Caso Kysilka: el jurado declaró "no culpable" a la acusada por la muerte de su padre

Tras más de una hora de deliberación, el jurado emitió su veredicto absolviendo a Jennifer Kysilka en el juicio al que llegó como acusada de haber matado a su padre, Juan Carlos Kysilka.

Azul: Cobertura especial Jorge Scotton y Daiana Coppero


Tras más de una hora de deliberación, el jurado encontró "no culpable" a la joven acusada de matar a su padre en el año 2014.

En lo que constituyó el primer juicio por jurado de región, el veredicto final del jurado popular declaró libre de culpa a Jennifer Kysilka, quien en el medio de una discusión le dio una puñalada a su padre Juan Carlos Kysilka, quien luego falleció.

La decisión del jurado fue unánime y fue una mujer de nuestra ciudad la elegida para que leyera el veredicto.

Tras la lectura, la acusada les agradeció muy emocionada y abrazó afectuosamente a varios de los integrantes.

DSC_0212.JPG


El juicio


La jornada arrojó importantes testimonios y controversias, dentro de lo que fue una maratónica audiencia que incluyó la declaración de la acusada, los alegatos de las partes y el veredicto final de los jurados populares.

A lo largo de la mañana y tarde se oyeron nueve testimonios, entre familiares, vecinos, peritos y profesionales de la salud.

En la primera parte de la audiencia se escucharon tres testimonios de familiares y personas del entorno que estuvieron en la escena del crimen al momento del hecho, quienes además describieron el contexto de violencia familiar de los Kysilka.

La primera en brindar su testimonio fue Marcela Sierra, madre de la acusada y esposa de la víctima. La mujer detalló los reiterados hechos de violencia que se vivían en la casa y contó como fue el momento del trágico hecho.

Dijo que en la familia se consumía alcohol y que su marido tomaba "alcohol y droga". Que su esposo se comportaba violento con Jennifer Kysilka e incluso afirmó que "la obligaba a prostituirse".

Respecto al momento del crimen, contó que toda la familia se encontraba en una habitación mirando televisión hasta que se inició una violenta discusión en la cocina entre Jennifer Kysilka y su padre y señaló que, tras la pelea, "fui a la cocina y él- por su marido- se estaba agarrando el pecho y le salía una pequeña gota de sangre" recordó.

Luego brindó su testimonio Matías Da Luz, novio de una de las hermanas de Jennifer, quien también se encontraba en la habitación durante el crimen.

Contó que estaba mirando televisión y tomando cerveza y si bien coincidió con el relato de Marcela Sierra marcó algunas diferencias. Por ejemplo sostuvo que fue él, el primero en ir a la cocina mientras que la mujer había dicho estuvo dos veces en el lugar mientras se producía la discusión.

En tercer lugar declaró Miguel Ángel Rastelli, en ese momento el novio de Jennifer Kysilka. Brindó un testimonio coincidente con los anteriores aunque lo más saliente se produjo al finalizar su declaración. Al retirarse saludó con la mano a uno de los jurados.

Esto llamó la atención del fiscal Martín Pizzolo, quien cuestionó ante el Juez lo sucedido y preguntó a quien había saludado. Una de las jurados manifestó que era a ella por lo que el juez Borghi hizo entrar nuevamente al testigo, quien reconoció que la jurado "es mi prima".

Ante esta insólita situación se pasó a un cuarto intermedio y luego se determinó la exclusión de la jurado y su reemplazo por un suplente.

Al regreso, ofrecieron sus testimonios otras seis personas. La primera fue Pamela Bustos, amiga y vecina de Jennifer Kysilka.

Relató que la noche del crimen, Jennifer "fue a mi casa y me golpeó a la ventana" y recordó que le gritaba: "no lo quise hacer Pame abrime que le pegué una puñalada a mi papá" contó.

Afirmó que su amiga "estaba muy borracha" y remarcó que la situación de violencia familiar era frecuente en el barrio: "cuando estaban frescos eran excelentes personas pero cuando se emborrachaban molestaban" advirtió.

Manifestó que Juan Carlos Kysilka era "violento" y recordó ver a la madre de Jennifer "golpeada más de una vez y a la hija también" dijo.

Luego ofreció su testimonio Oscar Sala, el bioquímico encargado de efectuar los exámenes toxicológicos. Explicó que al momento de las pruebas los registros arrojaron que Jennifer tenía "0,49 mg/l de alcohol" mientras que Juan Carlos Kysilka "0,75 mg/l" aunque aclaró que existen diferencias de acuerdo al tiempo en que se lleve a cabo la extracción de la sangre.

En este sentido, especificó que se reduce en 0,15 gramos por cada hora que pase entre el hecho y la extracción.

Dijo que la graduación alcohólica de la imputada se considera una "ebriedad leve y moderada" a partir de un "estado incipiente de exaltación y euforia".

Sobre la prueba de alcoholemia al cadáver de Juan Carlos Kysilka indicó que fue practicada a las 19.00 – murió a las 12:00 en el Hospital y la herida letal la sufrió a las 03:00 de la mañana- pero estimó que la víctima no "tendría menos de 2 mg/l" cantidad que equivale a "un estado de borrachera" que podría ocasionar "alternaciones psicomotrices y pérdida de estabilidad" (advirtió que en personas que consumen alcohol habitualmente la resistencia es mayor" y dijo que el consumo de cocaína podría tener"un efecto potenciador".

Luego declaró Ángel Bustos, otro de los vecinos que mantuvo conversación con Jennifer Kysilka tras los hechos.

Recordó que la joven le dijo "me peleé con mi papá pero no quise hacerlo, me parece que lo lastimé" aunque sostuvo que en principio le restó importancia a sus dichos "porque pasaba todos los fines de semana" y que ante la insistencia de la acusada decidió finalmente "llamar al 911".

Otro de las fuertes declaraciones del día fue la de María Luz Kysilka, hermana menor de Jennifer e hija de Juan Carlos Kysilka.

Manifestó que no estaba en el lugar al momento de los hechos porque "me había ido de la casa" y recordó que las escenas de violencia: "eran siempre lo mismo. Mi papá consumía droga y alcohol y si él quería tomar y no tenía había que salir a buscarle y si volvías sin nada te cagaba a palos" contó entre lágrimas.

Afirmó que su padre le pegaba al igual que a su madre y a Jennifer.

Finalmente los jurados escucharon la palabra del psiquiatra Martín Testoni y de la psicóloga Silvia Banega, quienes brindaron detalles técnicos de la evaluación psicológica y psiquiátrica de Jennifer Kysilka.

Entre lo más saliente, uno de los profesionales indicó que la acusada, en caso de ser "estimulada por situaciones que le generan tensión", posee "una capacidad racional para detenerlo limitada porque se ve desbordada".

Tras un cuarto intermedio, llegó el turno de la declaración de acusada. Dijo que lo que hizo "fue defenderme, nunca hubiese querido que esto pasara".

Afirmó que "desde que tengo uso de razón, sufrimos maltratos mi mamá, hermanos y yo por parte de mi padre" y recordó que "cuando tenía 13 años intentó abusar de mí y de mis hermanas también".

DSC_0225.JPG


Jennifer declaró también que a los 14 años se fue de su casa "pero volví porque sentía que tenía que estar con mi familia".

De la relación con su padre dijo que "era linda, no era una mala persona" pero "cuando tomaba o se drogaba se ponía muy violento", manifestó la acusada.

A continuación relató el hecho que terminó con la vida de Juan Carlos Kysilka. Explicó que se encontraban "en la pieza y él me comienza a insultar. Yo me voy a la cocina y el me sigue. Me pega un cachetazo, yo le digo que pare y me vuelve a pegar una piña en la cabeza".

Manifestó que con este último golpe quedó aturdida y "sin saber bien lo que hacía, agarré un cuchillo y cuando me di cuenta ya se lo había clavado en el pecho".

Salí desesperada afuera a pedirle ayuda a u vecino. Cuando vuelvo papá estaba tirado en el patio. Le dije que me perdonara, que no lo quise hacer, que no se me vaya...

Por último, aclaró que no recuerda algunas cosas porque esa noche había consumido "alcohol y cocaína".

Tras la declaración de Jennifer Kysilka, llegó el turno de los alegatos. El primero en hacerlo fue el fiscal Martín Pizzolo, quien de pie le habló directamente al jurado.

El funcionario judicial explicó que "se escuchó que Kysilka era un mal padre, un mal esposo... pero no es esto lo que se está debatiendo. No basta con decir que era una mala persona para matarla".

Dijo que de los tres testigos que declararon por haber presenciado el hecho "solo uno declaró libre de prejuicios" y expresó que "la señora Sierra vino a este juicio a mentir".

En otro fragmento del alegato, el fiscal le preguntó al jurado: "¿Una discusión es motivo suficiente para dar una puñalada? Ella eligió matar al padre", sentenció Pizzolo.

Por su parte, el abogado defensor Martín Marcelli, dijo que el hecho "se trató de una legítima defensa porque hubo una agresión ilegítima" y remarcó que "todo los hechos de violencia anteriores importan, no solo lo que pasó aquel día".

Remarcó que Kysilka "era violento y ese día agredió a Jennifer como siempre... la diferencia es que ese día, ella se defendió".

"Jennifer se reconoció culpable de llegar a algo que no quería llegar. Van a tener que declarar no culpable porque se defendió de la violencia de su padre", concluyó Marcelli.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario