Detectan triquinosis en embutidos y fiambres

Los ministerios de Salud y de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires dispuso el retiro del mercado y la no comercialización de todos los productos embutidos y fiambres de las marcas Caseros de Roca y Don Hilario, por tratarse de productos no inscriptos, a los que además se les detectó triquinella en pruebas analizadas.

------------------------------------

Los ministerios de Salud y de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires dispuso el retiro del mercado y la no comercialización de todos los productos embutidos y fiambres de las marcas Caseros de Roca y Don Hilario, por tratarse de productos no inscriptos, a los que además se les detectó triquinella en pruebas analizadas.

Además, la cooperativa de trabajo Manjares de Agustín Roca, que elaboró los productos en el partido de Junín, fue clausurada por inspectores de la Oficina de Alimentos del ministerio de Salud y la dirección de Auditoría Agroalimentaria de Asuntos Agrarios, quienes también proceden al retiro del producto del mercado.

Todas las jurisdicciones bromatológicas se encuentran monitoreando la evolución del retiro de los productos. Por su parte, la titular de la Oficina de Alimentos, Mónica López, solicitó a la población que tenga productos de esas marcas que “se abstengan de consumirlos, manteniendo los envases cerrados y separados de otros alimentos”, y agregó que, “además, se comuniquen de inmediato con las autoridades bromatológicas locales”.

Al 11 de junio, los casos sospechosos de triquinosis denunciados a la región sanitaria III de la Provincia ascienden a 100, en las localidades de Junín, O’ Higgins y Chacabuco. Además se denunciaron casos en Salto (cuatro), Rivadavia (dos), Teodelina, en la provincia de Santa Fe (uno), y Ciudad de Buenos Aires (cuatro).

La triquinosis es una enfermedad infecciosa producida por un parásito que se contrae por la ingestión de carne de cerdo contaminado, cruda, mal cocida o mal procesada.

Para prevenirla hay que evitar el consumo de carne de cerdo o alguno de sus derivados mal cocidos, y no comprar embutidos o chacinados crudos, sobre todo aquellos que se promocionan como caseros y suelen venderse al costado de las rutas, porque carecen de los controles bromatológicos necesarios para garantizar su inocuidad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario