y en personas que manipulan alimentos.

Tal como se informó, se realizaron 3836 análisis de detección de larvas del parásito de Trichinella spiralis en carne de cerdo proveniente del matadero municipal.

A solicitud del Área de Epidemiología, se procedió a la toma de muestras de agua y/o alimentos con su posterior análisis, en caso de sospecha de enfermedades transmitidas por alimentos.

Se realizaron inspecciones en 43 natatorios y clubes donde se tomaron 117 muestras de agua (de piletas y de consumo), controles de calidad del agua y estado de las instalaciones edilicias para su provisión en escuelas y jardines de infantes en las localidades y zona rural.

Conforme al calendario anual, se controla la calidad del agua en Centros de Día, Jardines Maternales, Centros de Atención Primaria de la Salud, Hospitales (Dr. Héctor Cura, Hinojo, Sierras Bayas y Espigas) y todas las dependencias municipales (ADELO, Teatro, Palacios, Museos, Casa del Bicentenario, Control Urbano, etc).

Durante el 2014, se dictó el “Curso taller de Manipulación de Alimentos” para artesanos que elaboran alimentos, capacitándose un total de 32 personas.



Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario