Yamila Toledo: una madre multicampeona mundial

Comenzó con el fitness después de tener a su hijo. A partir de ahí no paró. Cosecha seis títulos mundiales y va por más. Habló con Infoeme, repasó sus inicios y sus desafíos para lo que viene.


Nació en Misiones, pero desde hace doce años vive en Tandil. Yamila Toledo es seis veces campeona mundial de fitness. Divide su tiempo entre sus entrenamientos, su hijo de 10 años y su propio centro de entrenamiento.


"Desde muy chiquita hago deportes y siempre me gustó destacarme. El fitness no era algo que estaba en mis planes, yo venía de la danza clásica. Competí muchos años en patín artístico", dijo la deportista a Infoeme.



yami3.jpg

Yamila se está preparando para un mundial que se llevará a cabo la próxima semana en Bulgaria: "Desde enero me estoy preparando para este mundial. Competí en mayo, si bien gané, no llegué al cien por ciento de lo que puedo dar ".


Tengo una rutina de entrenamiento que consta de cuatro turnos diarios. Son dos rutinas de fuerza a la mañana y a la tarde, y dos aeróbicos. Uno es a las 5 de la mañana y el otro a la noche.


Yamila es muy exigente consigo misma y siempre busca más. "No siempre te quedás contenta con ganar. A veces te pasa de ganar pero saber que no llegaste al cien por cien. Este año me propuse marcar una diferencia en mi carrera, entonces contraté a un entrenador que me maneja la parte de suplementación y la alimentación".


Sus inicios en el fitness

Toledo contó: "desde muy chiquita hago deportes y siempre me gustó destacarme. El fitness no era algo que estaba en mis planes. Competí muchos años en patín artístico".


A mi hermano le tenían que hacer un trasplante de córnea y yo vendí mis patines para colaborar con la operación. Después nunca más me los pude volver a comprar, hasta grande.


"También hice karate", dijo al tiempo que señaló: "Normalmente en todas las actividades que hacía, competía y me iba bien".



yami2.jpg

El fitness aparece en la vida de esta reconocida atleta después de ser madre: "Fui a un gimnasio buscando una rutina post parto. Ahí me hablaron del fitness y me pareció genial porque me di cuenta que podía competir", admitió.


"Siempre supe que no quería convertirme en un `patovica´. Traté de implementar mi estilo. Arranqué a entrenar, enseguida a competir y me fue bien. Con seis meses de entrenamiento ya clasifiqué para un mundial", comentó.


Todo lo que hago, lo hago exigiéndome. Las cosas a medias no me gustan. Siempre me pongo objetivos para exigirme. Es mi manera de hacer las cosas.


Recordó su primer mundial de fitness: " fui medio inconsciente, para probar y ver de qué se trata. Salí segunda entonces, me propuse volver al año siguiente y ganar. Fui en 2008 y gané".


"Ese año competí en ocho torneos y los gané. Ese año me convertí en el ícono del fitness a nivel mundial. Salía en todas las revistas deportivas", rememoró Yamila.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario