Una remera que se hace entender

Fue creada por un grupo de tres amigos para romper con la barrera de la comunicación entre personas que hablan distintos idiomas. Tiene 40 estampas y no se necesita actualizar el sofware, porque claro, siempre vamos a querer pedir leche como Francella en aquella película del 98.

Se llama IconSpeak y tiene estampados 40 símbolos universales para que la comunicación entre hablantes de distintas lenguas sea más sencilla. Fue creada por un grupo de tres amigos que busca romper las barreras entre idiomas, y que hará que los viajeros se sientan mucho más cómodos cuando arriben a lugares totalmente diferentes a su cultura y cuyo idioma no entiendan para nada.


Tiene estampados 40 íconos de todo tipo, desde aviones y barcos, hasta restaurantes, soles y lunas, que harán que la comunicación entre dos hablantes de diversas lenguas sea cada vez más simple.


Cómo le hubiese simplificado esta remera el viaje a Francella en el 98.


Embed

Los turistas que usen esta original y útil remera no deberán más que señalar, por ejemplo, un reloj para saber la hora, el símbolo de WiFi para saber si hay conectividad en el lugar, el dibujo de la cámara cuando quiera que le saquen una foto, una cama para informarse sobre los hostels u hoteles en la zona, y muchas opciones y combinaciones más que hacen de esta prenda una de las más codiciadas de este momento para partir hacia una aventura. ¿El precio? Las remeras parten desde los U$D 33.



¿Por qué no necesita actualizarse el sofware?


Además, aclaran irónicamente que, a diferencia de un smartphone y de la tecnología en general, no se requerirán actualizaciones de software que harán que sea incómoda para llevar puesta, que el lavado sea lento o cualquier otro inconveniente de ese estilo. Así, los tres creadores declaran con confianza que éste es su primer intento en su meta de traspasar todas las barreras entre pueblos, pero no el último.

Vaticinan que su objetivo los llevará, en el futuro, a tratar de romper los límites entre los idiomas de otras formas, más allá de lo textil. Habrá que aguardar para ver qué se proponen estos jóvenes emprendedores en los próximos años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Deja tu comentario