Blanco sobre el cambio climático: "La situación es como siempre, complicada"

El ingeniero y docente de la Facultad de Ingeniería de la UNICEN, Gabriel Blanco, participa de la XXI Conferencia Mundial de Cambio Climático de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) en París, Francia. Expresó que los países "no ceden en sus posiciones" y consideró que la postura de la Argentina "es una posición moderada".

La discusión sobre el deterioro ambiental que avanza sobre el planeta ha logrado lo que ningún otro evento alcanzó jamás: reunir a más de 150 presidentes y líderes mundiales en un mismo lugar, al mismo tiempo.

La XXI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) en París, Francia, es la cumbre tan esperada por expertos, ONG 's, políticos y científicos que trabajan desde hace años para impulsar la puesta en marcha de programas concretos contra el calentamiento global, hasta el momento con pocos resultados.

Uno de ellos es el docente investigador de la Facultad de Ingeniería de la UNICEN, Gabriel Blanco, quien hace una semana está debatiendo al respecto.

En la última década, a través de conferencias, encuentros y paneles intergubernamentales realizados en diversos países, naciones desarrolladas y en vías de hacerlo, han presentado estadísticas y propuestas para disminuir en su territorio las emisiones de carbono. Pero es en esta Cumbre de Paris que los países deben llegar a un acuerdo para salvar el planeta. "La situación es como siempre, complicada", señaló el ingeniero Blanco en comunicación desde Francia.

"Los países no ceden en sus posiciones. Aquellos que están en vías de desarrollo piden apoyo, y los países desarrollados dicen que las cosas hay que hacerlas igual, con o sin apoyo. Es una negociación muy difícil", sostuvo.


blanco3.jpg

La necesidad de frenar el calentamiento global obliga a una drástica reducción de las emisiones. El objetivo es limitar el calentamiento de la Tierra a un máximo de dos grados Celsius. Según los estudios de la ONU, para conseguirlo habría que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 40% y un 70% hasta 2050 y a casi cero hasta finales del siglo. Para esto, es inminente la ratificación de asumir compromisos pero ya no con palabras, sino con acciones concretas.

Los grandes y los pequeños

Las negociaciones fueron exhaustivas durante la primera semana del evento. Paneles científicos, presentaciones de cada delegación nacional, reclamos, posturas. Todo lo trabajado se vuelca en asambleas generales para ser debatido, analizado y vuelto a debatir. Pero la puja es desigual, y complica el panorama. Los países desarrollados, entre ellos Estados Unidos, China, Alemania, el Reino Unido, son los que más contaminan pero los que menos están dispuestos a ceder ante los reclamos de aquellos países poco desarrollados que buscan apoyo para blancop1concretar medidas.

Con la mirada crítica que lo caracteriza, Gabriel Blanco consideró que esta situación ya no genera sorpresas "Estados Unidos dice que todos tienen que hacer algo, los países en desarrollo piden recursos y ahí esta la discusión", ejemplificó el investigador de Ingeniería.

En cuanto a los resultados de la COP21, Blanco indicó que "se prevé que va a haber un acuerdo, tal vez sea algo liviano sin mucho compromiso, pero con una cláusula de algo que exija a seguir trabajando en los próximos años".

Como los efectos de las emisiones de gases de efecto invernadero que inciden sobre el cambio climático afectan a toda la población, es necesaria una intervención a nivel mundial. Es por eso, que a pesar de haber sufrido semanas atrás un atentado terrorista que conmovió al mundo occidental, París se convirtió en la sede de encuentro de más de un centenar de presidentes y líderes mundiales. "Hay mucha seguridad, pero no es algo que te resulte violento", destacó al respecto.

De acuerdo a Gabriel Blanco, la presencia de estas personalidades "tiene un impacto muy grande en la prensa. Los escuchás y estás de acuerdo porque todos están a favor de encontrar una solución al problema, pero a la hora de la negociación, nadie quiere ceder posiciones", se lamentó el ingeniero. La reunión en un mismo lugar de tantos líderes internacionales no tiene antecedentes históricos, y eso también sirve para instalar el tema en los medios.


blanco2.JPG

En términos nacionales, Blanco señaló que "la posición argentina es una posición moderada. El tema en nuestro país no está instalado. Esto implica que no hacemos grandes demandas, pero tampoco grandes contribuciones", criticó. "Una cosa es lo que Argentina hace o no hace internamente, la otra cosa es cuando venís a negociar, porque del otro lado tenés demandas. Esperemos que haya novedades en los próximos días", confió.

Fuente: Prensa FIO

Notas Relacionadas

Deja tu comentario